Reportaje

Tiendas con Historia: Atlántica Cómics

Por Jesús Delgado
-

Llegamos a nuestra tercera Tienda con Historia. Hoy toca una parada obligatoria en la ruta del rol de Madrid: Atlántica Cómics, uno de los tres herederos espirituales de la legendaria Librería Atlántica.

Entrando desde Gran Vía en la calle de Silva, me encamino hacia la calle Luna, lugar en donde se alzan los últimos vestigios de la legendaria Ruta del Rol. Pero no he llegado a la plaza cuando me recuerdo que mi destino transcurre por un sendero diferente y entonces tuerzo la primera calle a mano izquierda, la calle de la Estrella, paralela a Luna. Y mientras bajo por ella, no puedo evitar sentirme como Luke Skywalker entrando en Dagobah. Un sentimiento que aumenta cuando alcanzo mi destino, el número 20 de la Calle de la Estrella. O lo que es lo mismo, el lugar donde se levanta Atlántica Cómic.

Desde sus vitrinas, me recibe mi comité de bienvenida, formado por las estatuas y figuras de Optimus Prime, Indiana Jones y otros héroes de mi juventud. Ellos flanquean mi paso mientras accedo al sanctum de este reducto del frikismo de la vieja escuela. En el interior me topo con lo más parecido a Obi-Wan y Yoda que me podría encontrar por aquí, y que serán mis particulares anfitriones durante los próximos noventa minutos: Los encargados de la tienda, Benjamín Bruña y Diego Bermúdez, quienes acaban de sobrevivir a un largo e intenso CIFIMAD 2013.

Ciertamente, una Tienda con Historia.

Antes de empezar con la entrevista, surge una cuestión que no podemos dejar pasar. En la zona en la que nos encontramos existen tres tiendas que se llaman igual: Atlántica. Lo cual me lleva a preguntarme si son el mismo negocio. Benjamín pronto me corrije y me explica que la primitiva Librería Atlántica cambió de dirección en su momento, y que poco a poco el negocio se diversificó en tiendas independientes, cada una especializada en "lo suyo".  Esto no significa que, por otro lado, entre las tres que hay ahora no siga habiendo un cierto colegueo y un espíritu de cooperación cordial; muy a pesar de no ser el mismo negocio.

Así, nuestra Atlántica Cómics, frente a sus tiendas "hermanas", es un negocio que surge al calor del estreno de La Amenaza Fantasma, allá por el año 1998, orientándose hacia la venta de cómic americano y, sobre todo, de todo lo relacionado con La Guerra de las Galaxias. Recientemente su posicionamiento ha cambiado y se ha especializado aún más, favoreciendo el merchandising de figuras de acción: Transformers, G.I. Joe, Marvel y, sí, Star Wars, que sigue siendo el producto estrella de la tienda.

A lo largo de la conversación con ellos, compruebo algo que ya sospechaba: Diego y "Benja" son todos unos representantes de pleno derecho de la llamada vieja escuela; tanto que el término friki utilizado para describirlos sería del todo inapropiado. Ya que lo suyo es referirse a ellos con la nomenclatura arcaica y adecuada: coleccionistas.

Algo que por otro lado le sienta muy bien a Atlántica Cómics. No se podría entender que otro tipo de persona estuviera atendiendo a los clientes. Así, este dúo de maestros Jedi demuestra un amplio conocimiento de la materia con la que trafican: Ya sea cómic, publicaciones extranjeras o de coleccionismo de figuras vintage. No en vano, la tienda colabora activamente con asociaciones culturales y de ocio tales como Star Wars Madrid o ACAT (coleccionistas aficcionados a Transformers), por citar tan solo a dos. Incluso ha sido escenario de eventos culturales e incluso (atención) set de rodaje para películas.

El motivo de la popularidad de Atlántica Cómics entre el resto de coleccionistas precisamente reside en su excepcionalidad. Es una de las pocas tiendas de Madrid en las que aún se pueden encontrar ciertos productos especiales. Por ejemplo, Transformers de importación. Y no nos referimos a juguetes de supermercado, sino autenticas bellezas articuladas y transformables cuyo catálogo va desde las antiguas figuras de los años 80 hasta las modernas y detalladas. Son piezas muy codiciadas por cierto sectores geeks.

Además, buena parte de su actual éxito entre los amantes de la ciencia ficción y el coleccionismo de figuras de acción reside en su esfuerzo para estar al día de las últimas novedades en materia de coleccionismo de cualquier clase. Esto conlleva también una implicación mayor constante, tal y como refleja la colección de bustos y estatuas que nos devuelven la mirada desde sus estantes.

¿Atlántica tendrá secuela?

¿Todo este esfuerzo tiene su recompensa? ¿Las nuevas generaciones van a recoger el testigo de los que vinieron antes que ellos y se sentirán atraidos por todos estos tesoros que Benjamín y Diego guardan en la tienda?

En opinión de Benjamín, depende de sobre qué piezas se hable. Star Wars tiene muy buena aceptación entre la muchachada. No así otros productos como Transformers o los G.I.Joe, ya que son son colecciones que entienden y buscan más las personas que nacieron en los 80, y que por ello ello crecieron con ellas. Este factor ha hecho que se levante una palpable barrera generacional. Los fans más jóvenes no están tan interesados en robots gigantes tranformables o paramilitares armados que luchan contra terroristas como lo pueden estar en el árbol genealógico de los Skywalker.

Por eso mismo, la clave del futuro reside en Star Wars. En contraste, es la marca que ha experimentado el mayor crecimiento desde finales de los noventa. Tanto, que a día de hoy es una franquicia muy potente, que colma en multiples campos las ansias de los fans. "No en vano", recuerda Diego, "Star Wars es la serie de figuras más vendida del mundo". Y eso sin olvidar que, como añade Benjamín, desde La Amenaza Fantasma  Star Wars no ha vuelto a tener una Edad Oscura en la que no se hacía nada de ella, sino que constamente han ido saliendo nuevos productos.

Por ello, solo cabe esperar que la Fuerza no solo esté con Lucas, sino también con nuestros amigos de Atlántica. Ya que si hoy es una Tienda con historia, al tiempo quizá podamos hablar de ella diciendo aquello de "Hace mucho tiempo, en una tienda lejana, muy lejana..."

Lecturas recomendadas