Reportaje

Probamos la Nintendo Classic Mini: NES y todos sus juegos

Por Gustavo Acero
-

Nintendo Classic Mini: NES es la nostálgica reedición de la clásica NES que Nintendo lanzará el próximo 11 de noviembre con 30 juegos preinstalados, tres opciones de visualización (tele de tubo, resolución original y resolución optimizada para televisores HD actuales), cable HDMI, entrada USB y otras "delicatessen" a un precio recomendado de 59,95 euros. Aunque todavía quedan seis semanas para su lanzamiento europeo, en Hobby Consolas ya hemos podido probarla a fondo para "retro-ceder" con vosotros a nuestra infancia en este completo VÍDEORREPORTAJE DE CASI 8 MINUTOS. 

En él te contamos de todos los detalles de esta pequeña gran revisión que ya se nos ha metido en el bolsillo, y repasamos sus 30 juegos uno a uno, que podremos disfrutar en alta definición y a 60Hz, para que vayáis decidiendo con cuál empezar cuando le echéis el guante.

Nintendo celebra así el 30 aniversario de su clásica Nintendo Entertainment System, su primer sistema doméstico de cartuchos intercambiables que asentó el mercado de consolas de sobremesa tal como hoy lo conocemos. Títulos como Super Mario Bros, The Legend of Zelda, Donkey Kong, Metroid y otros 26 juegos clásicos que repasamos en este reportaje vuelven a nuestras vidas a los mandos de NES, cuyo diseño y textura se ha replicado al milímetro para teletransportarnos a los benditos años ochenta, cuando todo era tan sencillo como pulsar dos botones y una cruceta. 

Y con Mini NES será aún más sencillo, pues bastará enchufar la consola a la corriente, pulsar el botón de encendido y disfrutar de estos 30 clásicos imprescindibles para todo amante de los videojuegos. Como rezaba el eslogan original norteamericano de la "madre" NES: Now you are playing with power! Disfrutad del vídeo que tenéis arriba e intentad acabar de verlo sin que se os salten las lágrimas de la nostalgia... Nosotros no lo hemos conseguido; deben de ser los NEStragos de la edad.
 

 

La primera consola de sobremesa de Nintendo acaba de cumplir tres décadas desde la primera vez que soplamos un cartucho (aunque no sirviera para nada bueno) y, para celebrar tamaño acontecimiento, la Gran N ha desarrollado una fiel reproducción del modelo original, tan pequeña que cabe en un bolsillo, tan manejable como habéis visto en el vídeorreportaje y tan liviana -nos ha sorprendido lo poquísimo que pesa- como uno de sus mandos, que vendrá incluido en la caja y se podrá conectar al Wiimote para jugar a los títulos de NES en la Consola Virtual de Wii y Wii U. Eso sí, cabe destacar la escasa longitud del nuevo cable del mando, que también se ha hecho "Mini" al medir apenas un metro, lo que nos obliga a sentarnos lo más cerca posible de la consola

Al margen de este detalle, cuya importancia dependerá del espacio que tengáis entre la tele, la mesa y el sofá, en cuanto le echamos el guante (o el Power Glove para los veteranos) a Mini NES fue como retroceder treinta años en el tiempo: esos gráficos pixelados de 8 bits, esas inconfundibles melodías chiptune, esa jugabilidad perfectamente sencilla y sencillamente perfecta… Vamos, que nos pusimos como una moto de Excitebike saltando a nuestra infancia.

Nintendo Classic Mini NES es una consola plug & play, o sea, "enchufa y juega", por lo que sólo tendremos que conectar el cable de alimentación al puerto USB, el cable HDMI al televisor y pulsar el botón de encendido para acceder a una pantalla de menú repleta de carátulas que nos ha recordado al menú de Super Mario All-Stars de Super Nintendo, sólo que aquí nos esperan tantos juegos como uno por año desde que se lanzó la consola original: 30 clásicos preinstalados como Super Mario Bros. 1, 2 y 3, Donkey Kong, Metroid, Kirby’s Adventure, Punch-Out o el inmortal The Legend of Zelda, con el que no pudimos empezar nuestra partida: todo un "Link to the Past", aunque no llegara hasta una generación después.

Sí, como habéis visto, empezamos a recorrer Hyrule sin espada, y en nuestros tiempos, caer en combate suponía volver a empezar desde el principio, pero afortunadamente, Nintendo ha pensado en los jugadores menos hábiles y ha incluido nada menos que 4 archivos de guardado por cada juego para que podamos salvar partida en cualquier momento. Y no es esa la única función que incorpora esta pequeña gran revisión: también podremos cambiar el skin de la pantalla (como en la Super Game Boy de SNES) y elegir la opción de visualización que prefiramos: como en la NES original en HD y fluidísimos 60Hz, el modo 4:3 para aprovechar mejor el tamaño de tu tele moderna o el estilo retro de una tele antigua con el mítico “scanline”, la deformación de líneas propia de las televisiones de tubo de nuestros años mozos.


Tras probar los tres formatos durante más de dos horas, nos quedamos con el "pixel perfect", que aporta la “definición” perfecta de lo que supone revivir los ochenta en una tele de hoy, y no sólo con títulos de Nintendo, sino de otras compañías clave en la industria como Capcom, Konami, Taito o Square: Megaman 2, Castlevania, Castlevania 2: Simon’s Quest, Ghosts n Goblins, Bubble Bobble, Galaga, Gradius, Ninja Gaiden o Final Fantasy, muchos de los cuales nacieron en NES.

Además, con un segundo mando de Nintendo Classic Mini: NES, que se podrá comprar aparte por unos 10 euros más, podremos disfrutar de partidas multijugador con un amigo (o enemigo), en clásicos como el mítico Pac-Man, Ice Climber, el divertidísimo Balloon Fight -en el que trabajó el gran Iwata-, o el cooperativo callejero Double Dragon II: The Revenge, uno de los títulos más conocidos de NES.

Estos son quizá los más conocidos, pero Classic Mini: NES será también una oportunidad de oro para redescubrir otros títulos igualmente imprescindibles como Zelda 2: The Adventure of Link, Kid Icarus, Donkey Kong Jr., Dr. Mario, Tecmo Bowl, Star Tropics o Super C (también conocido como Super Contra), que definieron una época en la que no hacían falta parches, ni actualizaciones ni tiempos de carga, sino dos botones y una cruceta para pasarlo en grande como los niños pequeños que fuimos, aunque no tan pequeños como Nintendo Classic Mini: NES.

Como aspecto negativo, su sistema heméticamente cerrado no permite conexión a Internet para jugar en multijugador online ni descargar futuros títulos adicionales que se han quedado el tintero, especialmente algunos que sí tendrá la Mini Famicom recién anunciada para Japón, pero la selección de treinta juegos es lo suficientemente extensa y variada como para resultar sobradamente satisfactoria. De hecho, es probable que acabemos reenganchados a unos cinco o seis clásicos favoritos, y una oferta cuantitativamente superior se hubiese tornado excesiva y prescindible. Eso no quita que, inevitablemente, fijemos la mirada en una posible y deseadísima Nintendo Classic Mini: SNES (y quién sabe si Nintendo 64) como nueva oportunidad de redescubrir nuevas obras maestras con las que crecimos mientras satisfacemos nuestro afán coleccionista.

El 11 de noviembre volverá a demostrarse que las grandes cosas vienen en cajas pequeñas… o las grandes consolas en carcasas pequeñas. Lo sentimos, Nintendo NX, nuestra paciencia está en otro castillo, porque estas Navidades las tendremos bien ocupadas rememorando los viejos tiempos.

Lecturas recomendadas