Reportaje

Reseñas de series: Better Call Saul. ¡7 razones para contratarlo!

Por Raquel Hernández Luján
-

Better Call Saul ha llegado para quedarse y contarnos a fondo la historia de Saul Goodman, el abogado de Heisenb... digo... Walter White en Breaking Bad. Os contamos en siete puntos por qué deberíais verla y no perderla de vista. ¡Es un arranque magnífico!

No nos dejó indiferentes en Breaking Bad y desde luego no piensa hacerlo en su propia serie. Ya nos lo dice el título: Better Call Saul, y yo desde luego, llamaría a Saul Goodman ante cualquier adversidad.

Pero, como hizo público el director de AMC Charlie Collier "no fue siempre el abogado criminal más popular de Albuquerque". Y ese apasionante viaje al pasado de un personaje tan peculiar y genuino es una delicia.

Mucho más que un spin-off de Breaking Bad

Vince Gilligan y Peter Gould dirigen Better Call Saul y nos hacen viajar en el tiempo hasta el año 2002 cuando nuestro protagonista aún se llama James McGill, alias Jimmy el resbalones, alias Kevin Costner...  Bueno, si no pillais el chiste es que tenéis que ver la serie, ¡pero ya!


Gilligan no es de ponernos las cosas fáciles: le gusta jugar con el espectador y con la línea temporal de sucesos para no darlo todo mascado, así que el comienzo nos descoloca bastante: tenemos unos descondertantes primeros minutos en blanco y negro viendo a ¿Saul? escondiéndose de alguien. Posteriormente nos empiezan a contar cómo comenzó a trabajar como abogado de oficio. Y atentos porque es cuando comienza a crear su red de contactos para, casi seis años después, cruzarse con Walter White y convertirse en su hombre de referencia ante cualquier desaguisado.

Antes de ver la serie, lógicamente existe un miedo inherente en quien se haya bebido la magnífica Breaking Bad a que no se trate de un relato segundón, de los que el éxito solo depende de que las estrellas del anterior show vuelvan a salir y sigan perpetuando las mismas claves del éxito hasta desgastarlas. ¡Pues nada de eso! Lo que no descarta posibles apariciones de Bryan Cranston y Aaron Paul...  "El cielo es el límite", dijo Gilligan.


Mejor llama a Saul

Si había un personaje interesante que se comía la pantalla con cada aparición y con líneas de diálogo memorables en Breaking Bad ése era Saul Goodman, el excéntrico abogado de las causas perdidas que no dejaba en la estacada a nadie y amaba el dinero.

No obstante y aunque esto os suene a chino Better Call Saul no va de Saul como Breaking Bad no iba de Walter White. Se trata de personajes en evolución y a lo que accedemos es al proceso por el cual llegan a ser lo que son y a hacer lo que hacen. ¿Cómo llega un profesor de química de clase media a convertirse en un capo de la droga? ¿Quién era el tipo que se anuncia en la tele antes de ser famoso? 

Y esa es una de las genialidades de los creadores de la serie: pillan con el pie cambiado al público, que quizás se espere una suerte de parodia de un personaje que como sabéis viste camisas de colores chillones, peina escrupulosamente su precaria melena y es capaz de vender polvorones en el desierto además de protagonizar spots televisivos como éstos:


Bob Odenkirk

Todo esto sería imposible sin el tipo que hay bajo el disfraz, y se da la suerte de que es un magnífico actor. Bob Odenkirk empezó entre el 88 y el 91 trabajando en Saturday Night Live y ha conjugado diferentes facetas con la interpretativa: es también guionista, productor y actor de doblaje gracias a su rasgada y personal voz.

Has podido verlo también en series como Seinfield en un breve cameo, El Show de Larry Sanders, El séquito, Cómo conocí a vuestra madre o la reciente y también muy recomendable Fargo, aunque también es difícil de olvidar en sus incursiones en el cine en pelis como Aquí y ahora o Nebraska.


¿Qué le aporta Odenkirk a Jimmy McGill? Pues en primer lugar y ante todo verosimilitud: es fácil empatizar con un tío al que te crees, al que ves sufrir, enfadarse, esforzarse y zozobrar.

La historia de Mike

Otro de los personajes secundarios más interesantes era Mike Ehrmantraut, papel interpretado por Jonathan Banks, que ahora se rescata con muchísimo acierto. Os refresco la memoria: era el secuaz de Gus Fring y socio de Saul Goodman, para el que solventa problemas puntuales además de trabajar como investigador privado.


Puede que tengas algunas ideas sueltas de la vida de este hombre: que era policía antes de meterse en negocios más turbios, que es extremandamente fiel y pragmático y su seña de identidad es la discreción y la frialdad, pero desde luego, no esperaríais verlo sellando tickets de parking.

