Reportaje

Prison Architect - Avance para PS4, Xbox One y Xbox 360

Por Borja Abadie
-

El avance de Prison Architect para PS4, Xbox One y Xbox 360 llega después de que la obra de Introversion haya arrasado en Steam con más de 2 millones de copias vendidas.

Asistimos a la presentación de Prison Architect para PS4, Xbox One y Xbox 360 para descubrir los cambios y mejoras que ha sufrido el éxito de Introversion Software en su salto a consolas. El evento de presentación sirvió, además, para conocer a la editora del juego, Sold Out, que se encargará de traer el juego en formato físico para PS4 y Xbox One a nuestro país. Lo mejor de esto es que esta nueva editora llega para traernos muchos otros juegos (aún no han querido decirnos cuáles) en formato físico a España, lo que siempre es algo positivo. El juego, además, aparecerá en formato digital para ambas plataformas y también para Xbox 360.

Prison Architect apareció en Steam a finales de 2012, aunque su salida oficial como juego ya producido fue en el pasado mes de octubre, más de tres años después. En todo este tiempo ha vendido más de dos millones de copias y sus creadores confían en que la versión de consolas también sea un éxito. Para ello han prometido nueva IU, nuevos menús y nuevos controles. El juego saldrá a la venta en junio, aún sin una fecha concreta, pero los usuarios de Xbox Game Preview ya pueden disfrutarlo en Xbox One.

La clave del juego está en construir nuestra propia prisión y gestionarla. Podemos hacer una prisión pacífica en la que los presos pasean por jardines, se remojan en piscinas individuales, estudian para labrarse un futuro al salir de la cárcel o trabajan para sacarse un dinero y aprender nuevos oficios, por ejemplo. Claro, que también podemos ponernos en plan Alcatraz y llenar la prisión de guardias de seguridad armados hasta los dientes para tener a raya a los reclusos. También podemos centrarnos en sacar todos los beneficios posibles de nuestra penitenciaria tratando a los presidiarios como esclavos. Nosotros decidimos qué clase de prisión queremos y la imaginación será el único límite de nuestras creaciones.

Arquitectos de la encarcelación

Porque éso es exactamente lo que Prison Architect es, un simulador de creación y gestión de cárceles. Para crear una no sólo habrá que construir los muros y celdas que retendrán a los presos sino que también tendremos que crear el sistema de alcantarillado colocando las tuberías que proveerán de agua las duchas, cocinas, etc… de la prisión, por ejemplo. Pero cuidado, que si nos pasamos poniendo tuberías lo único que conseguiremos es que nuestra prisión tenga más puntos flacos por los que los prisioneros tratarán de fugarse. También habrá que crear enfermerías, un patio para que a los reclusos les de un poco el aire, un comedor y una cantina en la que alimentarles, tiendas en las que intercambiar y cambiar productos, etc…

El juego contará con varios modos. Por un lado tenemos Prison Stories, que vendría a ser algo así como el modo historia o campaña, el que podremos jugar a 5 niveles que, además, servirán como tutorial para hacernos con el completo sistema de creación y gestión. Hay una trama en estos 5 niveles pero, como decimos, servirán más como aprendizaje de las mecánicas del juego que como modo principal. La chicha, por así decirlo, estará en el modo “sandbox”, en el que crearemos nuestra prisión desde cero escogiendo entre un buen número de opciones que modificarán la experiencia de juego: desde el tamaño del escenario a los ingresos de los que dispondremos (incluso podremos poner ilimitados para no estar pendientes de que nos puedan despedir de nuestra labor de alcaides si no generamos los suficientes beneficios), etc…

La gracia de Prison Architect nos ha parecido, sin duda, que cada una de nuestras decisiones tiene una consecuencia palpable en nuestra prisión. Por ejemplo, si decidimos traer presos conflictivos a la prisión que nos reporten más beneficios, tendremos que construir módulos de aislamiento, aumentar la seguridad o incluso crear una silla eléctrica en la que ejecutarles en caso de sentencia de muerte. Pero claro, la posibilidad de que estallen motines y revueltas aumentará. Otro ejemplo, si decidimos ir de "enrollados" y construimos más salas de visita para que los presos puedan ver a sus familiares aumentará la satisfacción de los reos, pero comenzará el contrabando de objetos que les traen los familiares, lo que a la postre podrá desembocar en que durante un motín algunos reos tengan mecheros con los que empezar incendios.

