PlayerUnknown's Battlegrounds Fortnite
Reportaje

PlayerUnknown's Battlegrounds vs Fortnite: ¿Cuál es mejor Battle Royale?

Por Rafa Domínguez
-

PlayerUnknown's Battlegrounds tiene un nuevo competidor: Fortnite, quien intenta arrebatarle el trono de los videojuegos del género Battle Royale. Analizamos los puntos fuertes y débiles de ambos juegos para ver quién es el vencedor hasta la fecha.

Los videojuegos competitivos online tienen un nuevo género rey: el Battle Royale, ese sistema de juego que consiste en reunir a un buen puñado de jugadores en una zona que irá menguando en tamaño con el paso de los minutos y en la que deberemos recoger armas y suministros con los que ser el último hombre en pie. Hace unas semanas os hablaba de las razones del éxito de PlayerUnknown's Battlegrounds, esa "moda pasajera" que ya ha superado los 15 millones de copias vendidas, con más de dos millones de usuarios en activo al mismo tiempo en Steam. Cifras astronómicas que ya suponen récords para la plataforma y que demuestran que su efecto bola de nieve sigue empujando con fuerza.

En ese reportaje hicimos un repaso de la corta historia del género desde su nacimiento como un mod para DayZ, y os contaba cómo PUBG había logrado imponerse a sus rivales reuniendo los aciertos de todos ellos y desechando los errores. Bien, pues hoy podemos volver a hablar de competencia con un nuevo combatiente que se ha subido al ring: el modo Battle Royale de Fortnite, y analizamos cuál de los dos juegos merece coronarse como campeón hasta la fecha en la batalla de PUBG vs Fortnite. ¡Que comiencen los quincuagésimos Juegos del Hambre! No, no he podido evitarlo.

La batalla legal

El lanzamiento del modo Battle Royale de Fortnite fue todo un bombazo en las redes. Comenzaron a surgir los primeros vídeos comparativos en los que muchos fans enfervorecidos de PlayerUnknown's Battlegrounds afilaron sus lanzas y sacaron las antorchas para un nuevo sacrificio. Las similitudes entre ambos juegos son más que evidentes y, por ende, la influencia de PUBG sobre Fortnite, pero eso no quita que se trate de un género que ya existía antes del primero y lo seguirá haciendo después del segundo. Epic Games, la desarrolladora de Fortnite, no ha querido desaprovechar la oportunidad de explotar el filón del Battle Royale que ha dinamitado en los últimos meses y se ha postulado como una alternativa real a su predecesor con una media de más de 20.000 espectadores en Twitch, formando parte del top 10 de videojuegos de la plataforma. Y eso, le pese a quien le pese y dada su consistencia, es un dato a tener en cuenta.

Consulta el precio del disco SSD más vendido en Amazon

Las audiencias han sido uno de los motivos que auparon a PlayerUnknown's Battlegrounds hasta lo que es hoy gracias al ya citado efecto bola de nieve con el que los creadores de contenido conquistaron las principales redes y, por tanto, se convierten en una buena balanza sobre la que medir el peso de ambos juegos. PUBG supo adaptar el género del Battle Royale (analizamos el origen de los Battle Royale en este reportaje) para una audiencia masiva, de tal forma que los aficionados a cualquier otro género, ya se tratase de un FPS o no, tuvieran un motivo por el que engancharse a él. Y ese motivo, como ya dijimos en aquel otro artículo, es su sencillez. Cualquiera que se siente y dedique dos minutos a observar en pantalla una partida de cualquier streamer al uso comprenderá las reglas en las que se mueve, al igual que el novato que se lanza en paracaídas hacia la supervivencia por primera vez. Sobrevive, sobrevive y sobrevive. No tiene más misterio.

Fortnite ha recogido las balas perdidas por el camino de PUBG y ha provocado que este modo de juego secundario haya catapultado a una franquicia que, hasta entonces, era prácticamente invisible si la comparamos con los números que hoy manejan. Algunos lo tachan de copia, otros, sin embargo, han abandonado las tierras rusas para dedicarse en cuerpo y alma al nuevo contendiente.

Ambos juegos comparten las mismas reglas de supervivencia, pero también lo hacen en el desarrollo de las partidas. Avión, paracaídas, recoger armas y suministros, eliminar enemigos y ser el último en pie. Hay detalles que han resultado flagrantes para Bluehole, desarrolladora de PUBG, y es lo que los ha llevado a considerar el emprender acciones legales contra Epic Games, con quienes habrían tenido cierta relación en el desarrollo de su propio juego. La principal crítica es que, para Chang Han Kim, de Bluehole, "Fortnite podría estar replicando la experiencia por la que es conocido PUBG". Pero... ¿acaso no es PUBG una revisión de la experiencia de H1Z1?

No puedo predecir cómo se resolverá la batalla legal, pero Bluehole ha arremetido con demasiado miedo a perder una base de fans que ya estaban más que afincadas en su producto y que, siendo una hipótesis, podría hacerles perder más que lo que tienen por ganar. El quid de la cuestión reside en la relativa juventud del género del Battle Royale en los videojuegos y la escasa cantidad de ejemplos sobre los que discutir, pero una cosa está clara: ambos juegos aportan características que los hacen particularmente divertidos y adictivos, por lo que el crecimiento en títulos con el mismo corte es imparable.

