Reportaje

Saga llega a España, y lo hemos leído....

Por Jesús Delgado
-

Planeta DeAgostini publica este mes el bombazo del año en Estados Unidos: Saga, una obra que seguro se convertirá en un hito del mundo de la historieta internacional. ¿Os lo vais a perder?

En 2010, se rumoreó que Brian K. Vaughan (el responsable de Runnaways, Y: El último hombre y Ex Machina) dejaba el mundo del cómic para dedicarse a otra cosa: Literatura, series de televisión, o lo que fuera, con tal de que pudiera decidir sobre sus creaciones y tener control sobre ellas. Por supuesto, esto fue un mazazo para el lector medio, para el que, con tanta morralla como se publica, las obras de Vaughan eran un manjar poco habitual. Sin embargo, el disgusto duró poco. En la San Diego Comic Con de ese mismo año, el escritor anunció que no se iba, sino que estaba trabajando en un nuevo proyecto que editaría Image (la única editorial que a día de hoy parece dar más libertad a sus creativos) y que recibiría el nombre de Saga.

 

Saga vol. 1 en Hobby Consolas.com

 

¿Pero qué es Saga?, preguntaréis. Para empezar el nombre lo dice todo, pues pretende ser eso, una saga, en la que se narran los cimientos de una familia, su evolución y las ramas de toda una genealogía. Para presentarla, el autor la enmarca en medio de una space opera sui generis en la que da cabida a la magia, la tecnología e incluso la metafísica.

 

Marko en Saga vol. 1 en Hobby Consolas.com

 

Como punto de arranque, Saga se inicia con un nacimiento, el de la narradora, fruto del amor prohibido entre miembros de dos especies enfrentadas. Para rizar el rizo, los padres son soldados de sus respectivos ejércitos, han desertado y les persiguen los altos mandos, quienes temen que el nacimiento de la criatura se haga público y ponga en peligro sus políticas belicistas. Os podéis imaginar todo lo que eso conllevará: cazarrecompensas, huídas en naves espaciales, exploración de planetas, combates, etc... Pero claro, teñido e hilado con la maravillosa mano de un autor como Vaughan, quien además cuenta con la ayuda de la canadiense Fiona Stapples ( T.H.U.N.D.E.R.) para que dibuje este mundo por él.

 

IV y la nave de El Tallo en Saga vol. 1 en Hobby Consolas.com

 

Para quienes queráis saber más y os pique la curiosidad, el primer volumen de SAGA ya puede adquirirse en tiendas especializadas y grandes superficies por un precio de 16,95 euros. Este volumen de tapa dura contiene los seis primeros números de tirada americana, los cuales suman un total de 168 páginas a todo color. Y ahora, si os apetece leer la parte divertida, la opinión de un servidor, seguid en el siguiente epígrafe.

Lo mejor de dos mundos.

Lo primero que hay que destacar es la presentación y la encuadernación del presente tomo. Normalmente un libro no debe juzgarse por sus tapas. Pero en este aspecto, Planeta DeAgostini demuestra por qué son la editorial de mayor calidad de editado de cómic en este país. Entre eso y la calidad del papel, así da gusto gastarse más de 15 euros.

 

Pasando al contenido, hablemos en primer lugar del cómic en sí. Para empezar, SAGA no es nada novedoso, pero sí es genial. Brian K. Vaughan y Fiona Stapples no han inventado nada nuevo y a la vez, sí lo han hecho. Esta paradoja se debe a que el dúo ha cogido obras como El Incal, los Tecnopadres y demás obras de ci-fi de cómic europeo y han adaptado su estética para el mercado de EEUU: Sexo y violencia explícita a todo color junto a un lenguaje adulto y situaciones comprometidas que JAMÁS Marvel o DC hubieran permitido que el autor plantease de esa forma. Por lo tanto, Saga, al igual que la protagonista de la historia, es un milagro que une lo mejor del cómic europeo con las dinámicas editoriales de EEUU. Lo dicho, Lo mejor de dos mundos.

 

Marko y El Tallo en Saga vol. 1 en Hobby Consolas.com

 

Adentrándonos en la obra, los textos de Brian K. Vaughan son soberbios. El guionista no solo es capaz de crear un mundo nuevo y único en el que logra mezclar hechicería y tecnología con razas genuinas creadas por él mismo, sino que lo puebla con unos protagonistas ricos y multidimensionales. Incluso los secundarios están muy bien definidos; sus motivaciones son claras y su forma de actuar coherente. Además, su texto contiene todo: aventura, humor, romance, ternura, sordidez. Y eso sin olvidar que Vaughan maneja la cultura y el lenguaje pop como pocos escritores, y aquí logra insertarla de manera brillante.

 

Cabe destacar también el tratamiento de los personajes femeninos. Vaughan es sin duda alguna el mejor guionista masculino que retrata mujeres a día de hoy: Ni crea mujeres objeto, ni iconos sexuales, ni hipérboles feministas, ni nada por el estilo. Sus heroínas son mujeres normales (con sus virtudes y sus defectos) que se ven arrastradas a situaciones nada convencionales a las que sobreviven porque le echan un buen par de ovarios. Dicho esto, pregunto, ¿cómo no es posible enamorarse de ellas en un sentido cuanto menos platónico?

 

 

Además, la dibujante Fiona Stapples nos lo pone fácil. No solo dota a los seres de este universo de una gran riqueza facial sino que los retrata con una amplia diversidad de características físicas que los distinguen a unos de otros, haciendo a cada personaje único. Aunque no se recrea ni en espectaculares planos generales ni en rostros hiper-detallados y su trazo a veces peca de lineal, la simpleza de sus ilustraciones rozan los genial, permitiendo una lectura ligera y reposada que no cansa la vista, sino que incluso la agiliza.

 

Por otro lado, su coloreado plano es excepcional, creando luces y sombras donde debe haberlas e incluso ayuda a la hora de crear atmósfera. Por todo ello, es de esperar que tras Saga, Stapples se convierta en una ilustradora consagrada.