Reportaje

StarFox Zero - Avance

Por Lazaro Fernandez
-

Tras una polémica presentación, y un inesperado retraso, finalmente Fox McCloud y su Arwing ponen rumbo a Nintendo Wii U. Te mostramos un completo avance de StarFox Zero.

La esperada sexta entrega de la saga protagonizada por Fox, Peppy, Slippy y Falco llega al fin a Wii U, recuperando la esencia que hizo de StarWing una auténtica revolución del mundo de los videojuegos y estrenando un nuevo y original sistema de control que aprovecha al máximo las posibilidades únicas de la consola de sobremesa de Nintendo. Tras un inesperado retraso y en el punto de mira tanto de seguidores como de detractores de la saga (y, ya de paso, de Nintendo), StarFox Zero llegará confirmando todos los rumores y sospechas que alimentaban la polémica en torno al nuevo título protagonizado por Fox McCloud: Sí, no destacará por la calidad de sus gráficos y sí, mantiene un desarrollo que, a estas alturas, podríamos denominar “Vintage”. Después de jugarlo durante unas horas y disfrutar de lo lindo, ninguno de los dos polémicos factores podemos considerarlos negativos en absoluto.

Diez años han pasado desde la anterior entrega de StarFox aparecida en consola de sobremesa, y al igual que con todos los demás juegos protagonizados por Fox McCloud, Nintendo no se ha ocupado en solitario de su desarrollo. Los genios de Platinum Games, creadores de Bayonetta, han sido los co-creadores de StarFox Zero, algo que queda patente en el nivel de exigencia que plantea, su gran “rejugabilidad” y la excelencia en el control, algunas de las características que, por regla general, aplican a sus creaciones los también artífices de los originales Wonderful 101 y Mad World.

Clásico y nostálgico

Platinum Games nos lleva de vuelta a Corneria, Zoness, Titania y otros muchos planetas y localizaciones, algunas conocidas y otras totalmente nuevas, en nuestra lucha, una vez más, contra el malvado Andross y su hueste de primates estelares. No faltarán secundarios de lujo como Wolf O’Donnell y Pigma Dengar, entre otros, que no dudarán en intentar hacernos fracasar a cualquier precio. Como ya hemos mencionado, los personajes y las localizaciones no será lo único familiar de StarFox Zero, ya que su desarrollo tiene algo de simulador, algo de arcade (dificilillo) de toda la vida y mucho de la entrega de la saga para Nintendo 64.

StarFox Zero irá alternando zonas con un recorrido “pre-fijado” (como en el StarWing original), con otras que nos permitirán movernos libremente, algo que unido a la posibilidad de utilizar diferentes vehículos aparte del Arwing, otorga una gran variedad al juego de Platinum dentro de sus posibilidades. La (plácida) sensación de haber jugado en otra época a StarFox Zero se une a la de estar exigido en todo momento, algo que añade un componente de “rejugabilidad” que muy pocos títulos, a estas alturas de la vida, plantean: encuentra todos los secretos, supera el récord de cada nivel, consigue más medallas que tus amigos, ¿esa puerta como se abre?... Nunca pensamos que los retos de los juegos de los años noventa pudieran plantear un divertido desafío en 2016. Y vaya si lo hacen. ¿Y las novedades en el control? Quizá sería más correcto empezar hablando del apartado gráfico.

La polémica de los gráficos

Aunque esto sea un avance y no un análisis, es imposible no entrar en detalle en el elemento que ha traído de cabeza a los poseedores de Wii U que piensan hacerse con StarFox Zero: ¿está su apartado gráfico a la altura de las circunstancias? A simple vista no, pero hay mucho más aparte de los gráficos, en general, y muy en particular en el caso de Zero. La gran mayoría de los aficionados, especialmente los poseedores de una consola Nintendo, siempre se decantarían por jugabilidad, si tuvieran que elegir entre ésta y unos gráficos de ultimísima generación; pues eso es precisamente lo que ha hecho Platinum, y lo confirma el propio director de desarrollo: ha creado una nueva forma de jugar a StarFox que, por fuerza, ha requerido la limitación del nivel gráfico, aunque manteniendo un frame rate de 60 fotogramas por segundo constante y estable.

