Reportaje

RAGE: el futuro de la acción, por Id Software

Por Paco Delgado
-

RAGE está cerca y, tras ir a Marte, al Infierno, a combatir la invasión procedente de Stroggos y luchar contra el mismísimo Tercer Reich, id Software ha decidido que ya era hora de mostrarnos el futuro… de los juegos de acción. Uno que se ha desvelado en Londres, hace pocos días y que pinta, como no podía ser de otra manera, muy mal.

El futuro es, según RAGE, el más nuevo y brutal juego de id, postapocalíptico. Un futuro en el que mutantes, clanes tribales, buggies y muchos tiros se juntan para ofrecer uno de los combinados más apetecibles del próximo otoño en tu PC o consola.

Y es que los reyes del 'shooter' en primera persona, el estudio que se inventó Doom, Quake y Wolfenstein vuelven por sus fueros con lo que es la primera marca –¿y serie?– original en muuuchos años. Así que ve preparando tu mando, teclado y ratón, porque RAGE, amigo, tiene pinta de ser no sólo su juegos más nuevo sino el mejor que han hecho jamás. ¡Va a ser la caña!

DEL ARCA AL YERMO

El guión de RAGE, sin ser rabiosamente original, sí hay que reconocer que cumple todas las normas del género de ciencia ficción postapocalíptico –suponiendo que este exista–, y no dejará de recordarte a juegos como Fallout o las pelis de Mad Max. Ya sabes, un mundo en el que la supervivencia es la clave, dominado por nuevos salvajes y mutantes. Uno en el que los restos de la civilización sirven de medio, moneda y fin para vivir un día más.

RAGE, en este sentido, lo tiene todo: un cataclismo –en este caso en lugar de nuclear, viene de la mano de un asteroide, Apofis, llamado así en honor de la serpiente egipcia que representaba a las fuerzas de la oscuridad en el inframundo y que, por cierto… ¡existe!, y se estrella en la Tierra–, un invierno nuclear, refugios donde parte de la humanidad se recluye en hibernación para sobrevivir a los años más terribles tras el impacto y un fallo en una de las cápsulas que acaba liberándote en lo que debía ser la nueva utopía y no deja de ser un infierno… pero eso sí, al menos la crisis se ha acabado y ya no hay bancos ni hipotecas al uso. No hay mal que por bien no venga.

Tras salir de la cápsula del Arca – son los refugios en que la humanidad se recluyó para sobrevivir a Apofis, junto a otros seres humanos–, sales al exterior sólo para ver cómo dos asquerosos mutantes intentan acabar contigo, aunque gracias a la puntería y las armas de Dan Hagar, el primer humano normal que ves tras salir del Arca, vas a vivir para contar que te has tirado metido en un tubo las últimas décadas y comprobar después que el futuro no es exactamente como esperabas.

Dan, por cierto, parece que ha tenido contacto con más gente del Arca, puesto que sus comentarios sobre los que salís de ahí son bastante habituales. Y sin que te de tiempo a saber en realidad qué ha pasado, porqué está todo como está y la razón de que haya mutantes por ahí dispuestos a cortarte el cuello –¡y no son los únicos!–, te vas a ver realizando misiones para Dan y otros supervivientes del yermo a bordo de quads, buggies y también a pie, donde lo único claro es que hay que sobrevivir a toda costa y, si puedes escapar de aquí… porque no es cuestión de sobrevivir al Apocalipsis para que te mate un mutante asqueroso, ¿no?

ACCIÓN EN EL YERMO…Y UN POQUITO DE ROL

Acción en primera persona no es sólo lo que mejor sabe hacer id Software. Es que se inventaron el género tal y como se conoce y, ahora, han decidido ir un paso más allá y aportar más. Decir que RAGE mezcla acción y rol quizá te haga pensar en juegos como el antes mencionado Fallout. Pero no te equivoques. Como dice Tim Willits en la entrevista que puedes ver aquí, sólo es 'un poco' de rol.

RAGE es acción pura en primera persona. Tiene un guión muy definido y su desarrollo es también dirigido, pero sí aporta misiones secundarias que te permiten encontrar objetos y armas extra y te deja explorar parte de sus escenarios de forma relativamente libre. Pero siempre guiado y en un desarrollo de la historia bien definido. No es un mundo abierto, pero lo parece y ese equilibrio es una de sus mejores armas.

