Reportaje

Reseñas de series: Breaking Bad

Por Raquel Hernández Luján
-

Decir que Breaking Bad es una de las mejores ficciones televisivas de los últimos 20 años no es exagerar ni un poco. Adéntrate con nosostros en esta sorprendente serie que está a punto de finalizar su andadura con la emisión de "Felina" el último episodio de la quinta temporada.

Seguramente Vince Gilligan no tenía ni idea de la que estaba a punto de armar cuando en 2008 se lanzó Breaking Bad. El proyecto ya había pasado por las manos de varias cadenas de televisión (HBO y TNT en 2005 y FX posteriormente), que dejaron escapar una oportunidad preciosa hasta que AMC se hizo con ella.

En un principio, se trataba de una serie modesta pero tremendamente adictiva cuya primera temporada, de apenas siete episodios a cuál más sorprendente, acababa de inaugurar un próspero show televisivo que culmina hoy mismo con la emisión de "Felina".

Ahora sí, los indecisos a los que no os gusta empezar una serie si no se ha emitido hasta el final no tenéis excusa para no engancharos a Breaking Bad... Pero ¿eso qué significa? Pues se trata de una expresión sureña para referirse a las personas que abandonan el buen camino, algo así como "volviéndose malo". Nuestra oveja descarriada es el apacible Walter White que, como explica en sus clases de química, va a sufrir una enorme transformación.

La trama

Walter White (Bryan Cranston) es un hombre que ha tirado la toalla ante los reveses de la vida. Trabaja como profesor de química en un instituto y echa horas extra en un lavadero de coches en el que es el último mono. Tiene un hijo discapacitado al que sobreprotege y deja que su esposa embarazada le mangonee impunemente, así que cuando le conocemos, no parece que esté precisamente a punto de embarcarse en una aventura excitante.

Sin embargo, todo da un giro de 180º cuando descubre que tiene un cáncer terminal y, echando cuentas, se percata de que su familia se quedará sin un futuro cuando él fallezca. Casualidades de la vida, topará con Jesse Pinkman (Aaron Paul), un alumno que se dedica a fabricar metanfetamina de manera casera y a menudear con su mercancía para obtener dinero con el que poder colocarse.

Alumno y maestro irán aprendiendo el uno del otro hasta convertirse en una suerte de Quijote y Sancho del tráfico de drogas... Por cierto, los elementos de la tabla periódica que aparecen en los títulos de crédito forman la fórmula de la metantefamina (C10H15N) y su peso molecular (149.24).

Curiosidades

Este apartado da para hacer varios reportajes pero vamos a seleccionar las anécdotas más curiosas. Tras las negativas de John Cusack y Matthew BroderickGilligan eligió a Bryan Cranston para el papel después de haber trabajado con él durante un episodio de la sexta temporada de la serie Expediente X titulado "Drive". En él daba vida a un antisemita que padecía de una enfermedad terminal y que tomaba como rehén a Fox Mulder, coprotagonista de la serie. Gilligan dijo que el personaje tenía que ser desagradable y compasivo al mismo tiempo, y que "Bryan era el único actor que podía hacer eso y hacerlo bien".

Hubo otros nueve intérpretes a los que Gilligan fichó en su etapa como productor en Expediente XAaron Paul, Dean Norris, Raymond Cruz, Danny Trejo, Javier Grajeda, Dale Dickey, Dan Desmond, John Koyama y Michael Shamus Wiles.

Por otra parte, Aaron Paul está en la serie de milagro ya que la intención original de Gilligan era que falleciera al final de la primera temporada. ¿Qué le hizo cambiar de opinión? Pues, en sus propias palabras, quedó tan impresionado con la actuación de Paul que "hubiese sido un error colosal matar a Jesse". Prueba de ello es la intensidad dramática que alcanza su personaje a lo largo de su devenir por la serie y del increíble tándem que forma junto a Bryan Cranston.


