Reportaje

Uncharted 4 - Impresiones del modo Historia

Por Rafael Aznar
-

PS4 está a punto de recibir Uncharted 4, un tesoro de valor incalculable. Por fin, hemos podido probar el modo Historia y, si el nivel de calidad del décimo episodio se mantiene a lo largo de toda la aventura, podemos estar hablando de un bombazo nuclear (sí, como el de la cuarta película de Indiana Jones). Tened a buen recaudo el corazón, porque hay un ladrón que viene dispuesto a hacerse con él, para jubilarse en lo más alto.

La cuenta atrás para El desenlace del ladrón, alias Uncharted 4, tocará a su fin el 10 de mayo, y la espera promete hacerse muy larga. Hace unos días, Naughty Dog presentó en Madrid la exclusiva más potente que tiene PS4 en el horizonte, y las expectativas se nos han disparado hasta la estratosfera, aproximadamente. El título se anunció en el ya lejano mes de noviembre de 2013, pero ésta era la primera vez que el siempre metódico estudio californiano ponía una demo jugable de la aventura en manos ajenas. Se había podido probar el multijugador, pero no el modo Historia, reducido a las demos guiadas mostradas en la PlayStation Experience 2014 y el E3 2015. Pues bien, tras haberle echado el lazo, hasta cuesta conciliar el sueño por la noche. Tamaña es la emoción por la promesa de riquezas que puede albergar en su interior este codiciado tesoro (¡sucios y rastreros hobbits!).

De las sagas que tiene Sony en cartera ahora mismo, la protagonizada por Nathan Drake es, seguramente, su mayor activo. No en vano, sus tres entregas vendieron 18,42 millones de copias en PS3, según VG Chartz, con el añadido de que la segunda (6,69) y la tercera (6,80) son las exclusivas más vendidas de la consola, sólo por detrás de Gran Turismo 5 (10,74). A esas cifras, habría que sumar los 1,67 de la entrega de PS Vita y los 3,90 de la triple remasterización para PS4 (que va camino de alcanzar a los 4,29 de The Last of Us Remasterizado, ahora mismo la ‘exclusiva’ más multimillonaria de la consola, pero lanzada mucho antes y a un precio inferior). Será muy interesante ver los datos de venta de esta nueva entrega y su repercusión sobre las ventas de la propia consola, que, hasta ahora, sin necesidad de tener uno de esos llamados ‘vendeconsolas’ (por calidad, Bloodborne podría serlo, pero no está destinado a un público multitudinario, y eso se nota en sus 2,13 millones), ha colocado ya la friolera de 38,81 millones de unidades en sólo dos años y medio. En Sony, debe de estar saliendo humo de tanto frotarse las manos con las previsiones comerciales.

¿Ha valido la pena?

Por hacer un poco de memoria antes de comentar las sensaciones con la demo, esta cuarta entrega estará ambientada tres años después de la anterior, y pivotará en torno a dos conceptos básicos: los dilemas familiares del protagonista y la idea de que cada tesoro tiene un coste. Así pues, Nathan Drake se verá empujado una última vez al latrocinio ante la repentina reaparición de su hermano Sam, a quien creía muerto. Esto promete generar fricciones con Elena Fisher, la reportera con la que Nate está ahora casado, sin olvidar que su mentor, Victor Sullivan, también estará metido en el ajo. Ese cuadrado familiar promete dejar grandes momentos, engarzando con lo que el protagonista está dispuesto a sacrificar o no en su vida. Por supuesto, no faltarán los malos de rigor: Nadine Ross y Rafe Adler, la dueña de una corporación militar privada y un cazarrecompensas, respectivamente, que andarán tras lo mismo que los protagonistas.

En esta ocasión, Drake buscará un tesoro relacionado con Henry Avery, un marinero del siglo XVII que, durante dos años, se dedicó a la piratería y, gracias a un ataque contra la flota india, amasó una fortuna. El objetivo será encontrar Libertalia, una supuesta utopía fundada por Avery en la isla de Madagascar. Precisamente, el continente protagonista en la aventura será África, pues no sólo pasaremos por esa gigantesca isla, sino también por el Congo, uno de los pocos sitios que, por ahora, se han confirmado. En ese sentido, si las anteriores entregas fueron un poco ‘monocromáticas’ (selvas en la primera, nieve en la segunda y arena en la tercera, siendo un poco reduccionistas), esta vez veremos infinidad de paisajes: junglas, picos nevados, acantilados costeros, altiplanos, volcanes, mercados…

Pintado ya el cuadro general, vamos con lo que pudimos ver en la demo, correspondiente al décimo capítulo, titulado ‘Las doce torres’ y ubicado en el primer tercio de la aventura. En dicha sección, Nathan Drake, su hermano Sam y Sully empezaban a bordo de un jeep, en un altiplano situado a los pies de un volcán, aparentemente extinguido. El objetivo era encontrar pistas sobre el tesoro de Henry Avery dentro del propio volcán.

