Reportaje

Tiendas con historia: Arte 9 (Cruz)

Por Jesús Delgado
-

Hobby Consolas se enorgullece de inaugurar su particular tour por las tiendas más vetustas y representativas de toda España. Como particular primer invitado tenemos la madrileña y veterana Arte 9 de la Calle Cruz de Madrid.

Cuando pienso en Arte 9 me viene a la cabeza una expresión: Alma Mater. Y bien visto, ¿por qué no? No solo es una de las tiendas más viejas de Madrid en las que se enseña a las jóvenes generaciones el camino del geek, sino que también está regida por dos de los doctores más veteranos en cuestiones de cómic y coleccionismo: los hermanos Poujade, Daniel y Jorge.

 

Ubicada en la Calle Cruz nº 37, a menos de cinco minutos de la Puerta del Sol y en pleno Distrito Centro, Arte 9 se postula como una de las tres tiendas de cómics de Madrid que fueron pioneras en el sector, ligeramente por detrás de la indiscutible Madrid Cómics y la tristemente desaparecida El Aventurero a mediados de los años 80. Y aunque al entrar uno piensa "¡jolines, qué tienda más pequeña!", el sitio hace honor al dicho de que en los envases pequeños se guardan las mejores esencias.

 

A día de hoy, Arte 9 de la Calle Cruz, con crisis y todo, sigue siendo un bastión de frikismo, dedicado sobre todo al cómic americano y europeo, así como al merchandising. Buena parte de sus productos más populares son principalmente los cómics que Panini y ECC distribuyen. Pero tampoco hay que olvidar los tomos de Dark Horse de Norma. Y aunque los Vengadores y los Mutantes siguen siendo los productos estrella (con permiso de Batman y sus one-shots, así como del reboot de Snyder), con los años, el manga se ha abierto camino y también tiene una sección dedicada a él. Claro que su valor añadido reside en que es una de las tiendas en Madrid que importan cómic desde Reino Unido y EEUU, siendo uno de los principales dealers de “material fresco”.

 

 

Sin embargo, quizá uno de los pivotes fundamentales de Arte 9 ha sido ese destinado a satisfacer el oscuro apetito de todo geek: el merchandising. Ya hablemos de las grandiosas figuras marvelitas de Diamond Select o incluso las últimas novedades de Hasbro en la linea Star Wars, aquí las encontraréis. Aunque tampoco se deja de lado el mundo los videojuegos: los protagonistas de Arkham City, Dragon Age o World of Warcraft pululan por sus estanterías y escaparates e incluso en su día, el Comandante Shepard y a la tripulación de la Normandía fueron huéspedes en ellas.

 

Claro que los adictos a los juegos de mesa se preguntarán: ¿Y nosotros, qué? Vosotros, también. La tienda cuenta con su propia sección: Señor Oscuro, Catán, Munchkin, e incluso algunos productos de Wargames. Y como curiosidad, me satisface encontrarme con una nueva caja de los Heroclix de Assassin´s Creed que os enseñamos hace una semana.

 

 

Pero, en general, cuando le pregunto a los habituales acerca de por qué Arte 9 es su tienda favorita, hay consenso más allá de la variedad de productos: el trato al cliente. Quizá sean los años comprando allí, o quizá sea el cariño que se le coge a un sitio, o un poco de todo, pero los clientes vuelven por la sensación de que aquella es “su tienda". Y ciertamente, al traspasar sus puertas, lo que que se respira no es solo olor a cómic recién desembalado, sino cierto aire “familiar y acogedor”.

Una visión retrospectiva

Pero como toda historia, ésta tiene un principio. Acudo a los dueños de la tienda para que me pongan al día. Pregunto a los Poujade acerca de cómo empezaron en este negocio. Daniel sonríe y tras acariciarse la barbilla recuerda sus inicios como un chaval con un negocio de compra-venta junto a su hermano a finales de los 70. Y claro, un servidor no puede menos que imaginarselo a él y a Jorge como unos setenteros Phineas y Ferb, diciendo aquello: "Hey, Jorge. Ya sé lo que vamos a hacer hoy".

 

Y entre una cosa y otra, al final el dúo acabó montando un negocio que ha aguantado más de dos décadas y bastantes chapapotes: los ochenta, la crisis del asesino del rol, la caída de Zinco en España, el auge y popularización de Magic, el nuevo boom del rol y su decadencia con la llegada de los MMOs y el pirateo de libros por internet, la crisis actual... Viéndolo todo en retrospectiva, no puedo evitar preguntarles si notan el cambio que ha habido en el modelo de negocio. ¡Y vaya que si lo ha habido!

 

 

Como símil utilizan la Edad Dorada de los 90, cuando Planeta de Agostini se hizo con la distribución de Marvel. Y la cual dió paso a la edad del Manga, una era que abrió un mercado completamente diferente al que tuvieron que adaptarse. En una se encontraba un perfil de consumidor varón y joven, cuyo interés era principalmente los cómics americanos. Con la implatanción del Manga, este perfil se extendió y a día de hoy se ha expandido y segmentado tanto por edad como por género.

 

Así, antes era muy atípico que las mujeres compraran cómic. Sin embargo, su número ha aumentado enormemente en la última década. Y eeso a pesar de que las lectoras principales consumen manga y productos derivados, del mismo modo que los lectores más jóvenes. Sin embargo, Jorge cree que esto ha sido positivo para hacer evolucionar el cómic, ya que ha obligado a éste a modificar sus historias y mostrar “heroes más humanos” lo que ha hecho ser más competitivo respecto a su contrapartida japonesa y ha enriquecido las historias.

 

E hilando sobre las cuestiones del cambio y de la evolución, me atrevo a preguntarles por el futuro. Por desgracia, su respuesta es tajante: “El futuro... ¿el futuro? El futuro no lo vemos más que como dijo Rambo: 'Día a día'. Es muy difícil que el tiempo pase y volvamos a lo que era antes. Por eso hay que adaptarse a los nuevos tiempos, la venta por Internet y los medios digitales”.

 

Con esto, apago mi grabadora, tomo las fotos que veis aquí y me despido. Pero no sin antes recoger mi pedido de cómics americanos y dejar encargado el número 700 de Spider-man, el cual, como ya prometí pienso destripar para nuestros lectores en enero.

Lecturas recomendadas