Reportaje

Quantum Break - Avance para Xbox One y PC

Por Borja Abadie
-

Ya hemos jugado a Quantum Break, la nueva aventura de Remedy Entertainment para Xbox One y PC con Windows 10, que tendrá al tiempo como protagonista absoluto de la trama y de las mecánicas jugables. Y todo esto con una serie de acción real que se intercalará con la acción jugable. Vamos, un experimento en el mundo de los videojuegos que, por lo que hemos podido jugar, no saldrá tan mal como el estropicio temporal que causa la pareja protagonista al comienzo de la aventura. Bueno, rebobina, que no me entero de nada y empecemos por el principio.  

Sí, Quantum Break está terminado. Tanto, que ya hemos podido jugarlo en una presentación en Madrid de la nueva obra de Remedy Entertainment. El evento, auspiciado por Microsoft España, nos ha dejado un sabor de boca muy bueno, ya os lo adelantamos. Pero antes, no podemos dejar de mencionar las numerosas polémicas que han rodeado al nuevo experimento del estudio de Sam Lake. La polémica que ha levantado la salida del juego en PC no ha dejado indeferente a nadie, ni siquiera al jefe del cotarro, el señor Phil Spencer, que salía así al paso de las críticas. Eso, unido a la polémica de su llegada con voces en inglés y textos en castellano ha terminado de soliviantar a los usuarios de Xbox One en nuestro país. Pero, lo que de verdad nos importa es: ¿Cómo es el juego en sí?

Una propuesta, como poco, diferente

Haré primero un resúmen de cómo empieza la aventura para poneos en antecedentes. Nosotros controlaremos a Jack Joyce (interpretado por Shawn Ashmore, el Hombre de Hielo en las películas de X-Men), que viaja hasta la ciudad ficticia de Ravenport (una especie de Boston o de ciudad del este de EE.UU. según sus creadores) para asisitir a una especie de prueba científica que está llevando a cabo uno de sus mejores amigos, Paul Serene (interpretado por Aiden Gillen, el infame, o no, Meñique en Juego de Tronos). La prueba sale regular tirando a mal y ambos personajes recibirán la pesada carga de obtener poderes que les permitirán alterar el flujo del tiempo.

También jugarán un papel fundamental en la historia William, el hermano de Jack, al que encarnará Dominic Monaghan (Charlie en Perdidos o Merry en El Señor de los Anillos) y Martin Hatch, una especie de misterioso jefe de Paul Serene al que dará vida Lance Reddick, conocido por Fringe o Héroes. Y me pongo a citar a todos los actores que han participado porque, como ya sabréis, el juego se intercalará con una serie de acción real compuesta de 4 capítulos de 20 minutos. Los entendidos lo llaman "transmedia". Yo, que soy murciano, lo llamo un juego y una serie de TV al mismo tiempo. Así lo entiendo mejor.

No queremos destriparos nada del primer capítulo, que ya hemos visto, pero nos ha parecido una superproducción en toda regla y una serie bastante interesante que podría resultar atractiva de por sí aunque no existiese el juego. Lo mejor, sin embargo, es que dependiendo de las decisiones que tomemos durante el juego veremos unas escenas u otras de la serie y, además, también podremos interactuar con determinados objetos en el juego que desbloquearán pequeñas escenas dentro de cada uno de los capítulos de la serie.

La estructura del juego será, para dejarlo definitivamente claro, la siguiente: primero jugaremos un capítulo del juego controlando a Jack, luego jugaremos una "junction", que son pequeñas fases en las que controlamos a Paul Serene y tomamos decisiones importantes que afectarán a la serie de TV y, por último, veremos uno de los 4 episodios de acción real. Conviene aclarar, además, que no tendremos que ver los episodios de la serie si no queremos y seguir jugando del tirón si es lo que nos apetece.

El tiempo en tus manos, literalmente

Desde el punto de vista jugable la aventura sigue los pasos marcados por Remedy Entertainment con dos de sus anteriores obras: Max Payne y Alan Wake. La acción se parece mucho más a la de Max Payne, con tiroteos constantes (aderezados aquí por los poderes temporales de los que hablaremos más adelante) mientras que la trama, o mejor dicho el modo de estructurarla por episodios, se asemeja más a Alan Wake. No en vano, como el propio estudio finlandés ya reconoció, la idea de Quantum Break surgió de un borrador de Alan Wake.

Pero decíamos que el tiempo estará en nuestras manos porque Jack podrá, literalemente, jugar con el tiempo. Podremos disparar todo tipo de armas de fuego en tiroteos con coberturas automáticas como en las dos últimas entregas de Tomb Raider (por poner un ejemplo) pero no duraremos mucho vivos si nos dedicamos a jugar como si fuera "solo" eso. Y es que nuestra supervivencia dependerá totalmente de los poderes temporales. El primero que recibiremos será la posibilidad de resaltar en pantalla los enemigos y los objetos útiles incluso a través de las paredes. Una vista de águila de las de toda la vida, vamos.

