Reportaje

Takeshi Obata: de Cyborg Jii-chan G a All You Need is Kill

Por Thais Valdivia
-

Este famoso dibujante, que comenzó su andadura profesional a mediados de los años ochenta, estará en el Salón del Manga de Barcelona. ¿Intentaréis conseguir su firma?

La noticia saltó hace unos días: Takeshi Obata va a estar presente en el Salón del Manga de Barcelona de este año. Sí, el conocido mangaka asistirá a uno de los eventos manganime más importantes de nuestro país. Por ello, y a modo de pequeño homenaje, hemos decidido que esta semana el reportaje estuviera destinado a esta gran figura del mundo del manga.

Takeshi Obata (11/02/1969) es un mangaka conocido por sus trabajos realizados junto a otra persona, la cual se encarga de la historia. Además, es famoso por haber sido el maestro de varios mangakas como Kentaro Yabuki (Black Cat, To Love-Ru) Yusuke Murata (Eyeshield 21) y Nobuhiro Watsuki (Rurouni Kenshin) entre otros.

Su carrera profesional comenzó a despegar en el año 1985, momento en que recibió el Premio Osamu Tezuka por su trabajo realizado en el one shot 500 Kōnen no Shinwa. Posteriormente, entró en el equipo de producción de la revista Weekly Shonen Jump y, antes de comenzar con la obra Cyborg Jii-chan G (1989), tuvo al mangaka Makoto Niwano como mentor.

Después de unos años en los que estuvo trabajando en series de corte fantástico y de sumo (Chikarabito Densetsu -Oni o Tsugu Mono-), Obata realizó Hikaru no Go junto a Yumi Hotta. Tras el final de Hikaru no Go, Obata se unió a Tsugumi Ohba en una obra que para muchos es una de las mejores del manganime: Death Note. Con esta historia, el estilo de dibujo del mangaka dio la vuelta al mundo y al fin fue reconocido por todos.

Posteriormente, y dejando a un lado el fenómeno Death Note, Obata se puso al frente del dibujo de la adaptación a manga del videojuego Blue Dragon con Blue Dragon Ral Ω Grad; también realizó las ilustraciones de la historia corta Hello Baby, trabajó junto a Otsu Ichi en el tomo único Hajime y colaboró con Nisio Isin en un one shot (Urooboe Uroboros!). Finalmente, el mangaka volvió a hacer equipo con Ohba para crear otra gran serie: Bakuman.

Su trabajo más reciente es la adaptación a cómic japonés de la novela ligera All You Need is Kill, obra que también ha recibido una adaptación cinematográfica protagonizada por Tom Cruise.

Además de realizar los dibujos de varios mangas, Takeshi Obata ha estado presente en varias novelas ligeras y en los videojuegos. Y es que este artista ha realizado los diseños de los personajes del videojuego Castlevania Judgment.

Entre todas las obras que hemos mencionado, hagamos un pequeño repaso a las más conocidas:

Cyborg Jii-chan G

Esta historia tiene como protagonista a un anciano que tiene una vitalidad que ya quisieran algunos jóvenes. Tanto es así, que este hombre ha transformado casi la totalidad de su cuerpo en un cyborg. Sus ideas y acciones siempre traen consecuencias muy divertidas y alocadas, aunque su familia parece que no está de acuerdo con esta afirmación.

Compuesta por cuatro volúmenes, Cyborg Jii-chan G posee un estilo de dibujo que no muestra de lo que es capaz Obata (o Ken Kobatake, como se hizo llamar en aquella ocasión), aunque esto es normal si tenemos en cuenta que es una de sus primeras obras. A pesar de ello, la historia se desarrolla de una manera amena y divertida. Y es que este anciano de metal tiene unas ideas de bombero retirado que sin duda os sacarán más de una sonrisa.

Arabian Majin Boukentan Lamp Lamp

En un mundo donde la esclavitud y las desigualdades sociales son los protagonistas del día a día de la humanidad, Toto y Loukir deciden romper el sello que mantiene encerrado al 'genio amable', Rampou, con el fin de salvar a su país. ¿Serán capaces de hacerlo?

Junto al autor Susumu Sendo, Takeshi Obata firma esta obra de tres volúmenes que se sitúa en un entorno sacado directamente del cuento Las Mil y una Noches. Por ello, no es de extrañar ver elementos de corte arábigo que se intercalan con sucesos mágicos y la acción propia de los shonen. A modo de curiosidad, el mangaka Nobuhiro Watsuki (Rurouni Kenshin) estuvo trabajando como ayudante de Obata durante la serialización de la obra.

Karakurizōshi Ayatsuri Sakon

Sakon Tachibana es un joven descendiente de una familia experta en el arte del Bunrako (teatro de marionetas japonesas). Con su carácter tímido, el chico pretende convertirse en todo un maestro de esta técnica. Pero el muchacho guarda un gran secreto. Junto a su amigo y títere Ukon, Tachibana es un detective de armas tomar que puede averiguar los casos más enrevesados. Así, acompañado de su tía policía, el protagonista viaja por todo el país resolviendo todo tipo de crímenes y misterios.

Otra colaboración más, esta vez con Masaru Miyazaki, fue la que propició el nacimiento de este manga de cuatro tomos. Tanto éxito cosechó que, años después de terminar, se realizó una adaptación animada de veintiséis episodios. Tanto el manga como el anime siguen una misma línea que combina lo mejor de las historias de detectives con un humor desenfadado y muy divertido. Asimismo, y a modo de extra, podemos disfrutar del arte inconfundible del maestro Takeshi Obata.