Los personajes principales de la serie están claramente diferenciados por la escala cromática de las ropas que visten: mientras Walter White suele ir vestido con colores verdes, marrones y negros, Jesse utiliza el amarillo y el rojo y Skyler suele ir de azul. Hank está en la gama de los tonos tierra y su esposa Marie (la hermana de Skyler) suele vestir de violeta. Aquí podéis ver la evolución por temporadas de los personajes.

Ojo al merchandising de la serie, que ha sido de lo más variado y, al margen de las clásicas camisetas, llaveros o figuritas ha incluido sales de baño de color azul llamadas "Bathing Bad" o réplicas de la famosa caravana utilizada por los protagonistas para cocinar meta.


Entre otras curiosidades, podemos nombrar también los crossover "divertidos" entre esta serie y otras, ya conoceréis el homenaje que le hizo Los Simpson con su metáfora de las muffins azules pero, no perdáis de vista éste clip que señala a Walter White como el responsable del estallido zombi de The Walking Dead (muy bueno):

Guía de personajes

  • Walter White (Bryan Cranston): es el protagonista absoluto de la serie y es su evolución la que marca a fuego cada temporada en su escarceo con el tráfico de drogas, el poder y la consecución de sus objetivos. Se trata de un hombre en la cincuentena que descubre que puede retomar las riendas de su vida y experimenta una evolución que se plasma de forma muy gráfica en su transformación física y hasta la adopción del sobrenombre de Heisenberg.
  • Skyler White (Anna Gunn): esposa de Walter, se presenta como una mujer dominante acostumbrada a tener la sartén cogida por el mango. El cambio en el carácter de su marido hará que su actitud pase por todos los estadios posibles: asombro, curiosidad, duda, reproche, incomprensión, deslealtad, complicidad... Merecidamente ganadora de un Emmy por su trabajo como actriz dramática.


 

  • Jesse Pinkman (Aaron Paul): es la pareja de baile de Walter en el viaje a los infiernos que ambos emprenden. Aunque sus motivaciones son muy diferentes el uno arrastra al otro de forma irremediable y sus destinos están entrelazados. A lo largo de la serie vemos cómo se hunde en el profundo pozo de la adicción y cómo posteriormente consigue salir adelante.
  • Jane Margolis (Krysten Ritter): aunque aparece en tan solo diez episodios de la serie, el personaje de Jane es fundamental para comprender la relación entre Jesse y Walter y el giro narrativo que sirve de bisagra entre la tercera y la cuarta temporada. Ella es una adicta a la heroína obligada por su padre a hacer una rehabilitación que arrastra consigo a Jesse cuando comienzan una destructiva relación.
  • Walter Junior (RJ Mitte): es el hijo mayor de Walter y Skyler. Padece una parálisis cerebral de nacimiento (como el actor que lo interpreta) que le provoca ciertas dificultades motrices y del habla, pero nada escapa a su atención y se convertirá en un personaje clave en determinados momentos.


 

  • Hank Schrader (Dean Norris): es el gato tras el ratón. Trabaja en la DEA como agente de campo buscando al tal Heisenberg que está revolucionando el mercado de la metanfetamina. Es el cuñado de los White y no tiene ni idea de que Walter es el hombre que busca. De hecho, ni se lo puede llegar a imaginar, porque le toma como a un perdedor.
  • Saul Goodman (Bob Odenkirk): es un abogado de pleitos perdidos y uno de los personajes más divertidos de la serie. Comienza a hacer acto de presencia a partir de la segunda temporada cuando es requerido por Walter y Jesse para blanquear el dinero de sus negocios cuando ven su programa de televisión "Better Call Saul". Es un personaje tan rico que ha sido elegido para protagonizar su propio spin-off.

Guía de personajes oscuros

  • Tuco Salamanca (Raymond Cruz): es un personaje totalmente impredecible y violento en extremo que se convierte en el distribuidor de Walter y Jesse. Domina el mercado mexicano y decide tratar con Heisenberg gracias a sus agallas.


