Reportaje

Probamos God of War Ascension en PS3

Por Rafael Aznar
-

God of War Ascension devolverá a Kratos al campo de batalla el próximo 13 de marzo, pero nosotros ya hemos podido catar su nueva epopeya. Hemos estado en Los Ángeles, donde hemos podido probar una demo de media hora, coincidente con el inicio del juego, y hablar con Jason McDonald, el diseñador jefe del sistema de combate.

Una marcha de guerreros espartanos se encamina hacia el campo de batalla y, en la lejanía, una mujer y su hija contemplan la escena con melancolía. Kratos, el general espartano, se alza sobre una colina. La niña corre hacia él y la coge en brazos… antes de deshacerse en cenizas.

El futuro Fantasma de Esparta cae de rodillas y su armadura de humano mortal se desintegra, mientras la cólera le domina… Ése es el tráiler de God of War Ascension que pudimos ver ayer y del que hace unos días se publicaron dos “teasers”, en un evento organizado por Sony en Los Ángeles, en el que se combinaban imágenes reales y vídeo, con un resultado tan devastador como las cuchillas del futuro Dios de la Guerra.

Antes de marchar contra el Olimpo, como vimos en la trilogía original de la saga, Kratos fue un guerrero caído en desgracia. Así, en esta precuela, que se pondrá a la venta el 13 de marzo, conoceremos el origen de sus tormentos, tras la muerte de su familia.

Hasta ahora, casi todo lo que se había desvelado del juego se refería al multijugador, pero ayer por fin pudimos disfrutar del modo Historia, con una demo correspondiente al inicio de la aventura y que era una versión ampliada de la que podrán descargarse los usuarios de PS3 unas semanas antes de la fecha de lanzamiento. Así pues, pudimos probar la primera media hora del juego y charlar con el diseñador jefe del sistema de combate, Jason McDonald.

Más joven, pero tan sanguinario como siempre

Al comienzo del juego veremos a Kratos convertido en prisionero de las Furias, lideradas por Megaera, una guerrera enmascarada y provista de patas de insecto. El general espartano, derrotado, capturado y encadenado por cuatro costados, no tardará en liberarse, algo que veremos en forma de vídeo, con algunas tomas en primera persona que contribuirán a hacernos sentir dentro de su maldita piel.

Tras liberarse del cautiverio, dará comienzo la sangría del protagonista. El inicio de la aventura estará ambientado en la Prisión de los Malditos, una fortaleza de roca a través de la cual deberemos seguir el rastro de Megaera y donde veremos a numerosos prisioneros suplicando, mientras nos salen al paso decenas de enemigos.

Hasta ahora, se había hablado muy poco del modo Historia de God of War Ascension, pues, salvo por aquel vídeo del E3, casi todas las informaciones proyectadas desde Santa Monica Studio se habían centrado en explicar el multijugador online, debutante en la franquicia. Tras probar la campaña, podéis estar tranquilos: el desarrollo a lo “hack and slash” sigue siendo tan salvaje y fluido como siempre.

Las espadas del caos, capaces de proyectarse en forma de cadenas, serán la principal herramienta de trabajo de Kratos. En la demo, también había una espada corta, que se podía arrebatar a los enemigos para usarla temporalmente. Aparte, habrá más armas, como un martillo o jabalinas con las que podremos saetear a los enemigos como si no hubiera mañana. Unidle a eso la presencia de un medidor de rabia para realizar ataques especiales. “La experiencia de juego variará bastante según el arma que decidamos llevar en cada momento de las que vayan soltando los enemigos”, nos decía Jason McDonald.

Los saltos, los esquives o los agarres serán otras acciones indispensables para que el multiplicador de combos se dispare, con puntuaciones tan elocuentes como “vicioso", "sádico", "inhumano" o "sediento de sangre”. Podremos enganchar a los enemigos en el aire, darles patadas para desarmarlos, mantener a uno agarrado con un brazo mientras con el otro repartimos candela, usarlos como ariete para embestir… Pero lo mejor serán las ejecuciones, con las que el Fantasma de Esparta no dejará títere con cabeza. Aunque el protagonista aún esté en los albores de su conversión en dios, “será el mismo bruto rudo de siempre. Lo único que cambia es su personalidad”, según Jason McDonald. Es decir, el componente gore y la recomendación para mayores de edad seguirán siendo santo y seña de la franquicia de Sony.

