Reportaje

TGS 2013: Impresiones de Deep Down

Por Sergio Gracia
-

Capcom estuvo presente en la Tokyo Game Show 2013 para mostrarnos qué puede ofrecernos Deep Down, su próximo gran proyecto que llegará en exclusiva a PlayStation 4.

El evento de presentación de PlayStation 4 nos dejó, además del anuncio de la nueva consola de sobremesa de Sony, el descubrimiento de proyectos tan interesantes como Deep Down, el título 'next-gen' de Capcom que, hasta la fecha, era todo un misterio. La primeras impresiones que tuvimos tras ver su primer tráiler nos dejaron un ligero sabor a Dark Souls, sin embargo y tras haberlo probado en la Tokyo Game Show 2013 a través de nuestro enviado especial, Cristophe Kagotani, podemos hacernos una mejor idea de qué nos ofrecerá finalmente.

Un mundo virtual dentro de un mundo virtual

El último tráiler que pudimos ver de Deep Down en la pasada Electronic Entertainment Expo 2013 nos dejó un tanto despistados por la aparición de elementos más futuristas en lo que, a priori, es un universo épico-medieval, pero Yoshinori Ono despejó todas nuestras dudas durante la presentación del juego en la TGS 2013 y, posteriormente, en la demo que tuvimos la oportunidad de probar.

Básicamente, el universo principal de Deep Down no es el que teníamos en mente, ese oscuro y medieval, pues la idea principal es que se trata de un mundo virtual al que acceden los jugadores a través de algún tipo de artefacto que determina la clase que encarnará en la partida. En la demo que hemos podido probar, por ejemplo, teníamos la ocasión de escoger entre dos tipos de caballeros diferentes, cada uno con sus habilidades y ataques especiales.

En ocasiones el elemento futurista del juego 'irrumpirá' en la partida con diferentes elementos, como por ejemplo el mapa, que se mostrará en forma de holograma, algo que resulta un tanto extraño en la ambientación que nos rodea, similar a las primeras sensaciones que tuvimos con los inicios de la saga Assassin's Creed.

Controlando al héroe

Si hay una comparación que podemos hacer entre Deep Down y Dark Souls, aunque como decimos no tienen nada que ver entre ellos, es la del control, pues en ambos está lleno de elementos y acciones diferentes. Al principio nos costará un poco hacernos con los mandos, pero poco a poco lo iremos dominando, algo esencial para sobrevivir a los encuentros con enemigos y para sortear las trampas que nos encontraremos en nuestro camino.

Gráficamente el juego luce espectacular, algo que esperábamos del nuevo motor Panta Rhei de Capcom. Las animaciones son tremendamente realistas, en verdad nos da la sensación de portar una pesada armadura. La vista es en tercera persona y, en ocasiones, nos recuerda ligeramente a los últimos títulos de la saga Resident Evil, lo malo es que al emplear el motor de físicas Havok en ocasiones sentiremos como si estuviésemos rodeados de maniquís cuando acabamos con nuestros enemigos.

Aún queda mucho para saber cómo será el juego en su versión final. Por el momento no hemos podido probar el componente Online, que será la pieza angular de Deep Down, también quedan muchos interrogantes en el aire, como su extensión y profundidad, pero desde luego y teniendo en cuenta que no es el primer juego en el que trabaja Yoshinori Ono, tenemos muchas esperanzas puestas en él.

Lecturas recomendadas