Reportaje

Reseñas de series: The Wire

Por Raquel Hernández Luján
-

Sesenta episodios repartidos a lo largo de cinco temporadas nos dieron una idea muy exacta de la dificultad de combatir el narcotráfico en la ciudad de Baltimore en The Wire. Tenemos el inmenso honor de comentar una de las mejores series a las que les podéis dedicar el tiempo, ¿preparados? ¡Vamos allá!

¿Cuántas veces te han recomendado The Wire o has oído decir que es una magnífica serie? Te ofrecemos un reportaje extenso para que ya no te quede más remedio que introducirte con nosotros en la esta ficción. Créeme, no te arrepentirás. Y si la has visto podemos rememorar juntos los momentazos de la serie, que no es poco.

 

The Wire se emitió entre 2002 y 2008 en el canal estadounidense HBO, mientras que en España fue TNT la encargada de emitir los sesenta episodios que componen este puzle complejo. Cada una de las temporadas de la serie aborda una de las facetas del problema del tráfico de drogas en Baltimore y en cómo la policía, con mayor o menor interés y teniendo de soslayar toda clase de escollos burocráticos y jerárquicos, trata de atrapar a los artífices por medio de escuchas.

 


La trama

El principal hilo argumental es el de la guerra constante de un tozudo policía contra el narcotráfico desde todas sus vertientes: la calle, el caladero que supone el puerto, la institución policial, la escuela o los medios de comunicación.

El creador de la serie, David Simon, trabajó durante quince años como periodista del Baltimore Sun y pasó un año investigando un departamento de homicidios de la policía para escribir su libro "Homicide: A Year on the Killing Streets". Allí conoció a Ed Burns un hombre que dedicó 20 años de su vida al Departamento de Policía de Baltimore y, más tarde, trabajó como profesor en una escuela intermedia.

Juntos investigaron la cultura de la droga y la pobreza en Baltimore para su libro "The Corner: A Year in the Life of an Inner-City Neighborhood". Todo ese material y esas experiencias sirvieron de base para la creación de las historias de The Wire y la construcción de sus personajes, inspirados a menudo en personas reales.

Guía de personajes

Uno de los puntos fuertes de la serie es el de no haberse valido de la popularidad de su reparto, en su mayoría prácticamente desconocido y, en numerosas ocasiones, directamente extraído de la propia sociedad que se quiere retratar. Haremos un repaso por los personajes más emblemáticos, son muchos, de modo que nos vamos a quedar con los imprescindibles:

