Reportaje

Secret Wars 2015 - Review del cómic crossover

Por Jesús Delgado
-

Secret Wars 2015 ya ha concluído en España. El cómic crossover de Jonathan Hickman y Esad Ribid que ha "resetado" el Universo Marvel se ha terminado y el Nuevo Universo Marvel ya está aquí. En esta review os hacemos un repaso por los nueve números de la obra principal.

La gorda ha cantado y el telón ha caído. Secret Wars ha terminado. Pero no nos referimos a las clásicas Secret Wars de 1984, sino al crossover que Marvel se marcó el pasado año y que ha terminado recientemente en España, dando lugar al nuevo Universo Marvel, cuya continuidad comienza ocho meses después de que el evento acabara.

Jonathan Hickman (4 Fantásticos, Ultimate Comics, Vengadores) y el dibujante Esad Ribic (Vengadores) firman el tronco de este macro-crossover, una colección formada por nueve números con los que se sentencia el final del viejo multiverso de Marvel Comics (la línea tradicional, la línea Ultimate y el resto de universos paralelos) y se asienta la base para un nuevo universo comiquero, con nuevas tierras paralelas y una nueva tierra base para las colecciones de Marvel en las que se aunan los héroes de la continuidad tradicional y los del universo Ultimate.

Pero no adelantemos acontecimientos. Secret Wars 2015 supone una especie de reinicio, cuando la realidad que conocemos se colapsa y se crea un único nuevo mundo. Este lugar, conocido como Mundo de Batalla está regido por un único dios-soberano: Muerte. El Doctor Muerte ha alcazando su meta, convirtiéndose en la gran deidad de Marvel, rigiendo un reino formado por los supervivientes de las distintas tierras (Marvel Zombies, Futuro Imperfecto, una Civil War que nunca acabó, la tierra de los Peque Marvel, Spider-Island, etc...). Sin embargo, algunos supervivientes no están conformes con su reinado y pronto comienzan a planear cómo derrocar al "tirano".

Bienvenidos a la maravillosa tierra de Muerte

Secret Wars 2015 es un proyecto que lleva costruyendose desde hace varios años. Prácticamentes desde Marvel Now! (aquel intento de reinicio o reboot), Marvel ha ido coqueteando con la fórmula de crear algo nuevo. Axis fue otro intento y los cambios de rol de ciertos personajes (Capitán América Halcón o Thor Mujer, por ejemplo) fueron cimentando el camino del cambio hasta este supuesto punto y aparte, que la verdad nos ha parecido un poco decepcionante al menos a nivel argumental. Recordemos que desde hace meses, Marvel nos llevaba martilleando con la idea del Mundo de Batalla formando un único mundo en el que las distintas Tierras paralelas coexistían. De la misma manera, las imágenes promocionales prometían duelos entre ejércitos de superhéroes en enormes y descomunales batallas. Al final, sentimos deciroslo, no veréis nada de ésto verésis.

Por un lado, ciertamente hay tropocientas tierras infinitas, las cuales se suponen gobernadas por sátrapas elegidos por el propio Muerte. Estos territorios, conocidos como baronías, está regidas por héroes y villanos adictos a la causa del nuevo dios. Sin embargo, sus enfrentamientos por el favor de su señor (o por rencillas personales) se quedan prácticamente en las múltiples colecciones tie-in del evento. De hecho si hay algo que sobra (hasta la nausea) en este crossover son precisamente la miriada de colecciones y tie-in, cuyo fin se supone destinado a completar la lectura de la serie principal. Sin embargo, su lectura parece hacerse indispensable pra sacar jugo a una historia que carece de alma y que a duras penas logra emocionar. De hecho, lamentablemente la mayor parte de las colecciones secundarias son de una calidad bastante dudosa, con un fin más destinado a rellenar vacíos en la librería especializada que a cubrir vacíos argumentales. 

