Planeta Hulk
Reportaje

Planeta Hulk - Review del cómic épico más monstruoso

Por Jesús Delgado
-

Planeta Hulk fue el gran hito de Hulk en Marvel Comics durante la pasada década. En la siguiente review repasamos este cómic tan especial del Gigante Esmeralda, que supuso un gran atractivo para el público moderno.

Planeta Hulk ya ha llegado a nuestras manos. Como bien sabéis, esta historia de Hulk será parte del trasfondo de la película Thor: Ragnarok en la que el Dios del Trueno Thor y la gran mole verde de Marvel se encontrarán. Teniendo esto en mente, y en previsión, no nos podíamos resistir a echarle un ojo bien detallado. Y más teniendo en cuenta la fama que envuelve a esta obra escrita por Greg Pak y dibujada por Carlo Pagulayan y  Aaron Lopresti y que merece estar entre los mejores cómics de Marvel de la pasada década.

Planeta Hulk

¿Pero de qué va esto de Planeta Hulk? ¿Es otra historia de esas en las que Hulk va huyendo del ejército mientras se pega con otra mole monstruosa por el camino? Bueno... visto así algo de eso hay, pero no cómo os creéis. De hecho, Planeta Hulk se desarrolla en otro mundo distinto al nuestro. A él llega Hulk después de que Iron Man y Reed Richards "se la jueguen" mandándole primero al espacio a reparar un satélite para que luego Hulk descubra que se había metido en una trampa. Y es que sus supuestos "amigos", en los prolegómenos de la Civil War, deciden que Hulk es demasiado peligroso para el planeta Tierra y por ello optan por enviarlo a un planeta paradisíaco, en donde esperan que sea feliz. 

Sin embargo (¡Ay, Stark y Richards! ¿Nunca os cansáis de liarla parda?) , la nave de Hulk sufre un imprevisto y se sale de su rumbo, cayendo en un planeta habitado: Sakaar. En dicho mundo, habitado por diferentes especies, la raza de los humanoides rojos y su emperador se han impuesto al resto, erigiendo un imperio fundamentado en la mano de obra esclava y el especismo. Hulk, como extranjero que es, pronto se convertirá en esclavo para entretener al emperador rojo en combates a muerte, pero no no pasará tampoco mucho tiempo antes que rompa sus cadenas y lidere una rebelión contra el déspota. 

Una lectura recomendada

Pero antes de seguir, permitidme romper con las formalidades y haceros partícipes de una apuesta. Hace varias semanas, cuando supe que tenía por delante el encargo de Planeta Hulk, se lo comenté a un librero amigo (cuyo nombre mantendré en el anonimato hasta que él diga lo contrario). Este amigo me propuso a ver si era capaz de esta reseña sin hacer mención a cierto género cinematográfico basado en cierto momento histórico, del cual nuestra cultura occidental bebe. Para más señas esto implicaba que tampoco podía hacer mención explícita a cierta serie, basada en una película de Kubrick y Kirk Douglas, en la que además aparecía Lucy Lawless (Xena) de muy buen ver.

Planeta Hulk

Como veis, mantengo mi palabra, y con ello ya os apunto por donde van los tiros con esta historia de Planeta Hulk, que además del género del que únicamente os sugiero, se ve mezclado también con John Carter (la adaptación de la novela Una princesa de Marte) y numerosos elementos de ciencia-ficción, proponiendo una historia del género de espada y planeta. Este cóctel, claro, podría parecer tan inestable como improbable en su éxito, pero nada más lejos de la realidad.

Planeta Hulk se ha consagrado, y no a la ligera, en una de las obras mejor valoradas de la pasada década, midiéndose en tiempo con dos de las grandes historias de su momento: Civil War y Aniquilación. Pero, a diferencia de estas, cuenta con un gran valor añadido: No necesitas saber un carajo de superhéroes para disfrutarla. Si bien Planet Hulk abarca los números 92 a 105 del volumen 3 de la serie regular de Hulk, es una historia que puede leerse perfectamente de manera independiente como una gran novela gráfica (muy a pesar de no contar con esta consideración). 

La mayor parte de los elementos y todo cuanto necesitas saber del personaje, Pak te los inserta en la trama, desarrollándote todos estos a medida que la acción avanza. ¡Y cómo lo hace! Elaborando un proceso de revolución social y política, que acaba en levantamiento armado, Pak nos presenta a un Hulk alejado de la bestia descerebrada y salvaje de las películas, revelando un ser tierno a la vez que atormentado, limitado por sus malas pulgas y sus abrumadora fuerza física. No se trata pues de otra historia de "Hulk aplasta", sino un relato convulso y complejo que bien podría servir de base para una novela de fantasía.

Planeta Hulk

Además, cabe destacar que Greg Pak no adelanta ni retrasa la acción. Cada capítulo es tan necesario como oportuno, cimentando paso a paso el camino de la rebelión de Hulk hasta la conclusión del arco argumental. La única pega, si cabe, es que acaba con un final abierto, propio de los comic-books. Y esto no es casual, ya que tras la acción de este cómic arranca su secuela natural: World War Hulk, en la que el gigante desencadena su terrible venganza sobre quienes le traicionaron. 

No voy a dejar de lado tampoco, aunque siempre lo haga en último lugar, a los ilustradores:  Carlo Pagulayan y  Aaron Lopresti. Cualquier cosa que diga e su trabajo va a ser poco. Estamos ante uno de los cómics más profusamente dibujados y con más detalles por páginas de los que hemos visto en muchos años. El diseño de personajes y de escenarios y la elaboración de secuencias es sencillamente impresionante e impactante.

Planeta Hulk

Las páginas están llenas de fuerza, vigor y energía. Hulk es aquí un guerrero, un Conan verde, que no busca destruir movido por la rabia, sino por las circunstancias. Ya no es la bestia ciega de ira, sino un líder militar que supone el cambio de un mundo anquilosado bajo la bota de la tiranía. Estas páginas muestran en los dibujos esa trasformación del Gigante Esmeralda y su evolución en esta trama, rompiendo con su rol habitual de "ariete rompelotodo" de Marvel. Los ilustradores logran transmitir ese cambio de papeles a través de sus ilustraciones, permitiendo que los que ya conozcan al personaje lo reconozcan y a los nuevos lectores descubrir una faceta poco conocida de este.

Os decimos sin ningún tapujo ni vergüenza que este es un cómic que os recomendamos leer. No redescubre la rueda y carece de ningún tipo de pretensión más allá de la acción y de la aventura, pero en esta honestidad encontraréis una lectura tremendamente gratificante y entretenida que desearéis releer una y otra vez. 

Si os hemos convencido, os recordamos que el Integral de Planeta Hulk puede encontrarse en cualquier libreria especializada, gran superficie o tienda on-line a un precio orientativo de 34,95 euros. Un precio que, por cierto, es una ganga teniendo en cuenta el contenido y la edición del tomo. 

Planet Hulk

Por cierto, que no se nos olvide, si os gusta la animación, existe también una película animada de Planet Hulk que no está nada mal, a pesar de sus libertades argumentales y que os recomendamos encarecidamente. 

 

Lecturas recomendadas