Luego nos darán el poder de lanzar una burbuja temporal (a.k.a. Time Stop) que dejará a los enemigos de su interior prácticamente paralizados, para que podamos descargar una buen cantidad de plomo sobre ellos sin que puedan siquiera darse cuenta de qué está pasando. Lo mejor es que, además, podremos utilizarlo también fuera de los combates. Por ejemplo, tuvimos que superar una zona en la que había que abrir una puerta que se cerraba antes de que pudieramos llegar a tiempo a cruzarla. Le lanzamos una burbuja temporal a la puerta y listo, ahora tarda mucho más en cerrarse y nos da tiempo a cruzarla. Hemos visto otros ejemplos como este que no queremos destriparos pero esperamos que la cosa se complique más una vez superado el primer episodio porque le haría muy bien a la aventura, haciéndola mucho más variada en cuanto a mecánicas. Los Time Triggers también ayudarán en este sentido, ya que nos permitirán interactuar con partes del escenario para rebobinar el tiempo y devolverlos a su estado original, lo que será clave para superar determinados puzles.

Más adelante obtendremos el Time Dodge, un movimiento evasivo que nos permitirá movernos cual Flash de un lado a otro de los escenarios. Además, si lo hacemos en la dirección de un enemigo nos acercaremos a él en un pispás y pulsando LT ralentizaremos la acción unos instantes para darle matarile de la que vamos. El siguiente poder, el Time Shield o Escudo Temporal creará, pues eso, un escudo en forma de burbuja (bendito seas Halo 3) que nos protegerá de las balas enemigas al tiempo que ralentice a los enemigos que entre en él. El último poder del que pudimos disfrutar en la demo fue el Time Blast, una especie de granada temporal que podremos lanzar cargando (dejando pulsado el botón) la habilidad Time Stop. Además, sabemos que en el jeugo final también estará disponible el Time Rush, que ralentizará una gran área del escenario por la que podremos movernos a toda velocidad para acabar con los enemigos cuerpo a cuepor o a tiros.

Pero no seremos, aunque pueda parecerlo ante semejante despliegue de poderío, un héroe imparable. Primero, porque todas las habilidades menos la visión temporal, necesitarán de un tiempo de recarga para que podamos volver a usarlas. Y segundo, y lo que resulta áun más interesante, porque a las pocas horas de comenzar la aventura nos toparemos con enemigos a los que algunas habilidades no les afectan, por lo que tendremos que descubrir constantemente nuevas estrategias para derrotarlos. Además, podremos mejorar las habilidades con un sencillo sistema de mejoras que nos permitirá aumentar el rango de acción de cada una, su duración, etc...

Una vez que dominemos nuestras habilidades los combates se convertirán en un verdadero espectáculo. Ya lo serán aunque juguemos horriblemente mal, gracias a los espectaculares gráficos y efectos de partículas de los que hará gala Quantum Break pero es que, lo más bestial será la fluidez con la que podremos realizarlos todos mediante combos realmente brutales. 

Un experimento muy redondo

El acabado general del juego es sencillamente redondo. El motor Northlight, creado por Remedy para Quantum Break, ofrece un espectáculo realmente fantástico. Las animaciones, los efectos de partículas, las texturas, la suavidad, el frame rate, y las expresiones faciales son absolutamente geniales. Es lo que tiene crear tu propio motor de juego y poder "tunearlo" para obtener el resultado deseado como sucedía, por ejemplo, con el apabullante movimiento de los árboles y el efecto del viento y la luz en Alan Wake, para que os hagáis una idea. Correrá a 60fps y 4K de resolución en los PC que se lo puedan permitir, claro. Para que todo el mundo lo tenga claro y sepa hasta qué punto podrá ver el juego en su máximo esplendor, aquí están los requisitos mínimos, recomendados y ultra para el juego en PC. La demo que pudimos jugar, conviene aclararlo, fue la de Xbox One.

Además, la aventura, aunque tendrá un desarrollo completamente lineal, ofrecerá montones de coleccionables que recolectar, como los diarios de muchos de los personajes protagonistas (Paul, Jack, Beth, William), documentos, ordenadores que fisgar, y mucho más. Aunque, quizás, lo más interesante para un servidor serán esos detalles en los cuidadísimos escenarios que también nos contarán otras historias, de un modo que solo pueden igualar las obras de Bethesda, Rockstar, los Bioshock y unos pocos elegidos más. Por ejemplo, en apenas hora y media de juego hemos encontrado varias referencias a Alan Wake (que tratán incluso de dar una explicación, en parte, al misterioso guión de las aventuras del escritor chiflado) y hasta con un vídeo protagonizado por el mismísimo Sam Lake, entre otras curiosidades que harán que merezca mucho la pena peinar los escenarios en su busca.

Tampoco puedo olvidarme de los momentos en los que la acción se detiene completamente y todo se queda paralizado menos nosotros. Movernos por semejante entorno y ser capaces de hacer cosas tan geniales como quitarles todas las armas de las manos a los malos del juego para que no disparen sobre los inocentes ciudadanos que se están manifestando pacíficamente es, sencillamente, impagable.

La estructura de juego, al menos a nosotros, nos ha encandilado. Por un lado tenemos el juego en sí, que se centrará básicamente en la historia de los buenos, mientras que la serie nos contará la historia desde el bando de los villanos, todo un acierto. Además, por si el cóctel no fuese suficientemente atractivo, los que reserven el juego recibirán además Alan Wake, sus DLC's y American Nightmare totalmente gratis. Y eso sin contar con que también recibiremos un código para descargar el juego en Windows 10. Poco más se puede pedir. Bueno, habrá quien quiera pedir un par de bundles con juego + consola, pues aquí los tienen.

Ahora, lo único que nos hace falta es tiempo, o al menos acelerarlo usando los poderes de nuestro protagonista para poder disfrutar cuanto antes de uno de los juegos más prometedores de Microsoft para este 2016, que llegará a Xbox One y PC el próximo 5 de abril.

Lecturas recomendadas