  • McNulty: Dominic West da vida a un auténtico antihéroe, especialmente dotado para combatir el crimen, aunque un verdadero desastre en sus relaciones personales, tanto laborales como familiares. No se dedica precisamente a cosechar amistades, pero tiene instinto y perspicacia. Será de algún modo el líder por su enconamiento por hacer bien su trabajo, y, sobre todo, por demostrar su superioridad intelectual.
  • Bunk: Wendell Pierce es la mano derecha de McNulty, aunque también se encarga a menudo de recordarle que es un gilipollas. En general hacen un buen equipo y Bunk no deja de alucinar con su compañero y su comportamiento. Además son compañeros de borracheras.
  • Kima: Al principio de la serie es "la nueva" y tiene que comerse unos cuantos marrones, pero pronto se integra en el grupo y destaca por ser, de alguna forma, tan brillante como McNulty, del que por desgracia va a aprendiendo también en otros planos. Sonja Sohn construye un personaje muy interesante que nos adentra con total naturalidad en un tema poco explotado en series de televisión como son las relaciones de pareja entre mujeres.
  • Lester: Clarke Peters es la voz de la experiencia, un hombre que siempre va dos pasos por delante del resto del grupo y que tiene capacidad para liderar en momentos clave. Su capacidad de anticipación y de "ver a través de las personas" lo convierte en un personaje de lo más interesante.
  • Pryzbylewski: Si hay un personaje que evoluciona en The Wire, ese es "Prez", interpretado por Jim True-Frost. Cuando lo conocemos es un verdadero inútil, carente de empatía e incapacitado para el trabajo de campo, pero lo iremos redescubriendo a medida que de a conocer su talento entre los papeles relacionando información, deduciendo estrategias de los traficantes y, en suma, haciendo una labor policial fantástica. Sus pasos lo llevarán finalmente a dedicarse a la docencia.
  • Cedric: Es una pieza fundamental para la consolidación del grupo de escuchas y tendrá que arriesgar mucho para conseguir sus propósitos ya que la cúpula policial está plagada de incompetentes y corruptos a los que solo les interesa mantener su puesto. Su rostro es el de Lance Reddick.
  • Rhonda: Deirde Lovejoy es la ayudante del fiscal, una mujer implacable, luchadora y ambiciosa que a menudo le saca las castañas del fuego a McNulty.
  • Beady: Aunque nos la presentan en la segunda temporada, también se convertirá en un personaje de lo más interesante que pasará de realizar tareas rutinarias de vigilancia en el puerto de Baltimore a implicarse de lleno en las investigaciones.
  • Bubbles: Andre Royo es uno de los rostros míticos de The Wire. Cuando aparece por primera vez es un adicto solitario que trabaja como confidente para la policía. Lo vemos recaer tantas veces que nunca sabemos cuál va a ser su destino, o si seguirá vivo de un episodio a otro, a pesar de la simpatía y humanidad que rezuma su personaje. Es uno de los grandes.
  • Stringer Bell: Es el que dirige el cotarro y no le importa pisar cabezas. Eso sí, también es inteligente y sabe hacer las cosas con elegancia y discreción, lo que lo convierte en una auténtica bestia parda. Idris Elba saltó a la fama gracias a este papel.
  • Proposition Joe: Robert F. Chew regenta un local de reparaciones que le sirve de tapadera y viene a simbolizar cuál es su verdadera ocupación: presta dinero, mueve fichas y es un intermediario indispensable para que los engranajes del sistema funcionen.
  • "El griego": Bill Raymond da vida a uno de esos villanos crueles que son imposibles de olvidar. No hay escrúpulos que valgan cuando hay dinero de por medio, ni esfera a la que no se pueda llegar para conseguir sus propósitos. Este personaje da mucho miedito.
  • Omar: Michael K. Williams se hizo con el papel tras una única audición. Encaja a la perfección con el hombre al que venía a representar: Donnie Andrews, una suerte de Robin Hood de las calles que asesinaba a sangre fría a los traficantes y los asaltaba, lo que le valió una pena de cárcel importante. Fue consultor de la serie y falleció a finales de 2012. Es uno de los personajes más carismáticos y queridos por la audiencia, y su silbido característico (con la musiquilla de "A Hunting We Will Go"), se convirtió en una de las señas de identidad de The Wire.
  • Snoop: Felicia Pearson mantiene su nombre y apodo en la serie. Es sin lugar a dudas el rol femenino más fuerte de todas las temporadas y también el más despiadado. Su personaje era capaz de matar con una frialdad pasmosa, hasta el punto de que Stephen King la bautizó como “la villana más temible que ha habido nunca en la tele”. En la vida real, su vida ha sido también convulsa y ha tenido problemas con la justicia por tráfico de heroína incluso después de haber pasado por la serie. Aquí podéis leer más sobre ella.
  • Carcetti: Aidan Gillen (Meñique en Juego de tronos) es la viva imagen del político corrupto. Como en eso en España tenemos lamentablemente mucha experiencia poco más tengo que añadir, os resultará familiar.

No son todos los que son pero si son todos los que están. Hay que tener en cuenta que se pueden contar más de 200 personajes y que muchos de ellos, aunque tienen papeles breves porque la tasa de mortalidad es muy alta en cada episodio, son fundamentales para la historia, incluso desde el primer homicidio que abre el episodio inicial de la serie y nos plantea si Estados Unidos es un país libre, ¡menudo arranque!

Los chicos de la calle, los chavales de la escuela, los raterillos que se ganan la vida en "las toperas", los yonkis, los mandos intermedios de los capos locales... Todos merecerían estar aquí, ¡pero no quiero que os hagáis mayores leyendo!

Curiosidades

Para empezar por el principio es justo nombrar los títulos de crédito de las cinco temporadas. Cada una de ellas se vale de la misma canción titulada "Way Down In the Hole" compuesto por Tom Waits para el álbum "Frank's Wild Years".

Ésta es la letra y a continuación tenéis las cinco versiones de la cabecera de The Wire:

When you walk through the garden, you gotta watch your back 

Well, I beg your pardon, walk the straight and narrow track 

If you walk with Jesus, he's gonna save your soul 

You gotta keep the Devil way down in the hole 

 

He's got the fire and the fury at his command 

Well, you don't have to worry if you hold on to Jesus' hand 

We'll all be safe from Satan when the thunder rolls 

We just got to keep the Devil way down in the hole 

 

All the angels sing about Jesus' mighty sword 

And they'll shield you with their wings, and keep you close to the Lord 

Don't pay heed to temptation, for his hands are so cold 

You gotta help me keep the Devil way down in the hole

Como decíamos, el opening es parte integrante de la serie, ya que cada temporada cambiaba la versión y el intérprete para estar en consonancia con la temática: de la primera se ocupó el grupo The Blind Boys of Alabama, la segunda es la original de Tom Waits, la tercera es de The Neville Brothers, la cuarta es interpretada por el grupo DoMaJe compuesto por cinco chavales de Baltimore y la última por Steve Earle, también actor en la serie como un exadicto enfermo de SIDA y mentor de Bubbles.