El sexto episodio de Better Call Saul resolverá todas tus dudas acerca de su problema familiar y cómo termina trabajando para nuestro protagonista. Es un capítulo redondo y hasta aquí puedo leer, que no quiero que me odiéis.

Una nueva galería de personajes

Los viejos conocidos son como veis una delicia (incluyendo a la red de narcotraficantes que hemos heredado de Breaking Bad liderados por el volátil Tuco Salamanca y su mano derecha Nacho Varga), pero no lo son menos las nuevas incorporaciones.

Es un universo reducido pero que funciona muy bien y en el que podemos destacar a distintos personajes:

  • Marco (Mel Rodríguez): compañero de tropelías de la juventud de Jimmy. Es un referente en su pasado y será el impulsor de uno de los cambios más dramáticos en la vida de nuestro protagonista, cuando decida volver a frecuentar su compañía.
  • Chuck McGill (Michael McKean): el hermano mayor de Jimmy, socio fundador del prestigioso bufete Hamlin, Hamlin & McGill (HHM). Padece una enfermedad que le hace sentir fobia a los aparatos eléctricos y le mantiene recluido en su casa. Su hipersensibilidad electromagnética obliga a Jimmy a cuidar de él llevándole hielo, alimentos frescos, etc.
  • Howard Hamlin (Patrick Fabian): aparentemente encantador y exitoso, se convierte en un adversario para Jimmy por un importante caso que podría tener repercusiones económicas muy trascendentes como demanda colectiva.
  • Kim Wexler (Rhea Sehorn): amiga de Jimmy y se insinúa que esporádica amante, trabaja en HHM y se encuentra entre la espada y la pared a la hora de ayudarle. Por un lado le desea lo mejor pero por otro trata de proteger su carrera como abogada.
  • Los Kettelman (Jeremy Shamos y Julie Ann Emery): es el tesorero del condado de Bernalillo, marido de Betsy y padre de dos hijos. Es acusado por un sonado caso de corrupción tras haberse embolsado 1,6 millones de dólares de dinero público.

Tiene su propio cómic, perpectivas imposibles y una fotografía sobresaliente

Lo sellos de identidad de Gillighan se mantienen intactos contando con una fotografía y un diseño de producción para quitarse el sombrero. Eso de colocar la cámara en lugares desde los que se consigue una perspectiva insólita sigue a la orden de día en esta nueva serie y la paleta de colores sigue siendo fundamental: desde el salón de belleza donde tiene su residencia de forma temporal Jimmy hasta la oscura casa de su hermano en la que no hay luz artificial debido a sus extrañas fobias.

Además, como plus para el espectador, AMC ofrece en su web el cómic titulado Better Call Saul: Client Development, que arranca poco después del primer contacto entre Walter y Saul. El abogado, sospechando que hay algo sórdido en White encarga a Mike que investigue a su posible cliente.

Está escrito por la pareja guionista formada por Jenn Carroll y Gordon Smith, con dibujo de Steve Ellis y, además de contar una historia de la trama de la segunda temporada de Breaking Bad, este cómic nos regala los ojos con una parodia del género de los superhéroes, en la que Saul se convierte en un héroe con capa que salva a sus clientes.


Antes de emitirse la 1ª temporada, renovó por una 2ª

La fe de la cadena en la serie ha sido abrumadora, aunque no es de extrañar teniendo en cuenta que la crítica se ha rendido ante ella. La renovación llegó antes de que se estrenara y parece más que justificada. ¡Queremos ver más y de la misma calidad!

La segunda temporada de Better Call Saul comenzará a rodarse en junio para llegar a AMC el año que viene mientras que en España podremos seguirla vía Movistar Series, que tiene la primera al completo (10 episodios) lista para ser disfrutada. Y parece ser que se ampliará a 13 episodios, ¡mejor!

Si os parecen pocos motivos para engancharos a la serie, os dejo con el videoclip que se sacó para promocionarla. Vaya por delante que no es la sintonía principal, ya que los créditos son más ambiguos y breves que los de su predecesora, pero os echareis unas risas viéndolo:

No ha habido picapleitos menos escrupuloso y de moral más laxa en la historia de la televisión que Saul Goodman, y ahora tenemos la ocasión de ver su proceso de gestación a fuego lento. Ya sabes, es el abogado que cualquiera quisiera tener pero al que nadie querría tener que recurrir: si es así es que la has liado muy parda. Eso sí, no hay asunto que escape a su influencia gracias a ese logotipo suyo tan peculiar "We make it legal". ¿Quién se le puede resistir a Better Call Saul?

Lecturas recomendadas