Reportaje

Sigiloso avance de Hitman Absolution

Por Alberto Lloret
-

Probamos las 5 primeras misiones de Hitman Absolution, el esperado regreso del agente 47 a las consolas y el PC tras 6 años de descanso, en los que le ha dado tiempo a preparar un montón de suculentas novedades.

Hablar de Hitman es hablar del agente 47, el primer “gran” asesino a sueldo de los videojuegos, conocido por su alopecia, su código de barras en la nuca y, sobre todo, por ser tan letal como tenaz a la hora de cumplir encargos. Ya en su primer juego, del año 2000, vimos las líneas maestras de lo que serían sus siguientes títulos: entornos abiertos, un objetivo a eliminar y gran libertad para hacerlo.

Puedes usar el sigilo, la acción directa y todo lo que cabe entre medias, como disfrazarte de cocinero y envenenar al objetivo y huir del escenario del crimen sin ser detectado. Todo ello respaldado con acciones como arrastrar cuerpos, usar armas silenciadas, disfrazarte con la vestimenta de las víctimas y un larguísimo etc. Así, las primeras entregas no dejaron de ser más que una mera sucesión de encargos de la ICA, la agencia que nos encargaba las misiones, aunque poco a poco la trama ha ido ganando peso hasta llegar a Absolution, en la que IO Interactve ha echado el resto tejiendo una aventura en toda regla, en la que incluso nos enfrentaremos a niveles en los que el objetivo seremos nosotros… y tendremos que sobrevivir en un entorno totalmente hostil.

El camino hacia la redención

Hitman Absolution tomará como punto de partida algunos personajes y hechos de la anterior entrega, aunque no será necesario haberla jugado para entender la trama de Absolution. Básicamente, lo único que debes saber es que Diana Burnwood, la controladora o intermediaria entre el Agente 47 y la agencia en anteriores Hitman, quien además salvo la vida de 47 en Blood Money, traiciona a la ICA llevándose a Victoria, una joven muy valiosa para la organización. Y, como no podía ser de otra manera, el jefe de la agencia, Benjamin Travis, pone a su mejor hombre tras la pista de Diana, conocedor de la frialdad de 47 y que no dudará a la hora de apretar el gatillo cuando la tenga delante.

Así, nuestra primera misión se centrará en asaltar la mansión donde se esconde Diana para acabar con ella. A modo de tutorial aprenderemos las acciones básicas en el juego: ocultarnos con las paredes y muros, estrangular o partir cuellos (ahora podremos elegir entre ser letal o no), arrastrar cuerpos, cambiarnos de atuendo, recoger y usar elementos del entorno o incluso movernos por los menús de armas y utensilios. Todo ello con un interfaz sencillo y limpio, en el que incluso tienen cabida nuevos marcadores, como el indicador de instinto, que aparece en la parte inferior derecha de la pantalla.

Este indicador, que se rellena al realizar acciones sigilosas como acabar con un enemigo sin ser detectado, nos permitirá realizar diversas acciones especiales, como identificar a nuestros objetivos, ver las rutas que siguen nuestras potenciales amenazas: mimetizarnos con el entorno (por ejemplo, disfrazados de poli, que no sospeche el resto de la pasma que haya cerca de nosotros) o el llamado “tiro concentrado”, pensado para situaciones en las que encaramos a varios enemigos, ya que podremos fijar a cámara lenta diferentes puntos de disparo en los cuerpos de los enemigos, para luego soltar las balas de forma “automática”. He aquí un ejemplo de todo ello...

El caso es que una vez flanqueada la seguridad de la mansión (podremos usar diferentes tácticas y distracciones, como abrir unas persianas electrónicas para molestar a los guardias o encender una radio para alejarlos de un punto) llegaremos hasta Diana y el Agente 47 la abatirá a sangre fría. Eso sí, su último aliento lo utilizará para pedirle una última voluntad: que proteja a Victoria y no la entregue a la agencia, porque están experimentando con ella con fines desconocidos…  Sobra decir que nuestro letal calvorota recogerá el guante, huirá con Victoria y traicionará a la agencia para investigar el porqué de ese interés en la joven.

Solo ante el peligro

Tras “desertar” de la agencia y sin un controlador que lo respalde y actualice con la información fresca, el agente 47 se apoyará en un soplón callejero llamado coloquialmente “pajarito” o “Birdie”, quien le irá cantando los movimientos de la agencia a cambio, por supuesto, de “favores”.  Esos “favores” serán las misiones más típicas de la saga Hitman, es decir, consistirán en acabar con un objetivo clave en un nivel abierto de tamaño considerable y con bastante libertad para hacerlo. Cabe destacar que, en este aspecto, también habrá novedades.

Por un lado, existirá un sistema de puntuación (en dólares) que hará todas las misiones sean mucho más rejugables. Acabar con civiles e inocentes restará puntos, pero utilizar el sigilo, medios no letales y ser lo más limpios posible hará que aumente en grandes cantidades. Del mismo modo, también existirán desafíos extra, como utilizar todos los trajes, recoger evidencias (cintas de vídeo, fotos…) o no ser detectados, que también sumarán puntos al marcador final. Y si tenemos en cuenta que habrá múltiples formas de acabar con nuestro objetivo, las posibilidades se disparan.

