Reportaje

Star Wars Legends: Boba Fett - Review del Integral de cómic

Por Jesús Delgado
-

Star Wars Legends: Boba Fett  llega a nuestra sección de reviews de cómic. Reseñamos lo más granado del cruel cazarrecompensas durante su etapa por Dark Horse en el viejo Universo Expandido. 

Boba Fett. Hay algo en ese tipo que siempre nos ha cautivado. El imparable cazador de recompensas, el más cruel de una raza cruel, como decían algunos. El mandaloriano ha sido el gran secundario de Star Wars, despertando la curiosidad y la imaginación de cientos y cientos de fans... incluso desde su primera aparición en el especial televisivo Star Wars Holiday Special de 1978, cuyo principal mérito para el recuerdo es haber servido de debut para "Boba".

Star Wars: Boba Fett - Review del Integral de Legends

Su aspecto molón, cargado de armas y su chulísima armadura, y sus metodos nada convencionales nos encandilaron cuando conocimos a este cazarrecompensas al servicio de Darth Vader y de Jabba, que en El Imperio contraataca se consolidaría como el segundo villano de la película, convirtiéndose en un de los personajes más carismáticos e interesantes para el público. De hecho, el cómo acabó en las tripas del sharlacc en El Retorno del Jedi, fue un planchazo para más de uno, debido al alto nivel de molonidad de Fett, y lo que una muerta tan ridícula suponía para él. Y eso, sin mencionar todas las expectativas que había levantado entre el fandom mientras el Episodio VI llegaba a los cines. 

Debido a su enorme popularidad, tampoco nos debería extrañar que Fett volviera no mucho tiempo después. Uno de los grandes méritos del Universo Expandido, esos cómics y novelas que resucitaron la franquicia gracias a Heredero del Imperio y la Trilogía de Thrawn, fue precisamente el de traerle de vuelta de entre los muertos y otorgarle el lugar que le correspondía en los mitos de Star Wars como el incansable cazador e inexorable ejecutor de los designios del Imperio y de los señores del crimen galáctico. Y, creednos, Boba Fett no dejó escapar esta segunda oportunidad, ya que con ella se convirtió en el gran anti-héroe o villano que la Gran Pantalla nos negó.

Y es que, a través de los cómics principalmente, Fett recuperó los laureles perdidos de manera tan eficaz como sorprendente. Primero descubriéndonos cómo había sobrevivido al Sarlacc en Imperio Oscuro y luego desarrollando diversas historia que desarrollaban su faceta de mercenario, exponiendo por qué a pesar de "lo del Sarlaacc" seguía siendo el mejor y más letal cazarrecompensas de la galaxia de Star Wars.

Y si bien todas estas historias ya no son canon, no dejan de ser un material cuanto menos interesante.  Planeta recopila la mayor parte de ellas en un tomo simplemente maravilloso: Star Wars: Boba Fett Integral. En él tenemos una cuidada selección de relatos sobre el mandaloriano durante su etapa por Dark Horse. Desde las primeras historias de la vieja editorial de Star Wars, hasta cómics más modernos de esta, con un tono cartoon que, sin embargo, no dejan de hacer justicia en cuanto contenido a "Boba".

Pero no adelantemos cosas. Vamos al siguiente epígrafe para desgranar la calidad del tomo que nos ocupa. 

Boba Fett's greatest hits

Lo del ladillo tiene mala leche y doble sentido a la vez. Porque no solo son sus mejores éxitos, sino sus golpes más sonados. Todos ellos presentados de manera cronológica en Star Wars: Boba Fett, de acuerdo con la cronología de Star Wars. El Integral nos presenta la evolución del mandaloriano desde su primer encuentro con Darth Vader, tres años antes de la Star Wars original, hasta años después de la batalla de Endor. Esto implica que si bien el orden no corresponde con las fechas de publicación original de cada historia, sí establece una línea temporal bastante coherente entre los distintos capítulos.

