Reportaje

Probamos The Last of Us en PS3

Por Rafael Aznar
-

The Last of Us es uno de los títulos más prometedores de PS3 para esta primavera. El simple hecho de que, tras el proyecto, esté Naughty Dog, el estudio responsable de la saga Uncharted, es una garantía de lo que ofrecerá esta nueva IP. La semana pasada, estuvimos en Los Ángeles y pudimos echarle el guante a una demo de 25 minutos. Os contamos la experiencia, tras sobrevivir a las acometidas de los infectados.

El 7 de mayo, The Last of Us por fin verá la luz, tras un larguísimo período de desarrollo. El juego estará ambientado veinte años después de que un misterioso hongo infectara a buena parte de la población, hasta convertir el planeta en un páramo de destrucción y brutalidad. Viviremos la historia de Joel, un adulto con un oscuro pasado, y Ellie, una niña de catorce años que no llegó a conocer el mundo antes del apocalipsis. La aventura empezará en la ciudad de Boston, tomada por los militares, y nos llevará por distintas zonas de Estados Unidos, como Pittsburgh, mientras tratamos de poner a salvo a la chica.

El desarrollo del juego ha corrido a cargo de Naughty Dog, el estudio responsable de sagas tan icónicas de Sony como Crash Bandicoot, Jak & Daxter y, sobre todo, Uncharted, lo cual es una garantía de buen quehacer. Precisamente, la semana pasada estuvimos en un evento en Los Ángeles, en el que estaban todos los responsables del proyecto y en el que pudimos catar una demo de 25 minutos del que promete ser uno de los títulos más originales y cuidados del año en PS3.

El pasaje que pudimos probar se desarrollaba ya avanzada la historia, en el centro de una ciudad semiderruida, con un puente caído, edificios resquebrajados, coches calcinados, escombros… Toda la demo estaba presidida por una tormenta, con unos efectos de lluvia y luz espectaculares: agua jarreando, charcos, relámpagos… Además de Joel, que es a quien controlaremos, y Ellie, en la demo también estaba presente Tess, una mujer adulta que nos prestará su ayuda en muchos momentos del juego. En este caso, el objetivo era encontrar un camino hasta un importante edificio, en un clima de tensión entre los dos adultos, a cuenta de la presencia de infectados en el lugar. De este modo, debíamos hacer de avanzadilla a través del interior de varios edificios en ruinas, con andamios, pisos derrumbados o escaleras obstruidas.

Pensando antes de actuar

The Last of Us será una aventura muy polivalente, ya que combinará acción y sigilo, según las circunstancias. Habrá infectados, pero el desarrollo no será el de un “survival horror” ni el de un shooter en tercera persona, sino que tendrá su propio estilo. No será un juego de zombis, pero sí una experiencia agobiante que nos obligará a estar siempre con los ojos y las orejas bien abiertos. En cierto modo, a veces recordará a Metal Gear Solid, con Joel caminando agachado en busca de escondites.

Ya conocíamos a los humanos que nos iban a hacer frente durante la aventura, gracias al “gameplay” que se mostró en el E3, así que la demo sirvió para presentarnos a los infectados. Éstos se dividirán en dos tipos, según el grado de afectación del hongo en su organismo. Por un lado, los runners serán individuos que estarán aún en una etapa temprana de la infección, con el humano tratando aún de resistirse y una gran rapidez de movimientos. Por otro lado, los clickers serán seres totalmente afectados por el hongo, con una cabeza grotesca y pocos vestigios de haber sido humanos. Serán ciegos, así que, como si fueran murciélagos en la oscuridad, se guiarán por nuestros sonidos. Nos mandarán a criar malvas de un solo golpe.

La presencia de esos tres tipos de enemigos condicionará, en buena medida, la ambivalencia acción-sigilo del juego, apuntalada por el llamado Balance of Power IA, que hará que esos enemigos sean muy inteligentes para modificar sus estrategias de ataque según las circunstancias. Por ejemplo, los humanos podrán quedarse sin balas y retroceder, o bien darse cuenta de que somos nosotros los que nos hemos quedado sin munición y venir a golpearnos. En el caso de los runners, podremos matarlos con golpes cuerpo a cuerpo, pero ellos mismos tratarán de evitarlo, moviéndose, por lo general, en grupo. En cuanto a los clickers, serán tan ciegos como mortíferos y duros de pelar, ya que harán falta armas de fuego o, en su defecto, cogerlos a traición para clavarles una navaja o descalabrarlos a ladrillazos. Aunque ni siquiera verán la luz de la linterna, si los atacamos de frente, a puñetazos, podremos darnos por muertos.