Sirva como ejemplo una de las misiones que pudimos jugar, la llamada “El rey de Chinatown”, en la que existen más de 4 formas posibles de acabar con el objetivo (provocando el caos a tiro limpio, desde una ventana con rifle de precisión silenciado, usando explosivos en su coche, provocando que le caiga un palé mientras orina en la calle…). He aquí un resumen con algunas de ellas.

A este tipo de misiones se sumarán otras menos convencionales en el desarrollo de un Hitman, como acercarnos a un objetivo para escuchar una conversación o huir de la policía por una serie de edificios que están siendo inspeccionados por la pasma. En este otro tipo de situaciones primará más el sigilo, cambiar de atuendo y usar elementos del entorno para distraer a los enemigos (podremos desplomar lámparas o lanzar pequeñas piedras para llevar la atención a otros puntos del entorno). Está de más recordar que en estas otras misiones el sistema de desafíos y puntuación seguirá estando presente…

Un espectáculo visual llamado Glacier 2

La aventura tendrá lugar en Chicago, y por lo que hemos jugado, este único escenario no encorsetará la ambientación del juego. Aparte del mencionado barrio chino, visitaremos el destartalado hotel Terminus, un club de strip tease, un entramado de azoteas, una biblioteca pública y otros entornos. Todos tendrán en común una cosa: serán tremendamente vistosos gracias al motor gráfico Glacier 2, capaz de poner en pantalla una gran cantidad de detalles, realistas efectos climáticos como la lluvia, una soberbia recreación de los efectos de luz y sombra (los neones parecen casi reales) y lo que será más impresionante, poner cientos de personajes en pantalla a la vez.

Este último elemento transmitirá, por ejemplo, el bullicio de los puestos de comida callejeros de Chinatown o el gentío que se acumula en una parada de tren, elementos que podremos usar para el llamado “camuflaje social”, o usar los grupos de NPC (o personajes no controlables) para pasar inadvertido a los ojos de la poli, por ejemplo. Pero aún hay más. A diferencia de otros Hitman, todo lo que veremos en el juego será en tiempo real (no habrá escenas CG ni nada por el estilo) incluidas las escenas entre misiones. En este apartado destacará el modelado de todos los personajes y, en especial, de sus animaciones faciales y gestos. Pudimos conocer a un nuevo personaje, llamado Blake Dexter, un tejano con sombrero de cowboy realmente expresivo y con detalles psicóticos muy “molones”, grito de “Yihaaa” incluido. No llegará a lo visto en L.A. Noire, pero supondrá un importante paso adelante en la serie Hitman.

Crea un contrato

Otro de los puntos clave de esta entrega será la posibilidad de crear contratos y compartirlos online. Esta opción, al menos en la beta que hemos jugado, estará fuera del modo campaña y su planteamiento es tan sencillo como acceder a cualquiera de los niveles que hayamos desbloqueado para elegir una zona acotada, el armamento y fijar hasta 3 objetivos que debemos eliminar (los marcamos pulsando Triángulo en PS3, Y en Xbox 360). Después podemos cargárnoslos como queramos (usando el sigilo, el entorno, con armas…) y huir del nivel. Así de sencillo.

Según cómo lo hagamos, recibiremos una puntuación, que será el objetivo a batir del resto de jugadores. Como no podía ser de otra manera, los demás podrán ser creativos a la hora de cargarse esos objetivos (atraer a la víctima hasta un explosivo…), utilizar otros métodos o incluso armas mejoradas para superarnos. Se tendrá incluso en cuenta el tiempo que tarden, algo que afectará a la puntuación final. Tampoco faltarán opciones de otro tipo, desde la posibilidad de ponerle un nombre al contrato y teclear su descripción (algo que puede dejar ocurrencias bastante graciosas) sin olvidar los habituales rankings con los “asesinos virtuales” más eficaces, ordenados por su puntuación, e incluso clasificados a nivel global, local o de nuestra lista de amigos. Será otro de los aspectos que más potenciará la rejugabilidad de Absolution.

Primeras impresiones

A la hora de jugar, Absolution seguirá siendo muy fiel a la fórmula de anteriores entregas, pero potenciando todos los aspectos. Habrá más opciones para todo, desde acabar con los enemigos (tirarlos por ventanas, dejarlos inconscientes…), interactuar con el entorno o cumplir los objetivos. Es más: hasta habrá quick time events para, por ejemplo, superar un forcejeo o un combate cuerpo a cuerpo contra alguien que nos haya detectado, por no hablar del indicador de instinto, que añadirá más tensión a algunas situaciones y que realmente funciona y se acopla a un desarrollo ya conocido como anillo al dedo.

¿Seguimos por su impresionante puesta en escena? Hemos visto lo que puede hacer Glacier 2 tanto en PS3 como en Xbox 360 y nos ha dejado gratamente impresionados. Escenas como trepar por la fachada de un hotel que está siendo pasto de las llamas (mientras nos caen las letras de su neón sobre la cabeza) o abrir las puertas del club de strip tease y ver el AMBIENTAZO son dos ejemplos del espectáculo que promete ofrecer Absolution, y eso sin entrar en otros detalles como las animaciones o la expresividad facial, que también ha mejorado. Todo ello con textos y voces en castellano, un broche de oro que promete ser el cierre del mejor y más ambicioso Hitman hasta la fecha.

Lecturas recomendadas