Reportaje

Spec Ops the Line: un corazón en tinieblas

Por Óscar Díaz
-

El Corazón de las Tineblas, del escritor Joseph Conrad, inspiró la película Apocalypse Now de Francis Ford Coppola... que es la fuente para desarrollar Spec Ops The Line. Sencillo, ¿verdad? Pues no os lo parecerá tanto cuando os adentréis en un Oriente Medio que ha sucumbido ante la fuerza de la naturaleza y los desastres provocados por el hombre.

La locura del coronel John Konrad (¿os suena el apellido?) ha hecho que la ciudad azotada por tormentas de arena y cubierta por estas sea un campo de batalla. Los soldados del 33º Batallón, llegaron para evacuar y socorrer a los refugiados de la zona. Ahora, son el enemigo y nuestra labor consiste en encontrar el origen de la locura. ¿Cómo ha podido alguien tan condecorado y admirado convertirse en un cruel asesino? ¿Por qué luchan los soldados contra las fuerzas de la CIA, nosotros, cuando llegamos en misión de rescate? ¿Por qué tanto odio?

El escenario nos condiciona

La acción en tercera persona que nos presenta Spec Ops The Line es más que familiar. Sin intentar ocultarlo, parece que la serie Gears of War de Epic y Microsoft Studios ha sido toda una fuente de inspiración para el nuevo título de Yager y 2KGames. Las coberturas y el componente táctico se dejan notar en todo momento, al menos en la demostración que hemos visto. Con varios componentes del escuadrón, a cargo del capitán Walker en misión de rescate, veremos que cada uno tiene una especialidad.

Con una base tan literaria como la de Spec Ops The Line, no podían faltar decisiones morales que nos harán ver cómo cambia la mente de las personas. Los héroes dejan de serlo, las escenas macabras intentarán ponernos a prueba y tampoco faltarán las sorpresas. Los combates, entre tormentas de arena que puede cubrirnos por completo hasta morir, se vuelven frenéticos y hacen que el conjunto toque muchos campos y géneros. Aventura, acción, decisiones tácticas... hay para todos los gustos y, precisamente, ese es uno de los platos fuertes de este título, su variedad.

El entorno, sin embargo, nos lleva a una ciudad de Dubai que ha sufrido un cataclismo y se encuentra casi sepultada. Sus habitantes han intentado escapar en sucesivas misiones de rescate, orquestadas desde Occidente, pero el proceso no ha sido sencillo. El edificio más alto será nuestro objetivo, ya que ahí está la persona que buscamos, con lo que deberemos sortear caídas importantes, efectos climatológicos espectaculares, enemigos que se esconden, salvar víctimas... y todo en un escenario que recuerda a una ciudad real.

Aunque están algunas de las construcciones emblemáticas, no veremos una recreación fiel a la realidad. Un hecho que propiciará ciertas libertades que intentarán hacer de Spec Ops The Line algo más interesante y peligroso que una ciudad de vanguardia, diseñada para el disfrute. Pistas de tenis o campos de golf en la azotea de los rascacielos, largas superficies por las que deslizarse, rampas, techos que se rompen... Yager ha intentado crear un gran parque temático en el que no faltan momentos de tensión. Eso sí, se ha intentado orquestar todo para que se asemeje a una película de acción, sin respiro.

Al menos en los primeros compases de Spec Ops The Line, la sensación de estar en medio de algo grande parece conseguida. Ahora queda esperar para ver si se mantiene el nivel de emoción a lo largo de todo el juego, aunque acabe con una frase ya mítica, en palabras del propio Conrad... o de Marlon Brando: "el horror, el horror...".

Lecturas recomendadas