La presencia de ese todoterreno entronca con dos de las grandes novedades de Uncharted 4: la apertura de los entornos y el manejo libre de vehículos (en los anteriores, había algunos, pero en secciones muy guiadas). Así pues, con ese jeep y ubicados en un escenario abierto, debíamos buscar caminos por los que ir avanzando. En buena medida, el propio diseño de niveles y ciertas pistas, como las marcas de neumáticos, aconsejan por dónde ir, pero, realmente, la sensación de conducción es muy satisfactoria, sobre todo al coger saltos o al tener que buscar rocas firmes sobre las que hacer avanzar el coche (habrá zonas de barro que serán impracticables). No obstante, aunque las rutas generales no son difíciles de encontrar, Naughty Dog ha querido fomentar y premiar la exploración, haciendo que, por ejemplo, si llegamos a ciertos puntos, salten escenas de vídeo o diálogos que incidirán en el trasfondo de los protagonistas. También habrá varias opciones de respuesta en ciertos diálogos, aunque esto no lo pudimos experimentar.

En la sección que probamos, había varios puzles de entorno con el jeep, que contará con un cabestrante muy útil para resolver diversas dificultades. Por ejemplo, para poder superar una cuesta demasiado empinada y embarrada, había que atar un cable a un árbol y, ya luego, subir con tiento. En otro momento, había que derribar parte de un puente para conseguir una rampa con la que llegar a una zona elevada. La única forma de conseguirlo era echar el cabestrante alrededor de los pilares del puente para romperlos yendo marcha atrás. Son recursos sencillos, pero que funcionan realmente bien.

La demo se dividía en tres secciones, muy bien enlazadas. La primera y la tercera se correspondían con lo que acabamos de explicar: búsqueda de caminos a bordo del jeep. Sin embargo, justo a mitad, tropezábamos con un asentamiento enemigo que había que ‘limpiar’ necesariamente para poder progresar. La acción se ha remozado y cuenta con un gran equilibrio entre tiroteos, saltos y sigilo. Ahora, podemos marcar a los enemigos y vemos un indicador de amenaza con tres niveles (blanco, amarillo y rojo), para saber si estamos ocultos, si se han percatado de que puede haber alguien o, directamente, si nos han visto. Para evitar ojos curiosos, podremos ocultarnos en hierbas altas y, desde ahí, observar los movimientos de los malos, de cara a cogerlos desprevenidos. No sólo podremos estrangularlos por la espalda, sino noquearlos con movimientos muy verticales.

Los tiroteos se sienten muy ágiles y entroncan con otra de las grandes novedades, el gancho con cuerda, hecho a imagen y semejanza del de Tomb Raider. Gracias a él, podremos movernos en diversos planos, ángulos y alturas, con el añadido de que podremos disparar mientras estamos suspendidos en el aire. Al menos en la demo que probamos, no había apuntado semiautomático, lo que obligaba a tener mucho tiento. Esa sección de la demo transcurría alrededor de una torre muy alta, por lo que se podía abordar de muy diversas formas. Nosotros subimos sigilosamente hasta la cima, para tener una perspectiva a vista de pájaro de toda la zona y, así, localizar más fácilmente a los enemigos. Como curiosidad, también podíamos entrar con un bestial estruendo, activando un detonador que provocaba una explosión descomunal en la base de la torre.

En relación con eso, cuando optamos por esa vía, los enemigos nos acribillaron en un santiamén, algo que entronca con la mejora que se ha llevado a cabo en la IA. Por lo general, en cuanto se han percatado de nuestra presencia, los enemigos realizan movimientos lógicos y no son meros monigotes anhelosos de recibir plomo. Los aliados también se comportarán de forma inteligente y nos prestarán su ayuda, no sólo disparando, sino también golpeando a los rivales si, por ejemplo, están a nuestro lado y ven que nos están dando de puñetazos. Asimismo, si estamos yendo con sigilo, se ocultarán del mismo modo que lo hagamos nosotros, ya sea permaneciendo a cubierto o mimetizándose con los hierbajos. Parece que Naughty Dog ha replicado muchos de los fundamentos que tan bien funcionaron en The Last of Us, un juego bastante duro, aunque, lógicamente, aquí no habrá chasqueadores.