Atacando con lo que se ponga a mano

Aunque la acción no será prioritaria en The Last of Us y la munición brillará por su escasez, habrá unas cuantas armas de fuego a nuestra disposición, como una pistola, un revólver o una escopeta. Esta última será la más mortífera, incluso contra los clickers, quienes, si les disparamos con la débil 9mm, aguantarán varios balazos antes de hincar la rodilla.

Para compensar la ausencia de recargas balísticas, podremos echar mano del entorno. Ladrillos, palos o botellas serán susceptibles de convertirse en armas. Asimismo, habrá un menú para crear objetos. Como si fuéramos chefs armamentísticos, podremos combinar ingredientes como cuchillas, alcohol, vendas, explosivos o azúcar, para obtener cócteles molotov, palos con pinchos, botiquines… En este sentido, el juego tendrá un gran realismo, pues los objetos se guardarán en una mochila que tendrá una capacidad limitada y, además, la acción a nuestro alrededor no se parará mientras preparamos una mezcla. Es decir, si necesitamos un botiquín, pero estamos rodeados de enemigos, más valdrá olvidarse del tema.

Joel no estará solo ante el peligro. Ellie se moverá siempre a nuestro lado, pero no habrá que estar pendientes de ella, pues sabrá cuidarse por sí sola. Eso sí, por lo general, se dedicará, simplemente, a esconderse. En la demo, Tess sí que nos prestaba su ayuda con armas de fuego. En cierto momento, incluso nos liberaba del abrazo de un clicker, volándole la cabeza. En otros momentos, había que forzar puertas con su ayuda, echarle una mano para trepar por un muro elevado… Por si os lo preguntáis, no habrá cooperativo, ya que, en Naughty Dog, consideran que no casaría con la narrativa del juego.

En la demo, pudimos comprobar lo importante que será la linterna, a la que se le gastará la batería con el paso del tiempo. Dado que debíamos avanzar por un edificio en penumbra, era importante usarla. El efecto de la luz sobre los objetos, con la proyección de sombras, estaba muy conseguido. También será importante el llamado “modo Escucha”, que será una especie de visión de detective que permitirá saber dónde se encuentran los enemigos cercanos.

Los escenarios estarán también repletos de objetos coleccionables. En la demo, encontramos varias notas a los pies de algunos cadáveres, con anotaciones escritas antes de morir, lo cual contribuirá a dar una mayor carga narrativa al juego. Asimismo, habrá cómics, manuales y otros objetos que recoger.

Emboscadas por doquier

La parte más espectacular de la demo se desarrollaba en una estación de metro, donde nos aguardaba una emboscada, con varios clickers y runners. Para llegar al otro lado de la estación, había que pensar bien qué estrategia utilizar: distraer a todos los enemigos, ir eliminándolos uno a uno… En nuestro caso, tras morir varias veces en el intento, optamos por los cócteles molotov, extremadamente útiles contra los clickers, y la escopeta.

A continuación, de vuelta en la calle, nos topamos con un camión que bloqueaba la calle. Para poder pasar por encima, tocaba entrar en un edificio donde había tres runners y, a su lado, un mueble que debíamos empujar hasta la calle. Al final de la demo, tocaba abrir la puerta de un garaje. En ese momento, aparecían un montón de infectados y Joel lograba colarse por debajo de la puerta en el último momento, justo para cerrarles la puerta en las narices…

Del multijugador no se dijo nada en el evento. Simplemente, que en las próximas semanas habrá información al respecto.

El 7 de mayo, nos convertiremos en los últimos de nuestra especie. De momento, la demo que probamos en Los Ángeles nos ha dejado claro que The Last of Us promete ser uno de los mejores títulos de la etapa final de PS3. Mientras llega el día de la infección, id preparando el kit de supervivencia, porque os va a hacer falta.

Lecturas recomendadas