Hikaru no Go

Todo comienza cuando Hikaru Shindō, un chaval normal y corriente, se encuentra con un tablero de goban (tablero con el que se juega al Go) lleno de manchas de sangre que él sólo puede ver. En ese instante, el chico conoce al fantasma del legendario jugador de Go Fujiwara no Sai. A partir de ese momento, dicho ente ayudará a Hikari en su día a día cada vez que juegue al Go.


Hikaru no Go, de Yumi Hotta (historia) y Takeshi Obata (dibujo), tuvo un gran éxito debido a su historia de superación y ambición tanto en los veintitrés tomos del manga como en los setenta y seis episodios del anime (setenta y cinco más un especial). A medida que seguimos la serie, las partidas al Go son cada vez más interesantes, además de que somos testigos de cómo el protagonista, Hikari, va madurando poco a poco tras cada enfrentamiento. ¿Quién sabe? Quizá después de leer/ver esta serie te conviertas en todo un experto en el Go.

Death Note

Y con Death Note llegó el escándalo (no en el mal sentido). La historia de Light Yagami y el detective L dio la vuelta al mundo y, polémicas aparte, rápidamente se convirtió en una de las series más importantes de los últimos años. Los personajes, la oscura trama bien ligada que te mantiene en tensión desde que empiezas a leer hasta que acabas y, por supuesto, el dibujo son algunos de los ingredientes que han hecho que Death Note sea lo que es en la actualidad: un clásico imprescindible.

Como no podía ser de otra manera, pronto llegó la adaptación animada de la serie. Una adaptación que posee la misma magia que el original en papel. Dejando a un lado las nimias diferencias con respecto al manga, el anime de Death Note es un elemento fiel a la historia desarrollada anteriormente por Ohba y Obata. ¿Qué haríais vosotros si os encontrarais con una Death Note?

Blue Dragon Ral Ω Grad

Después de terminar la historia del Cuaderno de Muerte, Obata se alió con Tsuneo Takano y juntos llevaron al papel una de las adaptaciones a manga del videojuego Blue Dragon. Blue Dragon Ral Ω Grad cuenta la historia de Ral, un chico que ha sido encarcelado por tener en su interior al peligroso dragón azul Grad. Durante su cautiverio, el reino de Sphaelite es amenazado por los esbirros de Lady Bira y el rey ordena la liberación del chico para que les ayude. Así, Ral, que no conoce nada del mundo exterior, emprende un viaje en compañía de su tutora, Mio, para dar caza a Lady Bira.

Blue Dragon Ral Ω Grad es un manga que a los seguidores de la franquicia Blue Dragon quizá no guste, ya que no es nada fiel a la historia original. Solamente coge algunos conceptos y los adapta realizando una trama completamente nueva. Esto no quiere decir que la obra no sea mala, al contrario. Es muy entretenida y fácil de leer (se compone de cuatro volúmenes). Asimismo, el estilo de dibujo de Obata y las escenas de humor capitaneadas por el inocente Ral son cosas que juegan a favor de este proyecto.

Bakuman

Ohba y Obata volvieron a las andadas con una nueva serie que también puede presumir de haberse convertido en todo un éxito (aunque no al mismo nivel que Death Note). Bakuma narra las aventuras y desventuras de dos chicos de instituto, Moritaka Mashiro y Takagi Akito, que deciden unir sus fuerzas para crear un manga. Mientras uno realiza la historia el otro se encarga del dibujo. Juntos descubrirán de primera mano lo sacrificado que es el mundo del manga e intentarán por todos los medios que sus sueños se hagan realidad.

Bakuman es una trama donde los sueños son el motor de las vidas de todos los protagonistas. Cada uno tiene una meta que debe lograr sin importar cómo ni cuándo. Y es que los dos personajes principales no son los únicos que quieren convertirse en mangaka. Junto a ellos se presentan unos personajes muy variopintos que también ansían tener su hueco en este complicado sector. Como si fuéramos un miembro más del grupo vamos viendo el proceso de producción de un manga y somos testigos de lo cruel que puede llegar a ser un trabajo así. ¿Quieres saber si nuestros chicos consiguen su objetivo? No tienes más que leer Bakuman.

All You Need is Kill

Keiji Kiriya es un joven que lucha junto a sus compañeros contra los Mimics, unas extrañas criaturas que han invadido la Tierra. Durante una misión, nuestro protagonista muere y, misteriosamente, despierta justo un día antes de fatal desenlace. A partir de ese momento, Keiji revive una y otra vez las mismas horas dentro de un desesperante bucle temporal. Para poder salir y cambiar su destino deberá mejorar sus habilidades en combate.

Basado en la novela homónima de Hiroshi Sakurazaka (historia) y Yoshitoshi ABe (ilustraciones), Ryousuke Takeuchi y Obata realizaron la adaptación en formato cómic japonés. Compuesto por únicamente dos tomos, el manga de All You Need is Kill es una vuelta de tuerca más a esta historia de ciencia ficción y acción en la que los bucles temporales pueden ser una salvación o una condena.


Tenemos muchas otras recopilaciones de mangas y animes. Aquí las tenéis todas:

Lecturas recomendadas