Además, ya os adelantamos que hay un par de batallas, que aunque divertidas, tampoco tiene un devenir muy inesperado. De hecho, los dialogos y el desarrollo de la narración resulta hasta predecible.¡Pero más defenestrada todavía queda la otra premisa! Jonathan Hickman bautiza a esta historia como "Secret Wars" cuando no hay una guerra como tal ni tampoco es lo que digamos un evento secreto. Imaginamos que los demonios encerrados en el departamento de Marketing volvieron a hacer de las suyas cuando decidieron llamar Secret Wars a este nuevo crossover. De lo contrario no se entendiende este título salvo como guiño al Mundo de Batalla original.

Por otro lado, no nos vamos a olvidar la premisa de generar una crisis en el multiverso, para luego crear un nuevo universo y una continuidad diferente (pero igual). Lo sentimos por Hickman y por Marvel, pero la idea huele de lejos a un crossover clásico de DC Comics, la competencia, llamado Crisis en Tierras Infinitas. En éste, DC básicamente se laminaba su viejo multiverso y creaba una nueva continuidad. Algo parecido a lo que aquí ha ocurrido y que la editorial de Batman y Superman ha reptido varias veces cada diez años. Si bien Marvel parecía haber evitado esta medida hasta ahora, al final ha caído en la misma y nefasta dinámica. Esta decisión nos debería preocupar en tanto a que Marvel se había distanciado de los pasos que han llevado a DC ha ser duramente criticada. Si ahora también sigue la misma línea podría crearse un peligroso y nada agradable panorama en los cómics, dependiente de los continuos reboots. 

Ahora bien, para que luego no digáis que Warner y DC Comics nos paga con maletas y sobres llenos de cosas verdes, vamos a decir también cosas buenas del cómic. Y es que si la narración es pobre, su nivel visual es diametralmente opuesto. Esad Ribic ofrece uno de los cómics más maravillosamente dibujados de Marvel Comics hasta la fecha. Si la historia de Secret Wars 2015 es pobre y algo torpe, incoherente incluso con su título, el trabajo del ilustrador croata salva por completo el día. Ribic retrata el Universo Marvel con una riqueza y un detalle que no se había visto en mucho tiempo. El nivel de detalle y variedad de rostros y expresiones convierte los números de la serie principal de Secret Wars 2015 en una maravilla. No nos extrañe que Ribic haya despuntado como portadista desde hace tiempo. Sin embargo, con la presente colección demuestra ser un ilustrador de interiores muy digno de tener en cuenta y del que esperamos ver más en el futuro. 

Pero también tengamos en cuenta que el mérito no solo se debe al ilustrador en este apartado. El colorista Ive Svorcina, colaborador habitual de Ribic, nos regala los ojos con una amplia y rica gama de colores. Su gestión del color en el cómic es sencillamente maravillosa y acertada. La diversidad de tonos y la aplicación de éstos dota a la obra de cierto aire onírico que viene de perlas como relato cosmogónico para la creación de un nuevo universo Marvel. Quizá este sea el segundo punto por el cual la obra vale su peso en oro.

¡Ah y tampoco nos olvidemos de las portadas! Ya hablemos de las portadas oficiales de Alex Ross o las variantes que firman autores como Simone Bianchi, Siya Orum o Tomm Coker, cada una de las ilustraciones de las cubiertas son dignas de estar enmarcadas.Resulta una lástima el que una historia tan floja haya servido de excusa para que tengamos una de las más bellas colecciones de ilustraciones de portadistas de la historia del cómic. Eso, desde luego, no pasa todos los días, tenedlo muy presente a la hora de juzgar también Secret Wars 2015.




Curiosiddes de MARVEL -MUTE- por hobbyconsolas

Por tanto, concluímos: consideramos que los 9 números de Secret Wars 2015 y sus otros crossover un producto de consumo rápido y sin mucha trascendencia, de poco valor narrativo. Hickman tiene cosas bastante decentes en su currículum, pero esta serie no es una de ellas. En contraprestación, y por fortuna, visualmente se trata de un tesoro en papel. Solo por el apartado visual, el color y las portadas, Secret Wars es una serie que merece pertenecer a una biblioteca de cómics. Por otro lado, su supuesta condición de final del Universo Marvel tradicional, también le dota de esta dignidad. Muy a pesar de que la historia no esté a la altura de lo prometido, eso sí. 

Lecturas recomendadas