Reportaje

Segunda opinión sobre Retro City Rampage

Por Mercedes López
-

Dicen que somos la generación de los nostálgicos, que nos aferramos a aquello con lo que crecimos… y si eso es cierto, esta pequeña joya independiente digital es la prueba definitiva de ello. ¿Un GTA plagado de referencias a juegos retro y con aspecto de juego de 8-bits?

Frente al análisis de Retro City Rampage de nuestro compañero Daniel Quesada, cabe una segunda opinión muy, muy distinta, sobre todo si has crecido con una Atari o una NES en casa, juegos como Duck Hunt, Super Hang On, Zelda o Smash TV son algo familiar y “El coche fantástico” o “El equipo A” amenizaron las tardes de tu infancia. En ese caso, Retro City Rampage es un juego hecho para ti. Y es que la cantidad de referencias a esa época es una de las constantes en el juego...

Ningún icono “importante” de los 80/90 se queda sin hacer acto de presecia: “Las Tortugas Ninja”, “Dr. Who”, “Thundercats”, “Regreso al Futuro”, Mario, Sonic, Frogger, Paperboy, Mortal Kombat, Bionic Commando, Jackal… solo en los 10 primeros minutos el bombardeo es tan grande que coger todas y cada una de las referencias se convierten en un juego dentro del propio juego. Algunas duran segundos, otras son un simple comentario en un diálogo, otras una misión entera…

Un homenaje a la época dorada del videojuego... y la tele

Y no solo eso: títulos de PC clásicos, restaurantes americanos conocidos… nada de la cultura popular de la década se salva de ser parodiado, incluso en los carteles y logos que pueblan la ciudad. Puede que algunas gracias no terminen de cuajar, pero la gran mayoría sí son capaces de arrancar una sonrisa. Sonrisas que incluso comienzan con el propio manual digital del juego, que homenajea a los viejos panfletos con páginas para tomar notas (y que vienen dibujadas de serie) o con frases realmente graciosas.

Incluso hay más. Los homenajes a los viejos sistemas siguen incluso por las opciones de vídeo, que nos permiten ajustar los efectos gráficos o incluso el mueble en el que jugamos a distintos sistemas, desde Game Boy, Coin Ops, los viejos monitores fosforito o incluso Virtual Boy, todas con un nombre adaptado que tampoco tiene desperdicio. Como decimos, el juego está hecho desde el amor más profundo a lo retro.

Pero, a la hora de jugar, ¿qué es exactamente Retro City Rampage? Pues como hemos dicho en la review, el desarrollo es el de un GTA, es decir, un mundo abierto en el que podemos cumplir misiones de todo tipo (hasta opcionales), conducir 50 vehículos (bicis, tanques, carros de la compra…), entrar en tiendas para comprar accesorios para nuestro personaje (llamado Jugador), participar en minijuegos (algunos de ellos muy currados), pero todo desde un planteamiento 8-bits.

Es decir, aquí no tenemos un mundo 3D, sino una perspectiva cenital que nos muestra un mundo pixelado y 2D. Eso sí, no pienses que por esto la jugabilidad se ha empobrecido: apuntamos y disparamos más de 25 armas con el stick derecho (boomerang, espada, fregona, pistola, dinamita, bazooka, brazo biónico…), hay misiones de desafío (como las masacres de GTA), podemos saltar sobre los enemigos para que suelten monedas (al estilo Mario), agarrarlos e incluso lanzarlos contra otros peatones, tunear los vehículos… Por haber, hay hasta un sistema de cobertura.

Estilo GTA, mezclado y bien agitado

En cuanto al modo Historia, ofrece un total de 62 misiones, que suelen seguir el desarrollo típico de lo visto en GTA (ir de un punto A a un punto B, acción, robar objetos…), aunque hay otras que son minijuegos en sí mismas para recrear, por ejemplo, una zona de Zelda o Metal Gear o una zona de plataformas y las hay incluso que ofrecen más de un objetivo a cumplir (como “recuperar” 3 coches de sus dueños).

Tampoco faltan tiendas de tatuajes, peluquerías o incluso clínicas de cirugía para cambiar el aspecto de nuestro personaje, entre más de 200 looks distintos, los cameos de otros juegos indies que tienen sus propios minijuegos en un salón recreativo (Super Meat Boy, BIT.TRIP y Epic Meal Time) y 40 desafíos que vienen a ser como los iconos de masacre de GTA, pero con pruebas centradas en velocidad, disparos y otras variantes.

"Old school" hasta en la dificultad

El control suele funcionar bastante bien, si bien es cierto que al principio algunas acciones pueden costar un poco, como la conducción o saltar y pisotear a los enemigos y peatones. Insistimos, si tienes experiencia en juegos de la era 8-bit, el proceso de “adaptación” es más corto. Incluso tiene picos en los que la dificultad se dispara, como el enemigo final… pero eso no deja de ser también un guiño a los juegos de la época, en oposición a la facilidad reinante en la gran mayoría de títulos actuales.

Si vas al grano, a cumplir las misiones, el juego puede durarte unas 6-7 horas aproximadamente, contando los picos de dificultad, aunque hay mucho más por ver y hacer. Y, una vez completado el modo historia te quedarán otros dos modos más por probar: Desafíos de Arcadia (más retos que se pueden jugar de forma independiente) y Modo Libre para explorar la ciudad con dinero infinito y así poder degustar hasta el último detalle de Theftopolis, la ciudad del juego.

Un apartado técnico retro... pero cuidado

La clave, durante todo el juego, es que la parte artística es sobresaliente. El "pixel art" o la recreación mediante píxeles de todos los elementos de juego solo se puede calificar de magistral y que solo con un puñado de minúsculos cuadrados de colores recrea un imaginario colectivo enorme, hasta en las escenas de vídeo, donde podemos encontrarnos a un super-reconocible villano apodado Dr. Von Buttnick...

Y aún hay más, el juego ofrece más de dos horas y media de música “chiptunera” (como los efectos) que, si bien es variada y tiene temas pegadizos, puede llegar a cansar en sesiones de juego largas (o no, depende de cada uno). También incluye opciones como poder guardar la repetición de las misiones, ránkings online o, en el caso de PS3 y PS Vita, Cross-Buy (compra el juego en una y te lo llevas para la otra), pudiendo además guardar la partida en la nube y seguir en la consola que quieras.

Si a esto le sumamos que el precio tampoco está nada mal (en PSN cuesta 11,25 euros, 800 MS Points y 13,99 en PC), el resultado es que Retro City Rampage es un juego, cuando menos atractivo. Insistimos, si te va el desarrollo tipo GTA y los juegos retro, seguro que le encuentras más atractivos que defectos, que también los tiene (como una traducción bastante mala). Pero aún así, se nota que es un juego hecho desde el amor por unos juegos y una época que, como todas, no se volverá a repetir.

Puntuación: 92

Ahora que se habla tanto de ¡Rompe Ralph! y su homenaje a los videojuegos, Retro City Rampage va pero mucho más lejos en lo que se refiere a referencias, guiños y parodias, tanto de series como películas y juegos. Es un juego desarrollado por una única persona, que ha demostrado un enorme talento y amor por los videojuegos. Es nostalgia pura, con humor, sí, pero nostalgia. Si a eso añadimos que todo se desarrolla en un mundo abierto y con una estética única, solo podemos calificarlo como un título sobresaliente. Quizá no sea recomendable para todos los públicos, pero si creciste en la década de los 80, seguro que consigue atraparte. Lo malo es que tardaremos bastante en volver a disfrutar de algo parecido…