En StarFox Zero controlaremos al vehículo en pantalla desde una perspectiva en tercera persona con los sticks analógicos, mientras que el GamePad nos mostrará en todo momento una vista desde la cabina y un control extremadamente preciso que nos permitirá apuntar inclinando el “mando” en la dirección deseada. Una vez nos hacemos con el control no querremos volver a controlar un juego similar con sólo dos sticks analógicos… y además, los gráficos nos recuerdan tanto a Lylat Wars que casi nos parece todo un acierto el haber limitado el detalle. Ojo, que en ningún momento hablamos de que StarFox Zero tenga malos gráficos, simplemente tienen un aspecto algo simple para lo que estamos acostumbrados a estas alturas.

Diferentes vehículos

El clásico Arwing no será el único vehículo disponible en StarFox Zero, ya que para completar determinados niveles o desafíos será necesario montar en el tanque LandMaster (capaz de volar transformándose en GravMaster), convertir el Arwing en Walker (un robot bípedo) o sobrevolar algunos escenarios con el original Gyrowing: una especie de drone pilotado que permite descargar un pequeño robot llamado Direct-i, capaz de hackear sistemas enemigos y recoger y lanzar cargas explosivas.

El GamePad será esencial una vez más, ya que nos mostrará la visión en primera persona de Direct-i y nos permitirá eliminar enemigos y recoger objetos una vez introducido el pequeño robot en zonas de difícil acceso. Las diferencias en el control de los diferentes vehículos del juego han llevado a Platinum a incluir un modo desafío en el que tendremos que completar diferentes objetivos en un tiempo determinado y conseguir la máxima puntuación posible.

Amiibo y edición First Print

Para los nostálgicos, junto a la increíble banda sonora de Koji Kondo, Nintendo y Platinum Games nos han preparado una pequeña sorpresa: si tienes el amiibo de Fox McCloud, podrás utilizarlo para desbloquear el uso de los Arwing originales, los creados para el primer StarWing, sin texturas y con una complejidad mínima en su arquitectura poligonal. Y si también tienes a Falco Lombardi, podrás jugar con el Arwing Negro, más letal (aunque más débil) que el normal. Y los regalos no acaban ahí, ya que si te haces con la edición limitada First Print de StarFox Zero, en la caja encontrarás una versión física de StarFox Guard, un spin-off de la saga que, de otro modo, solo encontrarás en versión digital tanto en tiendas como en la e-shop.

StarFox Guard toma el concepto del género Tower Defense y le añade la funcionalidad del GamePad: tendremos que vigilar la mina del tío de Slippy Toad del acoso de una serie de robots divididos entre “ofensivos” y “agitadores”, moviéndonos entre las doce posibles cámaras de cada una de las minas (el diseño cambia en cada nivel) y acabando con los robots antes de que lleguen a su objetivo. El juego además ofrece la posibilidad de diseñar nuestros propios mapas y nuestro meditado asedio para enfrentarnos online contra otro jugador, atacando su mina o defendiendo la nuestra. Hace unos días os ofrecíamos más detalles sobre el curioso spin-off de StarFox.

El 22 de abril se pondrá a la venta la nueva y esperada entrega de la saga StarFox y por mucha polémica que haya habido en torno, sobre todo, a su apartado gráfico, os aseguramos que Zero hará las delicias de los amantes de la saga y, sobre todo, de los aficionados a los juegos de corte clásico, exigentes y con un alto nivel de "rejugabilidad". Si las pantallas del juego os parecen "modestas", esperad a jugarlo, porque, como pasa en otros muchos títulos creados por Nintendo, una vez que lo pruebes no podrás soltar el mando... o en este caso el GamePad, componente esencial de la experiencia jugable de StarFox Zero. Para ir abriendo boca, a continuación tenéis una completa galería de imágenes:

Lecturas recomendadas