Reportaje

Preview de Monster Hunter Tri para Wii

Por José Luis Sanz
-

Mira que os lo hemos dicho. El próximo 23 de abril de 2010 llegará a España uno de los juegos destinados a marcar un antes y un después dentro del universo Wii. La, considerada por muchos, mejor entrega de una legendaria saga de Capcom, ya debutó en Japón y EE.UU. con un éxito arrollador que le ha servido para dar el salto al territorio europeo gracias al trabajo de la propia Nintendo, que nos lo sirve en su mejor versión, con modo online gratuito y compatibiidad con Wii Speak (el sistema de comunicación para juegos online de Nintendo). Efectivamente, se trata de Monster Hunter Tri.

 

El titulazo de Capcom será, sin duda, uno de los grandes nombres del presente año 2010 y servirá de lanzamiento clave para darle a nuestras Wii un enfoque más hardcore y menos casual. No es que Monster Hunter Tri vaya a enamorar a los mismos que hacen ejercicio físico con Wii Fit, pero lo cierto es que el tipo de público al que se dirige es el más clásico de las consolas de videojuegos. El gamer, gamer de verdad que se derrite cuando ve un pad de control con botones y sticks analógicos.

¿Por qué es tan bueno?

La base del éxito de Monster Hunter Tri radica en la sabia mezcla de acción y rol. El argumento nos convierte en un cazador que pertenece a una noble estirpe de guerreros capaz de mantener a raya a las bestias que pueblan las mismas tierras que los humanos. Os podéis imaginar que en una situación así, los que se llevan las dentelladas y son zampados como donuts son nuestros compatriotas, así que nos toca protegerlos a todos eliminando a cualquier monstruo que suponga una amenaza.

Para conseguirlo, tendremos que luchar en combates en tiempo real que se desarrollan de forma muy distinta dependiendo del estilo de juego que adoptemos con nuestro avatar. ¿Y cómo elegimos ese estilo? Pues a través de las armas. Hay siete clases distintas en Monster Hunter Tri que van mejorando a medida que ganamos experiencia y nuestro héroe se defiende con mayor talento. Esas armas, como buen juego de rol, pueden conseguirse loteando (robando) a todos los animales muertos, comprándolas en las tiendas de los enclaves que vayamos visitando o crafteándolas (fabricándolas) en la herrería y otros comercios una vez que hayamos conseguido los ingredientes. Por suerte, las armas no son el único recurso importante...

En Monster Hunter Tri la profundidad la pone el rol ya que, igual que en el mundo real, el dinero puede llegar a ser muy importante. Si no sabemos administrarnos bien, podemos quedarnos sin un chavo y no tener ni para comprar una poción de pipas que nos venga de perlas con el boss de turno. Así que es recomendable llevar siempre un inventario limpito, vender todo lo que creamos que no nos sirva y hacer cash por si necesitamos nuevas partes de armaduras, ingredientes o los típicos objetos que bufean (mejoran) a nuestro héroe para subirle los stats (fuerza, agilidad, etc.). Esta amplitud de decisiones que debemos tomar en Monster Hunter Tri hace que sea muy difícil encontrar dos cazadores iguales, que luchen igual, que vayan equipados con las mismas armaduras o que sus armas tengan los mismos stats de ataque o defensa. 

 
Mientras llega el momento de decidir cómo queremos que sea nuestro héroe, vete preparando para el mundo de Internet, las partidas multijugador y los modos de misión en grupo porque, por si no lo sabes todavía, Monster Hunter Tri será un juego completamente online... ¡¡y gratis total!!

Conectados a la red

Y es que según cargamos Monster Hunter Tri en la consola nos daremos cuenta de que tiene una aventura muy larga para un único jugador que, por sí sola, merece ya la pena. Pero si quieres emociones fuertes y disfrutar como un enano junto a cuatro amiguetes, vete preparando el Wifi y tu conexión a Internet porque vienen curvas. Y es que, sin duda, será su baza definitiva para enfrentarse con garantías a intocables tan clásicos como Super Mario o Metroid Prime.

