Spider-Gwen
Reportaje

Spider-Gwen - ¿Y si Gwen Stacy hubiera sido picada por la araña?

Por Jesús Delgado
-

Spider-Gwen nació como personaje secundario en las páginas del preludio de Universo Spider-man, Edge of Spider-verse. En su numero inaugural se nos propuso qué hubiera pasado si Gwen Stacy hubiera sido picada por la araña radiactiva en lugar de Peter Parker. Ahora la imposible e improbable Spider-Woman, un personaje de culto entre los fans a pesar de su reciente aparición, debuta con su colección abierta propia, revelando más de su origen y de su futuro.

Hace unos años, cuando se anunció Universo Spider-man (Spider-verse), un personaje despuntó sobre el resto de nuevas versiones alternativas de nuestro amigo y vecino Spider-man. Se trataba de la así llamada por los lectores Spider-Gwen, una versión alternativa de Spidey en un mundo en donde la araña no picó a Peter Parker, sino a Gwen Stacy, quien se convirtió en la vigilante conocida como Spider-Woman. 

A través de las páginas del preludio dedicado a este personaje, además, supimos que su origen no estaba precisamente exento de drama. Peter Parker había sido su mejor amigo, pero tras haber sufrido años de abusos, el chico probó una solución que le convirtió temporalmente en el Lagarto, lo que acabó matándolo. Sin embargo, la prensa no lo vio así y culpó a la heroína del suceso. Esto condujo a una caza policial contra ella, liderada por su propio padre, el Capitán Stacy, quien desconoce las actividades extraescolares de su hija. 

Spider-Gwen portada

El número acababa y Gwen le revelaba la verdad a su padre antes de unirse al resto de Spider-men en el arco argumental de Spider-verse. Posteriormente, y a raiz del éxito entre el público, Marvel Comics le daría una mini-serie para ella sola. Pero ahora, finalmente, nos llega en un único tomo, titulado Un gran poder, que reúne los primeros números de la colección abierta y regular de Spider-Gwen, escritos por Jason Latour (cómic de Django Desencadenado) y dibujados por Robbi Rodríguez (Miedo Encarnado). En él se narra el desarrollo de las aventuras de esta Gwen Stacy Spider-woman, que como Peter en sus primeras aventuras, ha de lidiar con la dualidad de su vida como adolescente y como justiciera. 

Ahora, ¿os recomendamos este cómic? Dadnos unos minutos de vuestro tiempo y os lo decimos.

Un cómic teen

Como ocurriera con Miss Marvel, Spider-Gwen es un cómic con un target y una premisa específica: el público adolescente al que trata de llegar con una premisa fresca, proponiéndole una heroina en los términos actuales, no en los de hace treinta años. Esto es, en lugar de proponer una continuación enrevesada de la misma historia del mismo superhéroe, cuya trayectoria ya roza los cincuenta años, Spider-Gwen toma los pilares básicos y conocidos por todo el mundo y teje una versión moderna y actual, además de independiente y divergente, de la realidad de Spider-man que todos conocemos. En este aspecto, juega a desarrollar ideas que ya se llegaron a ver o con las que se coquetearon en la serie de What if...? de Marvel en la que se proponían cambios en la continuidad de los cómics, pero las innova y extiende en una trama más larga. 

Este cómic supone una invitación muy sugerente para el público joven que quiera iniciarse en el mundo de los cómics de superhéroes, ya que no exige tener que estar leyendo muchísima cantidad de material. Si acaso quiere saber más, solo tiene que conseguir el número especial dedicado a la presentación del personaje y su mini-serie (todo ello contenido en la serie regular de Spider-man en España), lo cual es relativamente fácil de conseguir. 

Spider-Gwen

Por otro, debido a la cantidad de elementos de la mitología de Spider-man (y de Marvel) en torno a los que se construye, los fans algo más veteranos también encontrarán un placer dulce a nivel argumental. Y es que, admitámoslo, las versiones alternativas de los mundos de superhéroes molan mucho en general. En este aspecto, ver a Matt Murdock convertido en villano o a Frank Castle como comisario es lo más. Y ya no hablamos de la vuelta de tuerca que sufren el Capitán América de este mundo y Peggy Carter.

Por cierto, para los que consideren que el papel de la mujer en los cómics de superhéroes debe revisarse, encontrarán que Spider-Gwen lo hace de maravilla. No solo hablamos de proporción equitativa de personajes masculinos y femeninos, sino que no existe una superioridad moral ni mayor o menor importancia en la trama en función del sexo. En su lugar, Latour juega con muy buen tino a la hora de adjudicar roles, construyendo simple y llanamente personajes, al margen de su género. 

Dicho esto, cambiemos de tercio y pasemos a hablar del acabado visual del cómic.

Spider-Gwen

Respecto a la ilustración, cabe destacar que esta puede echar un poco para atrás al público más mayor, debido al estilo de cómic independiente que tiene. No se trata de un estilo ni de un acabado de baja calidad (aunque al menos diez páginas interiores cuentan con un entintando que merecería revisión). El problema viene de su aspecto estético, que resulta algo divergente respecto a la estética habitual de los cómics de superhéroes considerados de primera línea con tintas gruesas y un hiperrealismo exagerado. 

No, el ilustrador Robbi Rodríguez no pretende ser realista, sino ilustrar un cómic amable y que transmita esa sensación juvenil y fresca. Su estilo no quiere retratar el mundo "tal y como debería ser", sino sencillamente dibujarlo, dándole un estilo que nada entre el cómic y el cartoon. Esto, claro, a los que busquen una estética más ortodoxa no le encajará. Ahora bien, teniendo en cuenta que se trata de un cómic destinado objetivamente a público joven y no a señores que llevan leyendo cómics desde hace treinta años, que el estilo del dibujo diverja de los presupuestos clásicos no debería ser una tara, sino una característica. De hecho, debería ser tomado como un valor, ya que sirve de aliciente al ser "atractivo" para el reemplazo generacional de lectores. 

Por otro lado, hemos de volver  reconocer el inmenso acierto del look del personaje. El diseño resulta en cierta manera una especie de metáfora de lo que se le brinda a Gwen Stacy, ejemplo de víctima a la que la continuidad de Marvel le arrebató su futuro  que y en algunos casos no hizo sino enfangar su recuerdo, con retcones absurdos que incluían clones e hijos ilegitimos con Norman Osborn. El nuevo traje de esta Spider-Woman, alejado del patrón de colores del Spidey original resulta ser una especie de pizarra en blanco. O lo que viene a ser lo mismo, un cheque en blanco para que esta heroina arácnida pueda finalmente tener un futuro que ella decida, sin tener que depender siempre del destino de la "Gwen original" o de Peter Parker. 

Spider-Gwen diseño

En conjunto, pues,acabamos diciendo que  podemos ponderar que Spider-Gwen es un cómic no solo entretenido, sino que también se fundamenta en una premisa bastante interesante, proponiéndonos otro "Spider-man más" para esta generación, que puede medirse de tú a tú con Miles Morales y Peter Parker, sin despeinarse. No es la Gwen de los lectores de hace cuarenta años, es la Gwen par ala generación de hoy. 

Si os llama la atención este título, os recordamos que Panini Comics edita Spider-Gwen en español a un precio de 14,50 euros. Este tomo, que incluye los números del 1 al 6 de la serie abierta del personaje, puede encontrarse en librerías especializadas, grandes superficies y comercios on-line. 

 

Lecturas recomendadas