Reportaje

Todos los misterios de Lost Horizon

Por Sergio Gracia
-

Por fin hemos podido probar Lost Horizon, el llamado a convertirse en clásico de las aventuras gráficas desde su mismo lanzamiento. Lost Horizon nos recuerda de principio a fin a otro grande del género, Broken Sword. En ambos, viajaremos a maravillosos lugares alrededor del mundo, presenciaremos espectaculares y sorprendentes sucesos envueltos de misterio e intriga que nos arrastrarán cada vez con más fuerza a sus entrañas para descubrir el por qué de todo el meollo.

Desde luego ya echábamos de menos una aventura gráfica como las de antes y, seguro, que Lost Horizon no defraudará a los fans del género.

Destino China

Lost Horizon nos traslada al año 1936, nuestra primera parada es Hong Kong, donde conoceremos al que será nuestro avatar durante el resto de la aventura, Fenton Paddock, un ex-soldado británico. No tardamos mucho en meternos en harina y encontrar algo de acción, se ve que Paddock es más pícaro de lo que nos imaginábamos y esa caradura le ha metido en más de un problema con los Tong.

Pero la aventura no ha hecho más que comenzar, pues en Lost Horizon recibiremos el encargo de buscar a un antiguo compañero del ejército que ha desaparecido en el Tibet. Pronto nos veremos involucrados en un misterioso caso con los Nazis por medio. Y es que las temidas SS andan detrás de unas armas secretas escondidas en alguna parte de la región China. Pero la cosa es mucho más de lo que parece a simple vista y nuestro viaje nos llevará a descubrir uno de los mayores misterios de la Humanidad oculto en el Himalaya: el legendario reino de Shambala.

Lo primero que llama la atención de este tercer juego de Animation Arts es lo cuidado que están los escenarios. Todos y cada uno de los fondos sobre los que nos moveremos están dibujados a mano y, a pesar de apreciarse el trazo del dibujo, no desentona en absoluto con los modelos 3D de los personajes, que también gozan de una calidad excelente aunque se nota algo más de trabajo en los personajes principales.

Un point-n-click clásico

El sistema de juego de Lost Horizon es el clásico point-n-click, por lo que no tendremos que acostumbrarnos a un lioso sistema con teclado y ratón: todas las acciones posibles se podrán realizar con tan sólo dos botones. Durante el juego contaremos con algunas ayudas, si pulsamos la barra espaciadora podremos visualizar rápidamente todos los objetos del escenario con los que tenemos la capacidad de interactuar, lo que resulta muy útil en algunos momentos.

Pero, sin duda, el punto fuerte de Lost Horizon es un argumento de película, creado por la novelista Claudia Kern, que nos enganchará desde el primer momento. Viviremos momentos inolvidables y viajaremos a lugares reconocibles en los que nos gustaría estar en persona, y no sólo de forma digital. Conoceremos a cientos de personajes entrañables con personalidades y cualidades muy bien diseñadas.  

Lost Horizon es uno de esos juegos que nos separan un momento del mundo cruel y nos embarcan en una maravillosa historia donde lo real y extraordinario se entremezclan de una forma magistral.

Magistral aventura gráfica

Apenas quedan unos meses para poder disfrutar de esta maravilla pero ya se ha convertido en un claro referente en el género. Es uno de esos títulos por los que uno está orgulloso de tener un PC y, por eso, debemos agradecer a sus creadores que le hayan dedicado tanto tiempo y lo hayan madurado con tanto esfuerzo y mimo, pues el resultado es sencillamente genial. Lost Horizon formará parte del Olimpo de las Aventuras Gráficas... y ese puesto lo tiene más que merecido.

Lecturas recomendadas