Reportaje

Te avanzamos cómo será Brink

Por Sergio Gracia
-

Splash Damage es una de esas compañías relativamente jóvenes pero con un currículum digno de mención. Responsables de algunos de los shooter más aclamados de la última década, entre los que se encuentran Return to Castle of Wolfenstein, Doom 3 o Enemy Territory Quake Wars y galardonados con varios premios que los acreditan como una de las desarrolladoras más prometedoras del Reino Unido. No es de extrañar que en Bethesda Softworks se fijaran en los londinenses y firmaran un acuerdo de colaboración durante 2008. El primer fruto de este compromiso está cada vez más cerca, y tiene muy buena pinta.

Brink llegará como un soplo de aire fresco para el género FPS, algo que últimamente se echaba en falta. Pero, ¿qué nos ofrecerá este peculiar título? Pues, aparentemente, tres sencillos factores: acción, libertad y un buen guión.

Elige bando y lucha por tus ideales

La historia de Brink nos transportará a un futuro en el que La Tierra se encuentra en una situación crítica: los glaciares se derriten a una velocidad vertiginosa y amenazan con inundar el, ahora más que nunca, Planeta Azul.  Pero una ciudad utópica conocida como The Ark (El Arca) se alza imponente y majestuosa en mitad de la inmensidad del mar. Un lugar maravilloso, donde no existe la polución y los recursos renovables ofrecen una calidad de vida inmejorable a sus 5.000 habitantes... Un momento, aquí hay más de 5.000 ciudadanos, de hecho, ese número se ha visto multiplicado por mil con la llegada de refugiados de todo el mundo. En fin, ya os podréis imaginar en qué se traduce este increíble aumento en la población de la isla: escasez de recursos, viviendas insuficientes, descontrol... lo que está llevando a la ciudad, poco a poco e irremediablemente, a una terrible guerra civil.

Esta lucha por la supervivencia y el orden enfrentará a dos potentes bandos: la Resistencia (formada por los refugiados que buscan igualdad) y la Seguridad (compuesta, como su propio nombre indica, por los cuerpos y fuerzas de seguridad de El Arca). Ciertamente tendremos que elegir a qué bando queremos pertenecer, pues Brink contará con dos campañas completamente diferenciadas en las que viviremos los sucesos desde ambos puntos de vista. Gracias a su interesante trasfondo y la posibilidad de formar parte de cualquiera de los dos bandos, Brink nos ofrecerá una de las experiencias más intensas y profundas jamás vistas en un FPS.

No podrás quedarte quieto

El Arca será como un parque de atracciones para los amantes del parkour y el freerunning. Nuestro entorno será como una prolongación de nuestro cuerpo, y deberemos hacer uso de él para ponernos a salvo, hacer emboscadas o huir de nuestros enemigos. Gracias a un nuevo sistema desarrollado por Splash Damage que han bautizado como SMART (Smooth Movement Across Random Terrain o, en castellano, Movimientos Suaves a Través de Terrenos Aleatorios). A muchos la cantinela les sonará a otro juego, Mirror's Edge, pero la diferencia es que en Brink todo será mucho más dinámico. El SMART evalúa dónde nos encontramos, dónde estamos intentando llegar y cuál es nuestra posición actual para desembocar en una maniobra digna del mejor trapecista de circo.

Tendremos diferentes movimientos que podremos usar en nuestro favor, como deslizarnos por el suelo mientras disparamos, alternar saltos sobre dos paredes cercanas, escalar, correr lateralmente por una superficie vertical... todo ello mientras las balas pasan silbando cerca de nuestros oídos y las explosiones hacen retumbar el lugar.

Personajes al gusto del consumidor

Algo que siempre gusta a cualquier aficionado a los videojuegos es la posibilidad de crear su propio personaje, conseguir algo único, algo con lo que nos identifiquemos y que nos agrade manejar. En Brink podremos customizar nuestro alter ego de la cabeza a los pies, pero no sólo su aspecto físico (constitución, altura, color de piel, pelo, rasgos faciales...), sino también su apariencia (ropa, accesorios, pinturas y tatuajes...) e incluso su voz. El editor de personajes nos ofrecerá una amplia variedad en todos y cada uno de estos parámetros.

Podremos partir de diferentes arquetipos para empezar a dar vida a nuestro héroe. Cada bando contará con siete u ocho arquetipos diferentes, los cuales marcan una serie de pautas y rasgos característicos que nos ayudarán a amoldarnos mejor a lo que andamos buscando.

En Brink las armas formarán parte de nuestra indumentaria, y también podremos cambiar su aspecto con nuevos ajustes, mejoras y añadidos que las harán únicas. Así pues y gracias a toda esta libertad de edición, los jugadores podrán crear su propio uniforme de clan o un look que los diferencie radicalmente de los demás. Y es que, ¿a quién no le gusta destacar?

En compañía mejor que solo

Si hay algo que buscan cada vez más los consumidores a la hora de lanzarse a comprar un juego es si éste cuenta con modo multijugador. La competición es uno de los puntos fuertes de esta industria, pero sólo unos pocos juegos consiguen hacerse un hueco entre los títulos más poblados. Ciertas desarrolladoras deciden esforzarse más en conseguir una experiencia single player que le resulte plenamente grata al jugador, otras optan por sacrificar parte de sus recursos en crear un modo multijugador satisfactorio pero poco destacable, las hay que se esfuerzan más en la competición online y se olvidan de proporcionar un buen modo campaña, sin embargo, existe un cuarto grupo capaz de conseguir que el jugador goce sobremanera en cualquiera de sus modalidades, y Splash Damage quiere convertirse en una de estas compañías.

Como ya hemos dicho, la historia en el modo campaña (cualquiera de las dos) será original y muy absorbente, algo que siempre nos agrada, pero lo mejor es que en Brink podremos completar ciertas misiones en compañía de un grupo de amigos. Ahora bien, no estamos hablando de tres o cuatro personas cooperando, sino de un total de hasta ocho jugadores. En el modo cooperativo, al igual que en el multijugador de competición, podremos elegir nuestra clase entre ingeniero, médico, soldado y operario (o hacker). Deberemos cumplir ciertos objetivos (divididos en objetivos primarios y objetivos secundarios) que reportarán puntos de experiencia, tanto al equipo como al individuo, con los que más tarde podremos comprar mejoras y desbloquear nuevas ropas y accesorios.

Qué podemos esperar de Brink

En definitiva, Brink pretende convertirse en uno de los FPS más completos de la actual generación, aunque no podemos evitar ser asaltados por ciertas dudas. Como recordaréis, el juego fue retrasado en agosto del pasado año. El motivo parecía ser que en Bethesda no estaban del todo contentos con el producto semi-definitivo que les habían mostrado Splash Damage, por lo que les ofrecieron una prórroga de seis meses para que arreglaran todo aquello con lo que no estaban contentos.

A decir verdad, parece que ahora el barco va viento en popa y a toda vela, como diría José de Espronceda, por lo que puede que nuestros temores sean infundados. Aún así confiamos en el buen hacer tanto de Splash Damage como de Bethesda, y ya estamos deseando poder disfrutar de Brink el próximo mes de mayo.

Lecturas recomendadas