Los créditos son tan famosos que hay quien incluso se ha tomado la molestia de hacer un crossover con Breaking Bad, otra serie de culto con la que habitualmente es comparada por su temática y calidad (que no por su ritmo ni su verosimilitud):

Por lo demás la música de The Wire es básicamente diegética (si se escucha es porque está dentro de la historia, no como acompañamiento). Y es fabulosa, tanto que se han editado dos discos: "The Wire: '...and all the pieces matters'" (título que parafrasea una de las citas más importantes de las que pueden escucharse en la serie) y "Beyond Hamsterdam". Aunque el tema que más se escucha a lo largo de los episodios es... la sirena de la policía.

De todas las secuencias de la serie quizás la más hilarante es la que ha dado en llamarse "Fuck Scene" en la que McNulty, el protagonista de la serie, y su compañero Bunk revisan la escena de un crimen. En total la palabra "fuck" puede escucharse unas 38 veces en menos de cuatro minutos. Y no hace falta más para comprender lo que sucede:

En cuanto a otras curiosidades, las hay de todos los colores: desde la batalla del protagonista Dominic West para desprenderse del acento inglés para poder meterse en la piel del irlandés McNulty, hasta la complejidad de la jerga que utilizan los personajes en la calle, que hizo que en ciertos territorios de Reino Unido se planteara la posibilidad de ver los capítulos subtitulados para poder comprender los diálogos.

 

Dejemos a un lado "cómo se dice" para ver "qué se dice". Quienes hayáis disfrutado de la serie sabréis que cada episodio se abría con una cita (que por supuesto aparecía a lo largo del capítulo en boca de uno de los personajes) y cuya importancia era radical. Aquí tenéis la recopilación de algunas de ellas y de otras frases lapidarias indispensables (cuidado porque contiene spoilers):

 

Por qué te la recomendamos

Hay muchos y grandes motivos por los que os recomendamos encarecidamente esta serie: el primero de ellos es su estilo realista y sus afinadísimos diálogos. Nada en The Wire pasa por casualidad y por supuesto hay una variada escala de grises que nos permite contemplar a los personajes desde un prisma poliédrico: no hay buenos y malos, pero, como reza una de las citas más importantes que podemos extraer de la serie "Si no juegas, no puedes perder". Y el juego queda perfectamente representado en este clip de vídeo:

The Wire ha recibido en numerosas ocasiones un reconocimiento que la ha llevado a alzarse como una de las mejores series de televisión de la historia y ha sido alabada por la crítica por su complejidad y profundidad consiguiendo hasta 12 premios y dos candidaturas a los Emmy.

Hay que advertir también que la serie no tiene un ritmo trepidante ni una estructura tan calculada como las series que estamos acostumbrados a ver. En ese sentido es exigente con el espectador que tiene que permanecer atento para captar los matices, percatarse de cosas que suceden en segundo plano y pueden pasar inadvertidas y, sobre todo, a los diálogos, en los que el subtexto es fundamental. Es decir, que hay que estar atento no solo a lo que se dice sino a quién, cómo, en qué circunstancia y con qué intencionalidad lo dice.

 


Lecturas imprescincibles para sacarle aún más jugo a la serie:

  • "The Wire: toda la verdad", un libro escrito por Rafael Álvarez en colaboración con el creador de la serie David Simon, que viene a ser la guía oficial con material de lo más interesante como entrevistas al reparto, resúmenes de cada temporada y episodio.
  • "La esquina" y "Homicidio": son los precedentes de una miniserie titulada The Corner que dio paso a The Wire posteriormente. Vienen a ser la semilla en la que se David Simon se adentraba en Baltimore de una forma concienzuda retratando una sociedad decadente y autodestructiva, pero que sin embargo escondía multitud de engranajes para perpetuar esa situación.
  • En cuanto al material que se puede consultar en Internet además de los guiones del primer y último capítulo de la serie, encontramos la "biblia" de The Wire, el documento con el que su creador presentaba el fruto de su trabajo en el 2000 y que recoge el esqueleto básico de lo que después sería esta ficción a lo largo de sus 79 páginas (que se pueden ver en pdf). ¡Qué razón tenía cuando apuntaba que The Wire sería mucho más que una serie de policías!

Lecturas recomendadas