¡Armas! Claro, eso es algo que no puede faltar en RAGE y si eres seguidor de los juegos de id Software, seguro que sabes que es un apartado especialmente cuidado en todas sus producciones. Los primeros minutos te diseccionan perfectamente estas secciones y te dejan bien a las claras cómo será todo el juego. Nada más llegar a la zona segura de Dan Hagar y sus colegas, charlar con ellos te servirá para empezar a hacer misiones, algunas optativas, comprar y vender armas, aprender a usar algunas, como la guillotina portátil, que es una especie de frisbee que te sirve para… bueno, guillotinar. Sí, cortar cabezas, así como suena. Y luego, claro, están las más típicas: pistola, escopeta, fusil… Aunque, quizá no tan típicas, porque el armamento que usarás y algunos extras les aportarán ciertos alicientes. Por ejemplo, puedes usar medio binocular –¿un monocular?– con el pistola para hacer zoom sobre los enemigos y afinar la puntería. O utilizar balas explosivas y munición especial para hacer mucho más daño. Y créenos, lo necesitarás.

VE, MATA Y VUELVE

Como en un juego de rol, las recompensas que obtendrás por cumplir tus misiones en el yermo de RAGE te permitirán conseguir nuevas armas, munción y hasta… ¡un buggie! Seguro que ya has leído algo en Hobbynews de los vehículos de RAGE. En las primeras horas de juego nosotros pudimos probar un par de quads, motos de cuatro ruedas, y el buggy, que para conseguirlo debes, primero, encontrar parte de sus piezas –macánicas y de motor–.

¿Por qué un buggy en RAGE? Pues porque el juego es grande. Muy grande. Muy, muy GRANDE. Para que te hagas una idea, Tim Willits menciona que la campaña individual puede durar 20 horas, y eso para un jugador medio. Pero no es sólo que sea largo, sino grande, muy amplio. Para ir de un punto a otro de los escenarios más te vale tener un vehículo porque si no vas a patearte el yermo durante horas.

Generalmente, las misiones de RAGE suelen llevar la fórmula básica de ir a un sitio, hacer algo –matar, encontrar un objeto, rescatar a alguien– y volver a por tu recompensa. Lo que ocurre en esa parte intermedia ya tiene bastante más miga –encontrar las piezas del buggy, rescatar a tu capitán de las fuerzas de la Autoridad en una prisión, buscar pistas de un desaparecido…– y es donde deberás demostrar tu habilidad no sólo con el gatillo, sino con la táctica a plantear, porque la IA de cada tipo de enemigo es muy diferente y no puedes enfrentarte siempre del mismo modo a distintos personajes. Ni con las mismas armas.

Pero el buggy, además, en un elemento de diversión. Sí, porque en RAGE habrá minijuegos. Algunos basado en los vehículos con carreras, apuestas y muchos tiros por medio. De momento, preferimos no decirte más, pero ten por seguro que hay mucho más que misiones.

EL MULTI DE RAGE

Si enfrentarte a los peligros del yermo, los mutantes, los clanes tribales –fantasmas, pilotos y otros– y demás no te basta, en RAGE vas a encontrar opciones multijugador poco habituales en otros juegos de acción y desde luego muy diferente de lo que has visto en anteriores títulos de id Software.

Existirán modos competitivos basados en el buggy y también cooperativos, con misiones que podrás realizar con un amigo que complementarán la historia de la campaña principal. Serán misiones que aclararán parte de la historia del juego y que presentará a personajes que, en la campaña, aparecen sólo mencionados o con muy poca presencia.

Las primeras horas de contacto con RAGE han sido intensas y nos han dejado una impresión sensacional. La ambientación, el diseño de escenarios, los enemigos, las armas, los vehículos, las posibilidades que da ese toque de rol… muy posiblemente nos encontramos ante el que sea el mejor juego de id Software en toda su historia, pero no adelantemos el futuro. Que luego, lo mismo nos sale mutante. Aunque, eso sí, mutante pero genial.

Lecturas recomendadas