Reportaje

Reseña de Kingsman: The Secret Service (el cómic)

Por Jesús Delgado
-

Kingsman: The Secret Service llega en breve a la gran pantalla. Pero desde hace tiempo su cómic ronda por nuestras librerías.  ¿Queréis saber más sobre la obra que inspiró la película?.

Si nos leeis en la sección de cine, sabréis que a finales de mes llega a las pantallas de cine de España Kingsman: Servicio Secreto. Esta película tiene una curiosidad aparte de estar basada en el cómic The Secret Service, de Mark Millar (Kick-Ass) y Dave Gibbons (Watchmen). Se trata también de una obra co-escrita por el director de la cinta, Matthew Vaugh (Stardust, Kick-Ass, X-men: Primera Generación), quien adapta su propia historia desde el cómic al cine. Y es precisamente de este cómic del que os vamos a hablar hoy. 

Kingsmen es básicamente "My Fair Lady con espías", que puede definirse de la siguiente manera: Un gorrilla barriobajero recibe la oportunidad de unirse a los servicios secretos británicos, protegido por un veterano superespía, justo cuando se pone en marcha un complot de estos que solo vemos en las películas clásicas de James Bond. 

Ahora bien, la cosa se complica cuando se descubre que el superespía es su tío por parte de madre, el cual ha tenido abandonada a su familia abandonada durante años. A modo de disculpa, el espía acoge bajo su ala a su sobrino, tratano de hacer un hombre de él, y también un caballero. ¿Lo conseguirá?

Mediante el choque de clases, alta burguesía y trabajadora, Millar nos propone una historia que describe las "dos inglaterras", la de los paraguas, té a las cinto y fina sastería y la de los hoolingas, las pintas de cerveza y los chándals reflectantes. Con este conflicto, se pretende narrar una trama de tránsito, de camino hacia la madurez y el descubrimiento del yo, de un personaje con el que cualquier adolescente medio podría sentirse identificado. 

Y en ese aspecto, Mark Millar, su principal, autor no defrauda a nadie. Con su toque particular, cargado de despropósitos y gamberradas argumentales, que tanto encandilan al público teen, The Secret Service se descubre como el cómic primo hermano de Kick-Ass y el resto del MillarWord. 

En sus páginas encontraréis combates descarnados, tiroteos, tacos y demás expresiones de ultraviolencia a raudales, al igual que situaciones disparatadas e incluso los típicos anticlimax millarianos, buscados para descuadrar al lector. En ese aspecto, The Secret Service es una obra propia de su creador, aunque no por ello se trata de una historia de menor categoría, ojo.

La historia está bien construída y tiene claro hacia a dónde va, cerrando una trama coherente a la que solo se le puede echar en cara el exceso de secundarios, cuya aportación en la historia está desaprovechada, careciendo de importancia más allá de llenar viñetas. En conjunto, Millar nos propone uno de sus trabajos más serios y por ello también menos ambicioso, conformado un resultado correcto, auque poco espectacular en comparación con otras de sus obras. 

Ahora bien, solo por su dibujante, Dave Gibbons (Watchmen), The Secret Service merece figurar en cualquier biblioteca comicófila. Que Gibbons firme esta obra ya es una garantía de calidad. Estamos hablando de un dibujante de trazo claro, firme y bien definido, cuyas ilustraciones se enriquecen en los capítulos que le entinta Andy Lanning (Aniquilación) y que colorea Angus McKie (Heavy Metal). Todas y cada una de las viñetas que este equipo realizan son regalos para los ojos del lector exigente.

The Secret Service se publica en nuestro país bajo el título de Kingsman: The Secret Service. Panini edita la colección completa de seis números que componen esta historia en un único tomo recopilatorio de 168 páginas a todo color a un precio de 18 euros. 

Lecturas recomendadas