Reportaje

Realidad vs Ficción: Cápsulas Hoi Poi

Por Daniel Quesada
-

En nuestro constante repaso friki-científico, vamos a detenernos en una de las fantasías más divertidas de Dragon Ball: las cápsulas Hoi Poi, capaces de almacenar desde una moto hasta una casa. ¿Sería posible algo tan práctico en la vida real?

Dragon Ball es un universo plagado de hazañas imposibles. Akira Toriyama puso ante nuestros ojos guerreros que vuelan, villanos capaces de destruir planetas y peinados a prueba de bombas. Pero también había un hueco para la ciencia, mostrada en las naves espaciales del dr. Brief, los "scouters" de los saiyanos... Y, cómo no, las cápsulas Hoi Poi, esos pequeños contenedores numerados que cabían en un bolsillo y que, al pulsar un botón, desplegaban cualquier cosa que se nos ocurriera: coches, comida, casas, armas... Cualquier objeto cabía en una cápsula.

Gracias a ello, la Capsule Corporation del papá de Bulma se convirtió en la empresa más rica del mundo, aunque al pobre Goku todo esto le parecía brujería al principio. La pregunta es... ¿lo era? ¿O existen fundamentos científicos que hagan posible el uso de cápsulas en la vida real?

¡Para comprobarlo, nada mejor que nuestra sección Realidad vs Ficción! Una vez más, nuestro amigo, el ingeniero Jacob García nos echa un cable (ya no sé cuántas cervezas le debo) para calcular la viabilidad de esta premisa. Por cierto, tanto este cálculo como muchos otros están incluídos en nuestro libro Generación Dragon Ball, por si alguien se anima a una lectura buena, buena... ;)

Pero basta de autobombo, pongámonos las gafas de pensar un ratito. ¿Cómo es posible meter objetos enormes en poco espacio? Para explicarlo, debemos tener en cuenta que todo objeto está compuesto de átomos, que a su vez forman moléculas. Ahora bien, las moléculas de un mismo objeto no están juntas entre sí, ya que puede haber una distancia entre ellas de hasta 30 veces su tamaño. En esa distancia no hay nada, sólo el vacío. Por tanto, la forma más eficiente de "compactar" un objeto consistiría en encontrar la forma juntar esas moléculas, aprovechando esos huecos. Teóricamente, las cápsulas serían viables, desde este punto de vista.

 

 

Ahora bien, se nos escapa un inconveniente: aunque concentráramos sus átomos no reduciríamos su peso, pues, en el fondo, tendríamos la misma cantidad de materia, pero con menos vacío en medio. Por tanto, una casa seguiría teniendo el peso de una casa, aunque estuviera reducida al tamaño de un pulgar. Nadie podría transportar las cápsulas... A no ser que fuera un súper saiyano.

 

Así pues, concluimos que las cápsulas Hoi Poi no podrían aplicarse en la vida real, aunque por los pelos... ¡Una pena, con lo que molaría meter las consolas en ellas para llevarlas a casa de los colegas!

 

 


 

Este supuesto no nos ha sido favorable... ¡Pero quizá otros sí! Esperamos vuestras sugerencias. Planteadnos en los comentarios de abajo qué os gustaría que calculáramos, ya se inspire en un manga, un videojuego, una película... ¡Lo que queráis, a ver esa imaginación!

 

Mientras tanto, podéis disfrutar de nuestras anteriores entregas de Realidad vs Ficción:

Lecturas recomendadas