Más allá de Megaera, con la que apenas se llegaba a luchar directamente, los principales enemigos en la demo eran una especie de moscas verdes capaces de metamorfosearse con otras criaturas. Primero creaban una simbiosis con los humanos de la prisión, pero luego algunas se vinculaban a la arquitectura del lugar, para hacerla cobrar vida. Como si de un titán se tratara, al edificio, construido sobre un gigante, le salían de debajo una especie de brazos que, en vez de manos, estaban coronados por monstruos con cuchillas. Así pues, buena parte del nivel consistía en combatir contra los brazos de ese gigante, conocido como Hecatónquiro, mientras avanzábamos entre algunas plataformas.

Para vencerlo, tras haberle repartido un poco de estopa aquí y acullá, se activaban varios QTE bastante sencillos con los que subir a su cabeza y darle un escarmiento. Para que os hagáis una idea del tamaño descomunal del angelito, había una parte donde, mientras Kratos estaba metido dentro de una casa, el bicho usaba su fuerza para convertirla en un cubículo y hacerla “volar” con el protagonista en su interior. Para darle más salsa a la cosa, había incluso una sección en la que debíamos montar a lomos de un cíclope, para ponerlo a nuestro favor y repartir caricias a diestro y siniestro.

En la demo sólo hacían acto de presencia esos pocos enemigos, pero, por lo visto en algunos vídeos y en diseños del juego, se sabe que habrá hombres-elefante, mujeres-centauro, leones con cola de escorpión, krakens… La mitología griega estará representada a la perfección. Respecto a los jefes finales, “habrá, al menos, tres o cuatro grandes encuentros”, según nos comentó Jason McDonald.

Sin embargo, no todo eran mamporros. En la demo también había ciertas zonas de plataformas, escalada o deslizamientos cuesta abajo, mientras frenábamos la caída con la punta de la espada. Tampoco faltarán las palancas y los pequeños puzles, que aderezarán el desarrollo para que no se reduzca a un mero “mata-mata”.

Torta aquí y torta allá

Aunque en esta ocasión no lo hemos podido probar, hay que recordar que el título concederá una gran importancia al multijugador, que hará su debut en la saga, con refriegas de hasta ocho guerreros. Según Jason McDonald, “la lucha contra otros guerreros online era el siguiente paso para poder llevar la franquicia a otro nivel”.

Los personajes podrán ser de cuatro clases diferentes, en función del dios al que rindan tributo, como Ares o Zeus, lo cual afectará a sus armas, sus habilidades o sus poderes mágicos. Eso sí, no esperéis personajes invencibles como Kratos: “El multijugador será mucho más estratégico: hay que pensar lo que haces antes de actuar”, nos comentó Jason McDonald. Sabiendo lo mal que ha funcionado la idea de un “hack and slash” masivo en el reciente Anarchy Reigns, por lo caótico, le preguntamos al responsable de Santa Monica Studio si no hay riesgo de que, con God of War Ascension pase lo mismo: “No, al contrario que allí, la cámara se sitúa en el exterior de la acción, no dentro del propio show ni demasiado cerca del personaje, así que siempre muestra, exactamente, lo que necesitas”.

Por cierto, si os preguntáis por el futuro de la saga, no les pudimos sacar prenda a los chicos de Santa Monica Studio. Ésta será la segunda entrega que salga en PS3 y, sabiendo que en PS2 y PSP también fueron dos las entregas aparecidas, y que esta generación está ya casi agotada, sería de esperar que PS4 y, sobre todo PS Vita, recibieran futuras entregas, pero Jason McDonald dijo no saber nada… Por lo pronto, el próximo 13 de marzo Kratos volverá a desplegar toda su fuerza para demostrar su salud espartana. Que Dios (el de la guerra) nos pille confesados.

Lecturas recomendadas