Supergirl
Reportaje

Supergirl temporada 1 - Las claves de la serie de Antena 3

Por Jesús Delgado
-

Supergirl aterrizará el jueves en Antena 3. ¿Queréis saber más de la superserie de la superchica de Krypton que The CW acoge en EEUU junto a Flash y Arrow y que también es creación de Greg Berlanti? Os revelamos las claves en el siguiente artículo.

Como ya os contamos hace un tiempo, Antena 3 estrena esta semana dos series basadas en sendos comic-book. La primera de ellas ha sido Lucifer, la tv-serie del creador de Californication inspirada en el cómic homónimo de Vertigo y que en EEUU emite Fox. La segunda, que llega este jueves, es Supergirl. Esta está basada en Kara Zor-El, la prima de Superman y supuso hace un año el intento de apostar por las series de superhéroes de la CBS, antes de que The CW (Sobrenatural, Arrow, Flash, Smallville,iZombie) adquiriera sus derechos de cara a la segunda y próximas temporadas.

Como ocurriera el año pasado con The Flash, Antena 3 sitúa Supergirl en un horario nada arriesgado, un jueves por la noche. Esto permitirá a la cadena emitir entre dos y tres episodios en fila, liquidando su primera temporada cuando nos alcance el final del verano. Esta fórmula, claro, es un incordio para quienes les gusta dosificar las series en lugar de darse el atracón; por contra, los serie adictos que disfruten con maratones y que prefieran ver de seguido unos cuantos capítulos antes de emitir un juicio, encontrarán una solución a su medida.

¿Pero de qué va Supergirl? Su nombre lo deja bien claro. Es una adaptación de las aventuras de la Superchica de Krypton, la prima hermana de Kal-El, que viene desde Krypton. Kara, que así se llama la chica y a la que da vida Melissa Benoist, iba a ser enviada en una capsula junto a su primo antes de que el planeta estallara. El plan de sus familias es que Kara llegara a la Tierra y cuidara del bebé Kal. Sin embargo, la onda expansiva la alcanzó poco después del lanzamiento, errando su trayectoria. Al desviarse, la nave alcanza la Tierra con años de diferencia y por eso cuando Kara llega nuestro planeta, lo hace mucho tiempo después que su primo. De hecho, cuando se reencuentra con él, este es ya un hombre adulto para entonces y  ejerce como el protector del planeta: Superman. 

Debido a este giro, Kara se encuentra sin misión en la Tierra, pero es acogida por unos amigos de Kal, quien ahora se hace llamar Clark Kent:  Los Danvers, interpretados por Dean Cain y Helen Slater (el Superman de Lois y Clark y la Supergirl de la película de 1984). Esta familia acoge a Kara y la crían como una más de la familia junto a su hija biológica Alex (Chyler Leigh, de Anatomía de Grey). El tiempo pasa y Kara se convierte en una terrícola más, que aunque con los mismos dones de su primo, lleva una vida normal, trabajando en CatCo Worldwide Media, un poderoso conglomerado de medios de comunicación. Pero todo cambia cuando se vea obligada a recurrir a sus poderes para salvar a un ser querido, dando inicio a su propia leyenda.

Y hasta aquí os contamos, si queréis saber más, no olvidéis poner vuestra tele el jueves en Antena 3 y luego nos contáis...

.....

.......

¿Cómo, que os habéis quedado con ganas de más matraca y de algunas pinceladas más de información? ¡Pues venga, que no sea por nosotros!

No es "otra serie pa' chicas"

Quizá el mayor obstáculo que vaya a tener Supergirl en nuestro país es precisamente esa etiqueta del ladillo, con la que cierto público la catalogo inmediatamente como una "serie de chicas", asociándola de manera peyorativa a una lista de clichés. Esto es erroneo y su concepto puede ser malinterpretado. Por un lado, un sector del público masculino podrá denostar esta serie únicamente por esta protagonizada por una chica, señalando (sin haberla visto) que esto va a ser un pastelón romántico y que estarán hablando todo el día de chicos y de compras. Por otro, una parte del público femenino, puede pensar que es "otro superman con faldas" y no se sienta cómoda, sobre todo si esperan que se convierta en una fantasía masculina al estilo Barbarella

A los representantes de estos dos sectores les decimos: estáis muy equivocados. Supergirl no se basa básicamente en una "superman chica", ni pretende vivir de las rentas del mito de Superman, como pasó con la película de 1984. Supergirl es una serie moderna, que basándose en los superhéroes, adapta las historias propias de los cómics a un género. Así, si Arrow y Daredevil son series policiales con un justiciero como eje, y Constantine era una serie de terror sustentada en el mundo sobrenatural de DC, Supergirl sigue los pasos de The Flash, consolidándose como una serie de ciencia-ficción y aventuras, que toma como excusa a este personaje (capital) de la mitología de Superman. 

