Reportaje

Satoru Iwata: una vida dedicada a los videojuegos

Por Álvaro Alonso
-

Satoru Iwata era mucho más que el presidente de Nintendo: era una parte de la Trifuerza sobre la que se ha sostenido la compañía desde el año 2002, un excelente programador y, ante todo, un jugador de corazón. Repasamos los mayores logros a lo largo de su carrera.  

Satoru Iwata, presidente de Nintendo, ha muerto a los 55 años debido a la obstrucción del conducto biliar provocada por un cáncer. Hoy, el mundo de los videojuegos despide a una de las figuras que más han contribuido a su evolución, un hombre que siempre supo sonreír ante la adversidad y que luchó hasta el último momento por la compañía que, cuando no era más que un aficionado como nosotros, le dio la oportunidad de convertirse en leyenda. Hoy, el mundo de los videojuegos es un lugar un poco más triste.

Un 6 de diciembre de 1959 nacía en Sapporo, al norte de Hokkaido, el hombre que siempre con amabilidad nos pedía comprensión. Desde pequeño demostró gran pasión por los videojuegos, y ya en el colegio pasaba horas y horas programando aplicaciones para su calculadora. Estó llamó la atención de los miembros de HAL Laboratory, que le ofrecieron la oportunidad de trabajar junto a ellos en juegos como Ballon Fight y la saga Kirby.

En 1993, Nintendo atravesó problemas financieros; Iwata hizo de faro en la oscuridad y salvó a la compañía, estabilizando sus cuentas y convirtiéndose en el presidente de HAL por sus méritos. Pero aunque Iwata fue escalando puestos dentro de las altas esferas de Nintendo, nunco dejó de lado su faceta como programador. Él mismo lo dejó claro durante la Games Developer Conference del año 2005, en la que recitó una de sus frases más célebres:

"En mi tarjeta de presentación, soy presidente corporativo. En mi mente, soy desarrollador de videojuegos. Pero en mi corazón, soy jugador."


Entre sus mayores logros como programador, está el haber rehecho desde cero el código de Mother (lanzado para NES sólo en Japón) para facilitar el desarrollo de una de las mayores obras maestras de Super Nintendo: Earthbound (Mother 2). ¿Sabíais que Super Smash Bros. Melee estuvo a punto de retrasarse? El juego llegó a las tiendas el día que tenía previsto gracias a Iwata: él mismo limpió el código para hacerlo posible.

Pero quizás sus mayores hazañas como desarrollador fueron las que realizó junto a Game Freak: cuando la compañía daba sus primeros pasos en el mundillo, Satoru Iwata les echó una mano con Pokemon Stadium, transfiriendo el código de combate de las ediciones Rojo/Verde a la versión de Nintendo 64... ¡Sin ningún documento de referencia! Y agarraos a vuestros asientos: en un principio, Pokémon Oro/Plata sólo iban a contar con la región de Johto; pero Iwata llegó, comprimió al máximo todos los datos creados por Game Freak y quedó tanto espacio libre en el cartucho... Que introdujeron también Kanto, el mapa de Rojo/Azul. Vamos, que sin él nos habríamos perdido la mitad del juego.

En el año 2002, después de que Yamauchi se retirase, Iwata se convirtió en el cuarto presidente de Nintendo, y el primero que no tenía relación directa con la familia Yamauchi. En el E3 de 2005 protagonizó una de las presentaciones más impresionantes de toda la historia de la feria: subió al escenario y, literalmente, se sacó del bolsillo la nueva consola de Nintendo: Revolution (nombre en clave de Wii):

¿Decís que queréis una Revolución? Pues... ¡La tenemos!


Fue responsable de los Iwata Asks, sección cuyo objetivo era 'humanizar' a los desarroladores mostrando su trabajo de forma directa y cercana, siendo él mismo quien actuaba como entrevistador y hacía las preguntas que muchos de nosotros teníamos en mente. De forma muy similar, fue el artífice de uno de los movimientos más sonados de los últimos años: tras convertirse en CEO de Nintendo América, decidió abandonar las conferencias del E3 para presentar todos sus anuncios de forma instántanea mediante los Nintendo Direct que, por desgracia, no volverán a ser lo mismo sin su toque cómico.

Su última aparición pública fue durante la reunión de accionistas de Nintendo, donde Iwata anunció que la compañía realizaría juegos para el mercado móvil en colaboración con DeNA y, especialmente, que ya trabajaban en una nueva plataforma: Nintendo NX. Iwata siempre fue un ejemplo, tanto para jugadores de todo el mundo como para el resto de trabajadores de Nintendo, y prueba de ello fue que estuvo dispuesto a reducir su sueldo a la mitad para ayudar a la compañía a salir del estancamiento de los últimos años.

Satoru se vio obligado a saltarse el E3 2014 debido a problemas de salud, y hace escasos meses entró en quirofano para someterse a una operación de la que aún se recuperaba. Hoy, 13 de julio de 2015, el cáncer ha vencido al Champiñón Verde y se ha llevado al hombre de la eterna sonrisa. Y así le recordamos: sonriendo. Porque aunque ahora ocupa su lugar en las estrellas junto a Gunpei Yokoi e Hiroshi Yamauchi, las horas de diversión que nos ha dado y segurirá dando... Son eternas.

Estés donde estés, gracias.

Lecturas recomendadas