 

  • Hector Salamanca (Marcos Margolis): otro de los personajes que consigue darle un giro a la acción con cada una de sus apariciones. Es el anciano tío de Tuco, un hombre que va en silla de ruedas y que no puede hablar, lo que no le impide expresar sus pensamientos perfectamente. Una auténtica pesadilla.
  • Gus Fring (Giancarlo Esposito): regenta una franquicia de comida de pollos en Nuevo México. Aunque parece ser un amable hombre de negocios y de hecho colabora en diversas causas antidroga es un verdadero psicópata ambicioso y peligroso en extremo.
  • Mike Ehrmantraut (Jonathan Banks): es un investigador privado que se presenta como uno más de los tentáculos de Saul Goodman pero que acabará deparando muchas sorpresas respecto a sus lealtades.

Por qué te la recomendamos

En primer lugar, alto y claro: esta es una serie bárbara que consigue sorprender con giros de guión inesperados. No lo digo solo yo sino que hay un consenso unánime de críticos que la consideran como una de las mejores series de todos los tiempos. Razón: un guión inmejorable que explota la tensión entre los personajes con la denominada técnica de la olla a presión. Sin lugar a dudas, uno de los mejores episodios de la serie es el de "La mosca" en la que el insecto volador viene a representar la obsesión, la presión y paranoia de un personaje al límite.

En segundo lugar, su gran virtud es que no es una serie innecesariamente alargada. Estamos hartos de ver series notables a las que no se sabe poner un final y que terminan bajando el listón de sus episodios limitándose a "cubrir el expediente". No es el caso de Breaking Bad: se va estando en la cresta de la ola porque así lo quiere su creador y esa arriesgada decisión, no solo hay que respetarla sino que hay que quitarse el sombrero.

Atención a los lugares donde se coloca la cámara para narrar los episodios porque prácticamente hay puntos de vista desde todos los lugares: el interior de un recipiente o una panorámica en la que el cielo parece comérselo todo. Y ojo también al excelente trabajo de fotografía que suele optar por la saturación de colores y, sobre todo por transmitir muchísima información sobre el estado anímico de los personajes (vamos, que cuando ellos sudan, tú también).

La explosiva mezcla de géneros ha sido una de las fórmulas de su éxito: tiene momentos de drama, pero los intérpretes (magníficos) han encontrado también sus momentos para introducir pinceladas cómicas. La originalidad es una de las mejores cartas de presentación de la serie: Breaking Bad no se parece a nada que hayas visto antes. Y cómo se agradece. Cuando empieces, no podrás parar.

Han sido cinco las temporadas que han conformado la serie: la primera constaba únicamente de 7 episodios mientras que la segunda, la tercera y la cuarta contaron con 13 y esta quinta y última ha contado con dos arcos de ocho episodios sumando 16 en total. ¿Necesitas repasar un poco? Aquí tienes el resumen de las cuatro primeras temporadas (hay spoilers, lógicamente):

Respecto al final de la serie, que se emitirá esta noche mismo, con el título "Felina" hay teorías que señalan que podría hacer alusión a los elementos de la tabla periódica: "Fe" + "Li + "Na" y de este modo hacer referencia de forma encubierta al hierro de la sangre, el litio de la metanfetamina y el sodio de las lágrimas, ¿tendremos que lamentar el final de Water White?

Teniendo en cuenta que los protagonistas de la serie han organizado un evento en un cementerio, y que en varias ocasiones Gilligan ha hablado de que "va a acabar mal" todo apunta a que esta parte de la teoría podría ser cierta.


Habrá que ver cómo se encauza el spin-off del artero picapleitos Saul Goodman para saber si podremos seguir de alguna forma disfrutando del espíritu de esta serie que toca a su fin... Está confirmado que se tratará de capítulos de una hora de duración (teniendo en cuenta pausas publicitarias, así que seguramente se quedarán en 45 minutos) y que el enfoque será dramático. En cualquier caso, es de esperar que también haya algo de humor, pues este personaje, interpretado por Bob Odenkirk, se presta mucho a ello y a buen seguro tiene muchas historias interesantes en la recámara antes de conocer a Jesse y Walter White.

Lecturas recomendadas