Reportaje

Skyrim, lo nuevo de The Elder Scrolls

Por José Luis Sanz
-

El rol es de esos géneros que cuentan con una legión de adeptos en todo el mundo. Un tipo de juegos que necesitan de concentración y tiempo, mucho tiempo para llegar hasta donde los programadores quieren que lleguemos. Una de esas geniales sagas se llama The Elder Scrolls y con la cuarta entrega, apodada Oblivion, nos llevó hasta unas cotas de diversión e inmersión gráfica, argumental y tecnológica desconocidas hasta ese momento.

The Elder Scrolls IV Oblivión salió para PC gracias a San Bethesda (autor, posteriormente, de dos obras maestras del RPG como son Fallout 3 y Fallout New Vegas) y más tarde lo hizo en consolas para PS3 y Xbox 360. No es que fueran raras estas conversiones, pero lo cierto es que hasta ese momento no se estilaban esos juegos en los que, además de los combates puros y duros, había que andar antentos al inventario, a los stats del héroe y a su evolución.

El caso es que Bethesda vuelve a la carga con The Elder Scrolls V Skyrim, un juego que sigue la estela de aquel majestuoso Oblivion en cuanto a desarrollo, pero cambiando sensiblemente la historia y añadiendo mejoras que volverán locos a los roleros de pro. Que, por cierto, son unos cuantos...

Tamriel y las viejas profecías

El mundo en el que se desarrollan estos juegos se llama Tamriel y, como mandan los cánones de los mundos de magia y fantasía, vive con la espada de Damocles de unos curiosos pergaminos que parecen ir narrando los acontecimientos con una precisión espeluznante.

Ahora, tras la apertura del portal a Oblivion, las tierras de Skyrim están al borde de la guerra con dos facciones que no saben si unirse al imperio o separarse. Por desgracia, hay otro acontecimiento que nublará cualquier decisión, y será el regreso del dragón más temido de todos los tiempos, Alduin, el llamado Devorador de Mundos.

Pero donde dan una de cal, rápidamente aparece otra de arena. Y a ese notición de que una bestia va a comerse hasta el apuntador, llega otra con la buena nueva de que a esas tierras de Skyrim llegará un héroe con sangre de dragón para salvar lo que quede. Que, dicho sea de paso, ojalá sea mucho para que pueda heredar algo de su gloria entre los habitantes.

Un nuevo comienzo

Bethesda ha pensado que es mejor dejar atrás el pasado (¿hay otra posibilidad?) y empezar desde cero. Al menos en lo que se refiere al motor gráfico, los escenarios y la historia, porque Skyrim cambia de tercio y nos vamos haciendo tralará a las tierras de los nórdicos. Es decir, parajes blanquitos (no todos) con mucha vida donde los dragones campan a sus anchas poniendo de los nervios a todos los lugareños.

Para representar ese nuevo mundo de Skyrim, Bethesda ha cambiado el motor gráfico y lo ha actualizado. Si pensabas que Fallout New Vegas ya necesitaba un lavadillo de cara, este nuevo The Elder Scrolls V ya lo lleva de serie con un montón de novedades que pondrán a la saga en el camino de los juegos de mayor exigencia tecnológica.

Así, veremos espectaculares escenarios llenos de elementos que se mueven dinámicamente, animales correteando a los que podremos dar caza, ríos pintados con un realismo abrumador o inmensos escenarios que alternan planicies, bosques, desiertos helados y otros muchos y alucinantes entornos sobrados de texturas,  sombras, etc.

Combates y más combates

Como nos llegó a decir Todd Howard en la presentación, en The Elder Scrolls V Skyrim "eres lo que juegas". Esto, traducido al castellano, significa que cada decisión que tomamos en el juego nos afecta y, a todos los que jugaron con Oblivion, saben perfectamente a lo que nos referimos.

Nuestro personaje dispondrá de un árbol de talentos con 18 habilidades y decenas de pequeñas especializaciones que podremos entrenar para que nuestro personaje se ajuste a la forma en la que queremos jugar. Y cuando decimos jugar, nos referimos casi siempre a los combates. ¡¡Efectivamente!!

En estos juegos de rol, la clave de todo son las características del personaje a la hora de combatir. Cuerpo a cuerpo, magia, ranged... según lo que más nos guste, así tendremos que configurar a nuestro héroe, amén de tomar las decisiones que creamos acertadas con nuestro entorno. Si vamos a ser nobles y valerosos o unas ratas capaces de traicionar al mejor de nuestros amigos. En The Elder Scrolls V Skyrim podremos hacer como en Oblivion, donde éramos buscados en un pueblo y aclamados en el de al lado...

A la espera...

Esto es sólo el primer avance. The Elder Scrolls V Skyrim va caminito de esa icónica fecha de salir a la venta el 11 del 11 del 11 y, hasta entonces, tendremos muchas oportunidades de manosearlo como merece. Por el momento, muchas de las cosas que se cuentan están a la espera de ser verificadas, otras las hemos visto pero si nos atenemos a los precedentes de Bethesda en esto del rol, las expectativas no pueden estar más altas.

The Elder Scrolls IV Oblivion, Fallout 3 y Fallout New Vegas contemplan cómo Skyrim va dando los pasos necesarios para convertirse en el título imprescindible del rol en este año 2011. ¿Alguien duda de que será así? ¡¡Qué ganas de que llegue noviembre!! ¿Para entonces será Fernando Alonso campeón de F1?

Lecturas recomendadas