Reportaje

Lo que nos espera en MGS Peace Walker

Por Sergio Gracia
-

Big Boss se prepara para su tercer asalto a la portátil de Sony y, una vez más, Hideo Kojima pretende demostrar que con las ideas y las herramientas adecuadas no importan las limitaciones de la plataforma…

La saga Metal Gear Solid lleva la friolera de 23 años con nosotros y en cada nuevo título se muestra completamente rejuvenecida, atreviéndose a innovar y sorprendiendo una y otra vez. De hecho, se está preparando una recreativa 3D para Japón e incluso una película para 2012. Una vez más, quieren demostrar de lo que es capaz un Metal Gear Solid y, para ello, el propio Kojima se ha involucrado en el desarrollo de Peace Walker. Damas y caballeros, preparense para recibir el juego más ambicioso jamás creado para una portatil.

Viaje al pasado de la saga

Con Peace Walker viajaremos una vez más al pasado. A la Guerra Fría, en el año 1964, como ya hicieron Snake Eater y Portable Ops. El motivo de retroceder en el tiempo es conocer uno de los interrogantes sin resolver de la saga: cómo Big Boss creó Outer Heaven. Todo tendrá comienzo en el paraiso de Costa Rica, donde un ejército con la última tecnología se está empezando a movilizar. Costa Rica no cuenta con ejército, por ley, así que su gobierno decide contratar los servicios de Big Boss y su grupo de mercenarios.

Snake Eater, Portable Ops

No es ningún secreto que Peace Walker será una secuela tanto de Snake Eater como de Portable Ops. El juego tendrá una trama principal que será más larga que en otros MGS, con numerosas misiones; algunas opcionales y otras no. Mantendrá el componente Portable Ops, pues podremos capturar soldados enemigos para que se unan a nosotros, para ampliar y mejorar nuestro campamento base. Podremos albergar en él más de 350 hombres que desarrollarán la tecnología necesaria para acabar con el ejercito invasor. Además ampliarán las instalaciones del campamento e incluso fabricarán Metal Gears (aunque no podremos manejarlos directamente). Los combates con los jefes finales también prometen ser interesantes.

Lleno de posibilidades

Peace Walker no deja de ser un Metal Gear Solid, pero ojo, porque llega con novedades. Contaremos con los recursos inherentes a la saga pero tendremos a nuestro alcance otros que no se habían visto hasta ahora en MGS como la capacidad de realizar técnicas de CQC (agarrar al enemigo, interrogarle, estamparle contra el suelo...) u otros métodos para llamar la atención y distraer al enemigo, como un maletín del que saldrá un troquel de cartón con una silueta. Si te parece poco aún tienes un montón de armas y herramientas para hacerte más fácil el trabajo, incluso ha aprendido algunas técicas del propio Ezio Auditore de Assassin's Creed II como correr por los tejados, lanzarse a balas de paja y esperar pacientemente al enemigo.

En equipo... y Ad hoc

Uno de los grandes aciertos para Peace Walker es la posibilidad de realizar practicamente cualquier misión en modo cooperativo. Podremos jugar con mínimo un amigo más en casi todas las misiones principales y hasta 3 en todos los jefes finales. Además por si fuera poco podemos elegir entre un amplio arsenal adaptado a varios jugadores: cajas de cartón para 2 tripulantes de lo más variadas (cajas tanque desde las que podremos disparar o cajas ambulancia que nos permitirán curar a nuestro aliados).


Pero en la guerra no sólo hay sofisticadas cajas de cartón, también contamos con armas especiales que sólo estarán en el modo multijugador, armas que requerirán la participación de varios jugadores para usarlas, prototipos que nos permitirán hacer invisibles a los aliados o grandes cañones que necesitan la energía de los aliados de la zona para poder disparar. También contaremos con la posibilidad de dar armas a nuestros compañeros, reanimarles si han caído en combate o incluso coordinar dando las órdenes pertinentes. Oviamente no podrían faltar las acciones cooperativas como ayudarse a saltar un muro o avanzar espalda con espalda para cubrir todos los ángulos.

Primera impresión

Si hablamos de MGS estamos hablando de calidad, pero es la primera vez que la portatil de Sony recibe un título con tantas posibilidades, no sólo técnicamente, que pasa a ser el juego más bestia de PSP, sino también en cuanto a jugabilidad. Las misiones son muy divertidas y variadas, lo que hace que se puedan rejugar sin resultar repetitivas ni tediosas, además si decidimos volver a jugar una misión podremos capturar más soldados y conseguir nuevas opciones para el modo multijugador. Además Kojima se ha ocupado de traer a Peace Walker invitados de lujo, sin ir más lejos podremos jugar un modo basado en Monster Hunter. El juego sólo será jugable en su modo multijugador a través del sistema Ad hoc, pero os aseguramos que va realmente bien. Peace Walker será un must-have en el catálogo de PSP, preparate porque se avecina una de las grandes revoluciones de la portatil de Sony.

Lecturas recomendadas