De hecho, la comparación con Flash es la más evidente ya que ambas series tienen un tono muy similar y el mismo creador: Greg Berlanti. Pero donde Flash es bastante más "friki", permitiéndose introducir elementos más desconocidos de la mitología de DC (ajenos al público no especializados), Supergirl juega en un terreno más o menos conocido, que son los de los supuestos de Superman. Tanto es así, que han tomado ideas de los cómics del Hombre de Acero y las ha ido adaptado a las aventuras de esta heroina. Del mismo modo también se han ido trayendo incluso a villanos y personajes de DC bastante conocidos de otras series. Como, por ejemplo, el Martian Manhunter (Detective Marciano) o Tornado Rojo.

La serie (eso sí) radica en la idea de "El mundo de Superman, pero sin Superman". El Hombre de Acero existe, está presente pero solo como secundario y convidado de piedra, cuya presencia en pantalla es mínima o anecdótica. Este supuesto se ha querido mantener que el personaje no aparecerá como tal en pantalla hasta esta segunda temporada, que se iniciará en otoño en EEUU.

Pero si lo que queréis una definición escueta de la serie, podríamos decir que es una suerte de show de ciencia-ficción (aliens), aventuras y comedia. Vamos, una especie de Men in Black con una protagonista que tiene superpoderes. 

 

Por cierto, antes os hemos hablado Flash... Si os gusta esta serie, os recordamos que, además, el capítulo 18 de esta primera temporada de Supergirl es un crossover con dicha serie. Si bien ambos títulos discurren en mundos alternativos y diferentes, una brecha en el tiempo y en el espacio permitirá que el Barry Allen/Flash de Grant Gustin acabe conociendo a la Supergirl de Benoist. 

Buena base, poco presupuesto

Esa escueta afirmación puede resumir básicamente los puntos fuentes y las carencias de Supergirl. Se trata de una serie con una estructura y una premisa sólida, pero que adolece de falta de apoyo económico para desarrollar secuencias que deberían ser algo más espectaculares o (cuanto menos) creíbles. Esto, claro, lastra la serie en tanto si el espectador espera que esto sea El Hombre de Acero o Batman v Superman. Esperemos que ahora el título está en manos de The CW haya más presupuesto y el apartado visual mejore un poco. Flash y Legends of Tomorrow son dos de sus series que, sin ser excepcionales, sacan buen partido al CGI en tv, logrando resultados moderadamente vistosos. Por lo que es más que probable que lo mismo acabe aplicándose a Supergirl. 

Supergirl serie

Luego, además, tengamos en cuenta el tono. Supergirl es, ante todo, una serie optimista, que pretende emocionar en el buen sentido al público, dejándole con una sonrisa al acabar el capítulo. O al menos lo intenta. Los que quieran series de superhéroes de las de arrancarse el corazón, estar con mandíbulas tensas capítulo sí y capítulo también, con tragedias griegas a cascoporro e innecesarios y gratuitos dramones, no va a encontrar en Supergirl lo que busca. El objeto de este artículo pretende ser un programa ligero y divertido, sin caer en lo pueril y esto lo consigue, alcanzando un equilibrio entre las concesiones mínimas que se le pueden permitir a una historia de personajes con capas y mallas y el drama necesario para que la cosa funcione. 

En este aspecto, además de tener un claro enfoque muy blanco, Supergirl es una serie heredera de la anterior serie basada en Superman, Smallville. No diremos que es explícitamente adolescente, pero desde luego sí que la atmósfera recuerda a cómo se planteaba la idea del superhéroe en esta anterior ficción televisiva. En contraste, no obstante, la de Supergirl es más elaborada y se cree más a sí misma. En lugar de dar la información excesiva y pretender hacer algo "realista", no se corta un pelo en decirnos que es una serie basada en los cómics, no lo oculta ni se avergüenza de ello. Al revés, saca pecho y lo defiende.

Con este mismo orgullo y conciencia de sí misma, Supergirl sostiene una historia con un fuerte sabor a tebeo. No apta para seriéfilos que busquen algo hiperrealista, pero sí para quien disfrute con el placer culpable de una ficción televisiva con un planteamiento propio del comic-book. Pero no solo eso, quien también quiera pasar el rato con una serie de superhéroes moderna y actual encontrará cierto placer en el visionado de la serie la Benoist.

Ah, y por cierto, Supergirl este año también va a tener crossover. Será con Flash, Arrow y Legends of Tomorrow. ¡Esto significa que tendremos el mayor número de superhéroes reunidos jamás en televisión! ¡Casi nada!

 

 

 

Lecturas recomendadas