Reportaje

A la venta las ediciones domésticas de Guerra Mundial Z

Por Raquel Hernández Luján
-

Sin lugar a dudas, Guerra Mundial Z ha sido uno de los títulos más exitosos del año. Las ediciones caseras ya están a la venta y queremos hablaros de su presentación y de lo que podréis encontrar entre los contenidos extra.

La continuidad de Guerra Mundial Z está asegurada ahora que sabemos que su secuela ha caído en manos de Juan Antonio Bayona (Lo imposible), pero hoy queremos hablaros de sus formatos físicos y digitales, ya a la venta, y la fabulosa e interesante presentación de su lanzamiento que al menos nos resarce un poco tras saber que hay material que no veremos nunca... ¿O quizás se aproveche en la secuela? Pronto lo sabremos...

¿Qué contenidos extra encontraremos?

Han salido ya a la venta cinco ediciones caseras físicas: en DVD, Blu-Ray, Blu-Ray 3D, edición metálica y digipack exclusivo. Éste último es el más completo ya que incluye el DVD, el Blu-Ray y el Blu-Ray 3D y recoge, además de un libreto de 48 páginas con fotografías del rodaje y notas de producción, los siguientes extras:

Blu-ray:

  • Reportajes tras las cámaras: una intensa mirada a la creación del apocalipsis de Guerra Mundial Z.

DVD exclusivo:

  • Documental de 68 minutos "Zombie Town Hall", con una mesa redonda entre George A. Romero (director y guionista, conocido por La noche de los muertos vivientes), Max Brooks (Autor del libro World War Z) y Steven Schlozman (autor de Autopsia zombie).

    Una presentación diferente

    Una película tan especial como Guerra Mundial Z se merecía una presentación diferente y original, por eso el 10 de diciembre se celebró un encuentro con el responsable del Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Carlos III de Madrid: el doctor Juan Martínez Hernández. Él es el autor de de los libros "Nociones de Salud Pública", "Manual de Higiene y Medicina Preventiva Hospitalaria", “Todo es veneno” y "Gripe A: Pandemia gripal 2009".

    El coloquio, centrado en la expansión de las epidemias a nivel global, tuvo lugar en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid.

    Reproducimos a continuación la conferencia completa que nos permite apreciar la documentación con la que ha contado la película y su similitud con ciertas pandemias que se han dado a lo largo de la historia, teniendo siempre en cuenta que se trata de una ficción.

    Pregunta: Para el rodaje de Guerra Mundial Z los productores se apoyaron de científicos como David Huges, que buscaron en la biología patrones desde los que partir a la hora de crear la pandemia. Se basaban en elementos orgánicos como enjambres de pájaros y la forma como los animales se pasan los parásitos. Nos has comentado que aun así, la epidemia tal y como está descrita es inverosímil, ¿por qué?

    Respuesta: Es difícil imaginar que una enfermedad pueda provocar transformaciones somáticas (corporales) tan rápidamente, proporcionando a los enfermos mayor capacidad de carrera y fuerza que si no estuvieran enfermos y sin provocar finalmente su muerte (los Z no mueren en la película, por seguir su terminología, son “no-muertos"). Sin embargo, a favor está el hecho de que la encefalitis rábica sí provoca terribles trastornos de la conducta, agresividad y comportamiento anormal, en el cual se ha inspirado el guionista, probablemente.

     


    P: Teniendo en cuenta su conocimiento y experiencia personal de primera mano en el caso de

    la Gripe A, nos gustaría que nos contaras: ¿cómo funciona el contacto viral?, ¿sería posible

    que una enfermedad que se transmite en 11 segundos se extendiera en 24 horas a nivel mundial? ¿Está preparado el gobierno español y la comunidad científica internacional para una epidemia de estas características?

    R: Un virus nunca tiene un período de incubación tan corto (segundos), pero los tóxicos sí ejercen su acción en tan breve espacio de tiempo. La expansión mundial en horas es perfectamente posible a través de los aviones. Los virus que se expanden a través de gotas de secreciones respiratorias (tos, estornudo) se pueden mover con gran facilidad, de persona a persona. En lo que llevamos de siglo solo dos nuevos virus han tenido este comportamiento con capacidad pandémica: el SARS (2003) y la gripe pandémica (2009). Los países en guerra, azotados por la crisis económica o inestables políticamente llevan todas las de perder ante una amenaza pandémica. En contextos de crisis, como estamos viendo, se recorta de sanidad, investigación…, es decir ¡de todo aquello que nos puede defender de una epidemia!


    P: Nos comentabas que los zombis de la película y en general como han sido representadas en el cine parecen infectados por rabia, ¿es cierto que la rabia se transmite en 11 segundos?

    R: El virus de la rabia se transmite por mordedura de animales enfermos o por inhalación de aerosoles de saliva procedentes de colonias de murciélagos. Ésa es la transmisión natural; además representa un riesgo laboral en los laboratorios especializados donde se maneja el virus. La inoculación por tanto es casi instantánea. Pero el período de incubación de la rabia es muy dilatado, a veces de meses o años. Una vez inoculado el virus, éste asciende lentamente por los nervios hasta el sistema nervioso central.

     



    P: El concepto de los zombis que tanto ha retratado el cine surge del comportamiento que se

    observa en seres humanos intoxicados por “tetrodotoxina”. ¿Cómo se produce y qué genera en el individuo?

    R: Los "zombis" de la película sufren mitad rabia, mitad una ataxia muy similar a la de los zombis de HaitíEl origen de los zombis tiene su lugar en Haití. Eran personas intoxicadas con tetrodotoxina producida por microalgas que los chamanes hacían inhalar creándoles una braquicardia o muerte aparente consecuencia del empobrecimiento de sus funciones superiores. Muchos de los movimientos que el cine ha recreado son característicos de esta intoxicación.


    P: La estrategia del escamoteo, por medio de alguna infección se ha intentado con éxito

    parcial en algún caso de enfermedad humana. Cuéntanos un poco más sobre esto.

    R: Algunas vacunas, las llamadas vacunas terapéuticas, pretenden algo parecido. Estimular la inmunidad, bien de forma inespecífica, bien de forma más específica, para obtener respuesta inflamatoria e inmune que controle la enfermedad ya en curso. En realidad las vacunas capaces de erradicar una enfermedad (por ejemplo la polio, o el sarampión) son vacunas preventivas, esto es, aquellas capaces de estimular anticuerpos y células defensivas, que impidan por completo que el individuo enferme. La imagen alegórica del protagonista, que sale del laboratorio totalmente inmune a los Z es muy plástica y muy correcta: es así como se comporta un individuo inmunizado: está seguro frente a la enfermedad.

     



    P: Afirmas que el mundo no se acabará por una epidemia, pero comenzábamos el coloquio

    diciendo que Guerra Mundial Z ha sido la película más taquillera del año, excluyendo las de

    animación, pero no la única, ha habido otros grandes títulos más. ¿Qué hay detrás de ese gran

    interés por parte del público hacia la apocalipsis? ¿Tiene la crisis mundial algo que ver?

    R: Las reacciones de pánico son inevitables. Las amenazas milenaristas resurgen. Hay que poner la balanza en su fiel: ninguna epidemia acabará con la humanidad y ninguna epidemia sale totalmente gratis en términos de vidas humanas.

    Lecturas recomendadas