Reportaje

PS4 vs Xbox One: las segundas pantallas

Por Raul Tejera
-

Tras la propuesta de Wii U, PS4 y Xbox One también se la juegan con una segunda pantalla para mejorar nuestra experiencia de juego. Así funcionarán PS Vita y Smartglass conectadas a las máquinas de nueva generación.

PS4 y Xbox One llegarán pisando fuerte con unos sistemas de entretenimiento que trascienden de lo estrictamente “videojueguil”. La nueva era exige que las consolas sean el centro del salón, donde la integración con la televisión, las redes sociales y otros aparatos de uso diario juegan un papel fundamental. En este sentido, las segundas pantallas han surgido para aunar la pasión por los videojuegos y la dependencia a nuestros móviles y tabletas. Aunque ya pueden usarse en la actual generación, será en las próximas máquinas donde desplieguen todo su potencial.

Para aquellos menos entendidos, el concepto “segunda pantalla” se refiere a la posibilidad de usar el apoyo de un segundo dispositivo aparte de la “pantalla principal” que sería el televisor. Es decir, que tu tablet o smartphone (y tu Vita en el caso de PS4) puedan aumentar tu experiencia de juego por medio de alicientes, como por ejemplo tener el mapa disponible sin necesidad de pausar la partida.

Segundas pantallas, ¿innovación o fiasco?

La segunda pantalla es una buena oportunidad si se utiliza adecuadamente, si podemos sacar una experiencia que realmente aporte algo, no solo un “añadido molón” que acabemos aparcando cuando deje de ser novedad. El tiempo decidirá si esto acaba cuajando o fracasando, ya que los usuarios tienen la última palabra, lejos de lo que las compañías quieran meternos con calzador. Por ejemplo, el sistema de detección de movimientos (Kinect, PS Move), que parecía tener grandes posibilidades, sigue sin convencer a un amplio porcentaje de jugadores clásicos que prefiere concentrarse con mandos de botones. Las segundas pantallas vienen con la intención de convertir nuestras partidas en un acontecimiento “full experience”.

Para ver de qué son capaces los juegos con esta peculiar técnica, repasemos algunas propuestas que se barajan a la hora de usar la segunda pantalla:

  • Mapa: el uso más común en muchos tipos de juegos será el de un mapa, donde poder visualizar de una manera más amplia y directa nuestro entorno.

  • Inventario: en juegos de rol y aventura, podremos administrar nuestros objetos, crear pociones o curas, mezclar componentes o usar nuestras llaves, entre otras cosas.
  • Armas: en shooters y juegos de acción, está la posibilidad de cambiar nuestras armas, manejar la munición, etc. Otro cantar es que esto sea realmente práctico, porque si lo hacemos sin pausar la partida para ahorrar tiempo, cabe la posibilidad de que nos maten mientras estamos con la vista en otra cosa.
  • Retrovisor: en juegos de coches podríamos usar la segunda pantalla de esta manera. Una vez más, nos preguntamos: ¿es esto necesario? Bajar la mirada para ver el retrovisor puede causar accidentes o choques contra muros. Otros apuntan a poner el aparato encima del televisor, lo que puede ocasionar caídas, roturas y otro tipo de “dramas” domésticos.
  • Minijuegos: en algunos momentos pueden plantearse retos sencillos que debemos resolver en nuestra segunda pantalla para poder seguir en la historia principal.
  • Listas y menús: en juegos musicales o tipo “party”, podremos tener a la vista las listas de las canciones, las pruebas que tendremos a continuación o estadísticas de los resultados obtenidos en directo y sin parar la acción.

A estas funciones habrá que añadir otras que todavía no conocemos o que surgirán de la creatividad de los desarrolladores que sean capaces de aprovechar este recurso con imaginación y talento.

PS Vita vs Smartglass

A pesar de la compatibilidad con todo tipo de smartphones y tablets, las apuestas “oficiales” de cada compañía barren para casa. PS Vita sería el compañero de viaje de PS4, junto con móviles de la propia Sony, como la gama Xperia. El juego remoto del que se habló en las conferencias de Sony consiste en que podamos seguir jugando a pesar de no estar en casa. Con nuestra PS Vita, podríamos repasar resultados, trofeos, organizar torneos de coches y otras competiciones para que al sentarnos en el sofá esté todo preparado. Los más críticos señalan que la compra de una PS Vita para este uso no está justificada, por el alto precio de la portátil y porque casi todo el mundo tiene un smartphone que puede igualar las funciones de segunda pantalla. Las diferencias y exclusividades de cada aparato todavía están por ver. La pregunta que se hace mucha gente es: ¿vale la pena gastarme 200 euros en una Vita si mi iPhone va a hacer lo mismo?

Microsoft pretende hacer universal su propuesta mediante Smartglass, una aplicación que sirve para todos los dispositivos. No obstante, su carro de combate tiene forma de tablet y se llama Surface Pro, ideada con el ánimo de hacer frente a los iPad. Con Surface o sin él, Smartglass quiere llevarnos más adentro de nuestras películas, series o videojuegos, a través de la “experiencia inmersiva”. Por ejemplo, si estamos viendo una película, podemos contar con información adicional acerca de los actores, rodaje, o curiosidades del guión.

Consolas y Apple, ¿enemigos o aliados?

Posiblemente, el origen de este acercamiento haya sido la “guerra” por la hegemonía de poderes en el mundo del entretenimiento. Es indudable el éxito que han conseguido smartphones y tablets en el gran público, tanto que el mercado de consolas tradicional se ha visto afectado por el cambio de hábitos en el consumidor. Ahora juegan con software descargable, gratuito o de precios ínfimos, unas partidas que duran unos minutos o incluso menos. Este tipo de usuario huye de la experiencia sosegada y “tranquila” que representa sentarse frente al televisor para jugar durante horas.

No olvidemos que quien inició toda esta revolución fue Apple con su iPad. Visto el triunfo de la tableta, todos se apuntaron al carro. Dado que no se puede competir con estos compañeros imprescindibles (nos referimos a iPhones, iPads y similares) la nueva estrategia de Sony y Microsoft es unirse a ellos para llevarlos a su terreno. Ya que de todos modos no los soltamos, al menos que los utilicemos con las consolas. O eso debieron pensar.

Si queráis saber cómo funcionarán los primeros juegos de la next gen con segunda pantalla, podéis echarle un vistazo a nuestras impresiones del pasado E3 jugando con Ryse Son of Rome, la exclusiva de Crytek para Xbox One

Lecturas recomendadas