Ahora bien, cuidado, cada historia es independiente y cuenta con autores muy distintos. ¿Qué implica esto? Quince años, aproximadamente, de producción editorial, lo cual se traduce en que el retrato de la galaxia Star Wars es muy diferente en función del año de publicación de cada relato. Así, historias como Enemigo del Imperio o Motores Gemelos de Destrucción, historias previas al Episodio 1, cuentan con una mayor libertad visual respecto a los canones estéticos de Lucasfilm que historias posteriores, como La Basílica de Yavin, Imperio #28: Escombros o Fuerza Desmedida, en donde el la estética es más fiel a los presupuestos de las películas. 

Ahora bien, esta distinción también implica una calidad muy diferente respecto a historias. Enemigo del Imperio, Motores Gemelos de Destrucción y la trilogía de Muerte, Mentiras y Traición cuentan con una narración genial, nacida de la ausencia de control de la empresa madre, coalineada con la lucidez y la imaginación de guionistas. Estos escritores, John Wagner y Andy Mangels, pasan olímpicamente de hacer un "Boba Fett para  toda la familia" y narran historias de un autentico mercenario mandaloriano, permitiéndose licencias y creación de escenarios insólitos pero que funcionan de miedo con el cazarrecopensas, explotando su vena más retorcida e inmisericorde. Si bien disienten de los cánones visuales de Star Wars, compensan esta discordancia con historias tan divertidas como sorprendentes, con un trabajo de guion muy encomiable. De hecho, las historias deberían leerse más como relatos de ciencia ficción que como meros relatos de Star Wars, debido al cinismo que impregna a este Fett, a sus víctimas y a los distintos daños colaterales. 

Paralelamente, y en contraste, podemos decir que otras historias como Fuerza Desmedida o La Basílica de Yavin son, efectivamente, más fieles a la estétrica visual de Lucas y también a su producción en cómics tras la trilogia de las precuelas. Esto implica que visualmente es más fácil identificar las referencias al universo de Star Wars en los personajes, el vestuario y los diseños de naves. Pero en contraprestación, las historias son más flojitas y recurren a un estilo cercano al cartoon. Esto último, per se, no es malo, bien llevado incluso agiliza la lectura y atrae a un público más joven que pudiera rechazar los estilos más underground e independientes de los cómics de Dark Horse de los 90. Sin embargo, pierde en cierta medida esa carga oscura y retorcida que tan bien le sienta al "bueno" de Boba Fett. 

Las historias de esta última etapa si bien no son flojas, carecen de algo de colmillo o de esa acidez de la primera etapa editorial, en la que los autores se permitían llegar a ciertos excesos argumentales que de la forma que se cuentan eran hasta frescos. Ahora bien, en este punto solo diremos que sobre gustos no hay nada escrito y quizá este Boba Fett más tardío satisfazga igual (si no más) a lectores más jóvenes. 

Sea como fuere, una cosa es clara: El compendio de historias que recoge el tomo integral de Boba Fett es una delicia y es un imprescindible de lectura si eres fans de Star Wars. Independientemente de si ya son canon o no.  En su contra únicamente diremos que la traducción de Bittor García es libérrima y no hace justicia a la edición. Primero, el trabajo del traductor se toma la libertad innecesaria de introducir expresiones malsonantes como "coño" o "joder", que no solo no figuran en el texto original, sino que además no se contemplan en las convenciones narrativas de Star Wars, en donde las maldiciones suelen ser algo más ricas y selectas. Por otro lado, el traductor también comete algún que otro error de traducción a lo largo de las 400 páginas del volumen, tegiversando las referencias a las películas originales o traduciendo diálogos de manera incorrecta. 

Ahora bien, más allá de este detalle, que nos molestará principalmente a los fans acérrimos, el tomo sigue siendo un regalo para los ojos y recoge de los mejores cómics del Universo Expandido de Star Wars.  La encuadernación es de primer nivel y la calidad del papel justifica los 45 euros que, merecidamente, cuesta. Si os animáis a adquirirlo, os señalamos que el tomo integral de Star Wars Legends: Boba Fett es bastante fácil de adquirir tanto en tiendas especializadas de cómic, como grandes superficies y tiendas on-line. 

Lecturas recomendadas