Y es que estar al tanto de las necesidades de nuestros presos será una de las claves para el buen funcionamiento de la prisión. Podremos escoger los horarios que deberán seguir los reclusos, decidiendo cuándo trabajarán, cuándo tendrán tiempo libre, etc… lo que también afectará a su grado de descontento, algo que siempre existirá en cierta medida ya que están encerrados contra su voluntad. La cantidad de opciones de creación y de habilidades disponibles será realmente brutal. Para seguir la pista a todas ellas tendremos la pantalla de burocracy, en la que podremos ver los empleados (psicólogo, médico, seguridad, abogados, finanzas, educación, etc…) que tenemos en nuestra penitenciaría, que desbloquean determinadas habilidades y objetos nuevos para construir.

La prisión consolera

En el modo Prison Warden podremos hacernos cargo, como alcaide, de una de las múltiples prisiones ya creadas. Dependiendo del alcaide que escojamos para gestionar nuestra prisión, dispondremos de unas habilidades especiales u otras. Por ejemplo, a uno de los alcaides le encanta hacer experimentos con los reclusos, otro hace que proliferen las bandas dentro de la cárcel, para hacerlo aún más difícil, etc... Incluso podemos encarnar a una versión pixelada de Terminator que aumentará nuestras habilidades con instrumentos mecánicos de vigilancia.

Algunas de las prisiones de este modo no tienen la cárcel ya creada sino que son escenarios especiales en los que crear una cárcel podría resultar original o divertido, como un lago, varias islas, etc… Al reservar el juego, por ejemplo, recibiremos 8 mapas más para este modo. Todos, eso sí, son editables al 100%. Tanto, que si queremos podemos destruir todo y empezar de cero.

El “amor” del estudio por las cárceles les ha llevado a recrear algunas de las prisiones más famosas en el modo Prison Warden. Así, nos encontraremos con la Penitenciaría Estatal Fox River, la cárcel de la serie de TV Prison Break o con Alcatraz (otro incentivo de la pre-reserva), reproducidas con una fidelidad bestial. De hecho, los creadores del juego nos comentaron durante la presentación que la idea del juego les surgió durante una visita a la mítica Roca. Allí se plantearon cómo sería hacer una especie de Theme Park o Theme Hospital pero ambientado en una prisión.

El sistema de gestión de nuestra cárcel es tan complejo que Introversion ha creado unas cuantas herramientas que nos ayudarán a comprender mejor qué está pasando y cómo avanzar en nuestra aventura. Gracias al Quick Menu podremos acceder a una ingente cantidad de módulos de creación prefabricados para colocar todo tipo de salas rápidamente. Este sistema ha gustado tanto que sus creadores, aunque fue creado para la versión de consolas, ya lo han incluido en la de PC. Además, también podremos seguir el proceso de cada una de las tareas para comprender mejor qué está pasando. Por ejemplo, si le decimos a unos presos que se pongan a construir una celda podemos seguir las acciones de cada uno de ellos para ver cómo van a por los materiales, qué camino siguen, qué herramientas han necesitado, etc…

Incluso tenemos una lista en la que podemos consultar qué cosas podríamos hacer para mejorar nuestra prisión, como conseguir nuevos presos, construir más duchas,… y así de paso mantener un nivel constante de tareas y objetivos que debemos cumplir. En el modo World of Wardens, otra novedad de la versión de consolas, podremos compartir y descargar las prisiones que nosotros u otros usuarios hayan creado con Prison Architect, lo que prolongará la vida del juego hasta que nos aburramos de él. Esto ya se hacía en PC a través de Steam, pero ahora hay un modo especial para ver todas las creaciones, valorarlas, clasificarlas,etc… Además, podremos modificar y editar las prisiones que hayamos descargado a nuestro gusto para aprovechar ciertas partes, destruir otras, etc…

La verdad es que las sensaciones que nos ha dejado Prison Architect son bastante buenas. Sus mecánicas de creación y gestión, al estilo de otros éxitos recientes de Steam como Stardew Valley, resultan muy atractivas y la cantidad de opciones de juego y de posiblidades de edición prometen diversión para rato. Aunque el apartado gráfico es exageradamente simplón, ver moverse a 500 presos más todo el personal de la cárcel de un modo tan suave es una delicia. Lo que tendremos que descubrir, cuando podamos jugarlo en profundidad de cara al análisis, es si la nueva interfaz y, sobre todo, los controles adaptados a las consolas realmente están trabajados y resulta cómodo jugar sin necesidad de teclado y ratón. Por lo que pudimos ver en la presentación parece que así será, pero éso son cosas que sólo se descubren después de varias horas de juego.

Lecturas recomendadas