Aunque no lo pudimos probar en esta ocasión, hay que recordar que habrá multijugador online. Serán batallas competitivas, con diversas clases y la presencia de objetos mágicos, que se adquirirán con los puntos que ganemos a lo largo de la partida. Habrá báculos para localizar a los enemigos, piedras curativas, tótems que lanzarán nubes… No es lo que más importa en un Uncharted, y muchos casi preferiríamos que esos recursos se destinaran al modo Historia, pero contribuirá a alargar considerablemente la vida útil del juego. Eso sí, echamos en falta que se hayan incluido misiones cooperativas, como las que había en la segunda entrega.

La verdadera medida de PS4

Hasta ahora, el techo técnico de PS4, en lo que a aventuras se refiere, estaba, seguramente, en The Order 1886, aunque al juego de Ready at Dawn le faltaban elementos que acompañaran el órdago visual. No va a ser el caso de Uncharted 4, que apunta a diamante en todas sus facetas. Gracias a la experiencia acumulada con The Last of Us Remasterizado, Naughty Dog parece haberle tomado bien el pulso a la consola y, con su primer juego específico para ella, hará que se nos salgan los ojos de las órbitas, sin trampa ni cartón: lo que se ha visto en los últimos tráilers del juego es lo que hay, sin bajones gráficos ni engañifas. La demo del décimo capítulo así nos lo ha corroborado.

El estudio quería alcanzar un nuevo nivel en la creación de experiencias cinematográficas, y parece que lo ha conseguido con creces. Por momentos, parece que estemos asistiendo a escenas CG, pero un simple movimiento de cámara para devolvernos el control deja constancia, en seguida, de que todo está elaborado con el motor del juego. De primeras, destacan los modelados de los personajes. Y no sólo es que los protagonistas parezcan casi de verdad, sino que la cantidad de animaciones hace que reaccionen al entorno de forma muy verídica. En la demo, esto lo pudimos ver muy claramente en la forma de meterse de Drake en el jeep. Si otros juegos nos obligarían a ponernos al lado de la puerta izquierda para poder abrirla y entrar con un único movimiento, aquí podíamos saltar casi desde cualquier posición, incluso desde diferentes partes del capó. Es más: mientras circulemos con el todoterreno, podremos ver bambolearse los cuerpos de Nathan, Sam y Sully al son de las físicas del coche. Lo único negativo que vimos fueron unos ligeros ‘jaggies’ en ciertos enfoques de cámara.

Los paisajes, ligados a una distancia de dibujado descomunal, son otro detalle que nos ha dejado turulatos. El altiplano donde se desarrollaba la demo, con el volcán al que debíamos llegar al fondo, era un ejercicio de diseño envidiable: distintos tipos de superficies capaces de afectar a la jugabilidad, efectos de partículas (como barro ‘dinámico’ sobre el parabrisas al pisar un charco), elementos arquitectónicos al servicio de la acción… Esto se suma al entorno costero que ya se vio en la primera demo o a la ciudad del E3 2015. Realmente, si Naughty Dog ha logrado que el resto de enclaves sean sólo la mitad de impactantes, podemos estar ante una joya paisajística difícil de superar.

El apartado sonoro tampoco se quedará atrás. El doblaje al español estará tan cuidado como es habitual en la saga, con Roberto Encinas como Drake, y los diálogos no faltarán a su cita con el humor y los chascarrillos. En cuanto a la banda sonora, ha corrido a cargo del debutante Henry Jackman (Just Cause 3, Capitán América: El soldado de invierno, Rompe Ralph), pero, por lo que pudimos ver en la demo, parece que mantendrá la estratosférica calidad de la de las entregas previas.

Todo lo bueno se acaba

Uncharted 4 marcará el final de la historia de Nathan Drake y, a poco que el resto del juego sea la mitad de emocionante que lo que hemos visto en el capítulo 10, puede marcar un punto de inflexión en el catálogo de PS4, además de corroborar lo que ya sabíamos: que los maestros de Naughty Dog no se cansan de dar lecciones de videojuegos. Si queréis ampliar lo que os hemos contado en este avance, recordad que hoy también hemos publicado un gameplay y dos entrevistas (a Ricky Cambier y Arne Meyer), que profundizan en las características del título. No vemos la hora de que sea 10 de mayo y podamos, al fin, conocer el desenlace del ladrón.

Lecturas recomendadas