En este modo multijugador, Monster Hunter Tri nos permitirá completar misiones especiales tras crear un grupo en el lobby. Ese lugar de reunión es donde entraremos en contacto con los otros jugadores conectados al servidor, interactuaremos a través de una especie de minichats y nos organizaremos de cuatro en cuatro para entrar en las zonas de quest cuando hayamos formado un grupo estable. Para que os hagáis una idea, Monster Hunter Tri funciona de la misma manera que los Phantasy Star Online, por ejemplo, o el archifamoso Guild Wars de PC.

El equipo del cazador, fundamental

Si existe un punto que debemos ciudar con especial mimo en la mayoría de juegos de rol es el del equipo que lleva nuestro héroe. En Monster Hunter Tri, como no podía ser de otra forma, tendremos que andar muy atentos a todos los objetos que vayamos recogiendo vía loteo, crafteo o compra en cualquiera de las tiendas de las ciudades. Recordad que cada parte de la armadura, o arma, es esencial a la hora de configurar a nuestro cazador de la forma que deseamos y una mala elección puede convertir el juego en una pesadilla... o en un caminito de rosas.

Como sabéis, en los juegos de rol cada personaje debe desempeñar un papel dentro del grupo. Sobre todo en el ámbito online, este punto es básico y aunque todos los cazadores de Monster Hunter Tri están diseñados para hacer daño al enemigo, la rapidez con la que se lo hacemos o la resistencia para recibir un montón de tortazos depende de la armadura y las armas que llevamos. Además, como podemos aplicarles runas para ir mejorando algunos stats, tendremos la posibilidad (limitada, pero posibilidad al fin y al cabo) de elegir qué tipo de personaje nos fabricamos.

En Monster Hunter Tri las armaduras pueden comprarse y mejorarlas en la herrería, pero las más poderosas hay que fabricarlas combinando materias primas que consigamos de los monstruos caídos o farmeando (recolectando) los metales que hay repartidos por todo el mapa. ¡¡Ah!!, y recuerda que cada tipo de criatura suele dejar materiales concretos para diseñar sets de armaduras basadas en sus características...

Picados hasta el final

Hemos probado Monster Hunter Tri y os podemos asegurar que es una bomba de relojería en lo que a diversión se refiere. Las misiones son divertidísimas y el afán por ir eliminando bestias cada vez mayores y obtener recompensas que mejoren nuestro equipo (armas y armadura), nos lleva a realizar una misión tras otra sin descanso. Como si fueran gominolas que vamos devorando una a una sin parar. Obviamente, todo esto que se refiere al modo campaña para un único jugador, se multiplica por mil cuando nos conectamos.

Y es que en el momento de entrar en Internet la cosa cambia... para mejor. Monster Hunter Tri se convierte entonces en una competición por conseguir antes que ningún otro jugador esa arma o esa armadura tan codiciada y que sólo da este monstruo. Ese plus de competitividad que da la comunidad online (y es que, en cualquier momento, podemos ver en qué equipo llevan los demás), hace que se desaten las pasiones por alcanzar cuanto antes los niveles más altos dentro del juego. Y os podemos asegurar que si por el camino os hacéis con un grupo de amigotes fijo, fiel y que se tome las cosas en serio, es difícil encontrar un juego más completo que Monster Hunter Tri para Wii.

¿Sólo para gamers...?

Junto con Monster Hunter Tri viene de regalo un pad de los de toda la vida, con sticks, crucetas y botones en su sitio. Así, nos olvidaremos durante algún tiempo del Wiimote y sus sablazos al estilo Zelda para centrarnos en un control tradicional, de pulsar los botones y decirle al personaje que se mueva sin sufrir el riesgo de dislocarnos el hombro. Esto, sobre todo, lo sabrán apreciar los gamers que, durante los últimos años, han pedido a gritos a Nintendo la posilidad de manejar sus juegos a la vieja usanza.

Un detallazo: es posible guardar en el mando a nuestro cazador, para usarlo en la misiones de la Arena en la consola de otro amigo... ¡¡y guardar las recompensas!!

Lecturas recomendadas