Dos estilos y un mismo patrón

Más allá de las disputas legales sobre quién la vio primero, PlayerUnknown's Battlegrounds y Fortnite comparten infinitas similitudes con livianas diferencias que no son suficientes como para compartir la misma cuota de mercado. La llegada de PUBG con la antelación suficiente lo convierte en el rey indiscutible del género, siendo prácticamente imparable por muchos aciertos que cosechen en el modo de Fortnite. Éste último, sin embargo, aporta una nueva visión al género que no habíamos visto hasta la fecha, por contra de lo que hemos podido disfrutar en el videojuego de Bluehole.

Los portátiles con Windows 10 mejor valorados en Amazon

El estilo cartoon con el que Fortnite ha apuntalado su apartado gráfico es, probablemente, el rasgo más diferenciable y con el que unos se sienten más o menos identificados. Ya vimos a Overwatch recuperar la gracia de Team Fortress en este sentido, y el resultado para Blizzard ha sido más que satisfactorio. PUBG, en el otro lado del ring, permanece en la misma línea gráfica que sus predecesores con un estilo más realista. No podemos buscar un ganador ni un perdedor en este apartado, dado que ambos cumplen con gracia para el estilo que buscan. Que los jugadores se decanten por uno u otro dependerá más de los gustos personales que de una opinión objetiva.

PUBG

PlayerUnknown's Battlegrounds fecha su lanzamiento en el pasado mes de marzo, mientras que Fortnite ha llegado a las plataformas en el mes de julio. Esos meses de diferencia han sido claves para que Epic Games pudiese aprovechar la madurez a la que el equipo de Bluehole ha trasladado el género para solventar los puntos débiles de los que acaece, y así ha sido. Uno de los aspectos más criticados por la comunidad de PUBG es la arbitrariedad de las físicas de los personajes y los vehículos en sus relaciones con el entorno. Más de un lector recordará alguna pérdida de nervios ante un coche volando espontáneamente, su personaje atascado en el lugar menos indicado o los dichosos saltos sobre cualquier superficie que se precie. En Fortnite tenemos un manejo mucho más fluido que brilla en sintonía con su diseño de dibujo animado

Fortnite ha sabido aprovechar la madurez a la que ha llegado el género gracias a PUBG, y eso les ha permitido solventar algunos de los puntos flacos a los que se enfrenta el equipo de desarrollo de Bluehole ante las demandas de sus jugadores. Las físicas de los personajes y los vehículos son algunos de ellos. En el Battle Royale de PlayerUnknown no terminan de estar todo lo pulidas que cabría esperar, dando lugar a situaciones en las que perder los nervios. Fortnite, por su parte, tiene una fluidez en sus movimientos encandiladora y que liga con la característica más diferenciadora entre ambos: el sistema de crafteo.

Podrás cortar árboles y producir construcciones como escaleras con las que llegar a los puntos más altos de una edificación, etc. La idea puede desarrollarse de una forma interesante y, probablemente, los jugadores más avanzados encontrarán formas de convertirlo en una ventaja para cada situación, pero lo cierto es que no parece terminar de encajar en el género. Como ya decíamos, la supervivencia es primordial en el Battle Royale, y tener enemigos a los que enfrentarte sumados a una zona que se verá exponencialmente reducida, provocan que craftear elementos sea la última de las preocupaciones. 

Fortnite Principal

A pesar de todo, hay muchas características en las que depositar las razones por las que PUBG sigue siendo el líder del mercado. Fortnite pierde en términos de adicción, dado que al terminar cada una de las partidas no recibiremos ninguna recompensa; también lo hace en la relación de intensidad, dado que la simplicidad de personalización del personaje y el armamento fomentan una versión más casual, si cabe, del Battle Royale de Bluehole. No tendremos la oportunidad de volar por los aires en vehículos, dado que todavía no están implementados en el juego, y no sentiremos (al menos, un servidor) esa sensación de competición que embriaga el sistema de puntuaciones de PlayerUnknown's Battlegrounds.

Conclusión

PlayerUnknown's Battlegrounds

PlayerUnknown's Battlegrounds es el ganador y líder con honores del mercado y también de nuestra comparativa. El equipo de Bluehole ha sabido potenciar su videojuego desde el lanzamiento escuchando a la comunidad y proporcionando actualizaciones constantes que hagan revisar toda la mecánica de armas, mapas y, en definitiva, estrategias con las que hacerse con la victoria. Los accesorios para las armas, a pesar de ser un detalle aparentemente nimio, aportan un plus de personalización y posibilidad al juego que no encontramos en el modo de Fortnite. Ambos utilizan el mismo motor de Unreal, y, a pesar de que Fortnite parte con ventaja en este apartado, PUBG ofrece una experiencia mucho más definida, mucho más sólida y mucho más intensa que la versión de Epic Games. Fortnite ha apostado por simplificar en detalles donde PUBG brilla con luz propia, y, por contra, ha dedicado su definición a introducir un original sistema de crafteo del que todavía no se ha podido sacar el 100% del jugo.

Los meses de maduración y la sólida base de fans de PlayerUnknown's Battlegrounds hacen de él un coloso difícil de desbancar y más todavía si echamos un ojo a todo el contenido que todavía está por venir en las futuras actualizaciones de Bluehole. El fenómeno eSport ya ha puesto su diana y aunque su establecimiento como tal promete ser un camino con muchas curvas, Fortnite todavía no ha acariciado la competición. Y eso, en los tiempos que corren, es un lastre demasiado pesado en la carrera.

Lecturas recomendadas