Reportaje

Videojuegos en YouTube: Más que una afición

Por Mario Jiménez
-

Cuando uno empezó en esto de analizar videojuegos no podía imaginar que 10 años más tarde una plataforma como YouTube iba a contribuir tanto a revolucionar la forma en que la “disección” de un juego se acerca al gran público.

En 2013 son muchos más los usuarios que prefieren ver un vídeo del gameplay de un título antes que leer este reportaje o un análisis en esta web. Las razones son muchas, pero probablemente la más importante sea la comodidad de sentarse delante de una pantalla para ver cómo otro juega y comprobar así, de primera mano, cómo se desarrolla la acción, qué tal son los gráficos o si determinada saga presenta muchas novedades en su nueva entrega.

Los que están detrás de esta corriente son los denominados “gamers”, y aunque también se les suele definir como Youtubers, este es un concepto más amplio que engloba a cualquiera que tenga éxito en YouTube y no sólo a los que se dedican a los videojuegos.

En un principio la gente empezó a ver gameplays en YouTube para aprender trucos de sus juegos favoritos o para ver tutoriales de juegos que no conocían. Poco a poco, algunos canales empezaron a destacar entre los demás porque sus contenidos eran más originales, divertidos o entretenidos hasta llegar al punto de que muchos cuentan con el respaldo de millones de seguidores deseosos de ver nuevos contenidos o incluso de rivalizar con otros usuarios simplemente porque creen que su “dios youtuber” es mejor que otros.

El fenómeno comenzó en EE.UU. pero ya es posible encontrar canales de gaming en cualquier país. En España, por ejemplo, tenemos a algunos gamers que se encuentran entre los más seguidos de todo el mundo, como es el caso de ElRubius. A estas alturas ya no son sólo unos chicos que se ponen delante de una cámara a comentar lo que pasa en su pantalla mientras juegan, sino que se han convertido en auténticos prescriptores de opinión, influyendo mucho en las ventas de un determinado videojuego o, incluso, de una desarrolladora en concreto.

¿Cómo ser un buen gamer?

Lo primero, aunque parezca evidente, es ser un apasionado de los videojuegos. Todos los gamers con los que hemos hablado confiesan que llevan jugando desde que eran muy pequeños y que para ellos ponerse delante de una consola es algo natural además de necesario.

Pero la pasión por el píxel no es suficiente como para convencer a millones de personas de que han de suscribirse a tu canal en YouTube. En este menú que, en muchos casos está plagado de éxitos, hay muchos otros ingredientes. SrCincheto77, con más de 373.000 suscriptores en su canal y más de 146.000 seguidores en Twitter, explica: “la verdad es que no tengo una fórmula para decir matemáticamente a qué se debe el éxito de mi canal, imagino que tiene que ver con mi sentido del humor (campechano), con mi trato directo con los suscriptores (les dedico mucho tiempo al día contestando emails, mensajes de YouTube, tweets, etc...). Así que si tuviera que dar una respuesta sincera, te diría que parte del éxito está en ser yo mismo y en proyectar mi forma de ser y de ver la vida en un vídeo sobre un videojuego”.

Por su parte, Alex El Capo, que cuenta con más de 622.000 suscriptores en YouTube y más de 191.000 seguidores en Twitter, opina que la clave del éxito es muy simple: “Yo me lo tengo que pasar bien. Si yo me lo paso bien y disfruto jugando se traduce en cómo hablo y en lo contento que estoy haciéndolo, y eso lo notan. Te tienen que elegir entre miles de otros contenidos cada día”.

Y es que el hacer las cosas con humor parece ser el denominador común entre todos estos youtubers, ya que todos utilizan chascarrillos propios, frases hechas y un tono muy particular para que sus seguidores vuelvan una y otra vez a sus canales. De esto sabe mucho ElRubius, que con más de 4 millones de fans en YouTube es especialmente “gracioso” en sus vídeos, aludiendo constantemente a aspectos de la cultura popular e incluso vacilando a otros jugadores en partidas online, consiguiendo a veces que el que está al otro lado de la pantalla viendo el vídeo se ría a carcajadas. En ocasiones su humor puede llegar a ser ofensivo (lo que él llama directamente “trolear”) o algo simplón, pero los dos millones de reproducciones de media que tienen sus vídeos dejan bien claro que eso gusta a los usuarios. ¿Su clave? “Trabajar sin guión, improvisar y no cortarse nada”.

¿Y tú a qué te dedicas?

Y para los que aún tengan dudas del éxito de esta corriente “gaming” en la sociedad, y no sólo en YouTube, ahí va un ejemplo del interés que ha despertado entre los usuarios: en España se acaba de crear la primera academia del mundo para formar a jugadores profesionales de videojuegos, la eStar. “En los últimos años los eSports -o deportes electrónicos- han crecido muchísimo en todo el mundo, y con eStar vamos a dar una oportunidad a los gamers amateurs de todo el país para convertirse en jugadores profesionales. Les ofrecemos viajes y alojamiento, formación técnica y deportiva, apoyo psicológico y coaching de alto rendimiento. Para participar basta con entrar en nuestra web (www.e-star.pro) y apuntarse a los torneos clasificatorios online. Ahora mismo hemos comenzado con Starcraft 2, pero pronto seguiremos con más juegos”, explica Arturo Castello, uno de los responsables de esta academia.

Al primer curso de la eStar sólo han podido acceder 8 jugadores, que se clasificaron en una emocionante final celebrada en el DreamHack de Valencia que fue la culminación de un clasificatorio online muy reñido. Desde el 26 de octubre hasta el 15 de diciembre, estos 8 superhérores del mando van a estar recibiendo formación en un centro de alto rendimiento en la capital del Turia, donde estudiarán materias tan dispares como técnicas de juego o entrenamiento deportivo “virtual” de la mano de auténticos expertos en videojuegos. Finalmente, el mejor de todos se conocerá en un evento que tendrá lugar el 10 de diciembre en los cines Callao de Madrid.

Y como el interés por los videojuegos ha dejado de ser visto, afortunadamente (y nuestro esfuerzo nos ha costado), como algo exclusivo de tipos raros, casi asociales, ya hay muchas empresas que comienzan a interesarse por la denominada “gamificación”, otro palabro adaptado del inglés y que viene a ser algo así como aplicar las técnicas de juego a las tareas del día a día en el entorno laboral.

Precisamente, Arturo Castello está detrás también de Jugo, una plataforma de gamificación lanzada como herramienta para conseguir objetivos personales o profesionales a través del juego. “En Jugo utilizamos mecánicas de juego aplicadas a diferentes entornos de actividad, tanto personales como profesionales. Algunas de nuestras aplicaciones van dirigidas a la empresa y otras al consumidor final. El primer 'Jugo' que hemos lanzado, Social Raid, ayuda a los equipos de comunicación en social media a mejorar su eficacia a través de ciertas mecánicas de juego”.

YouTube, fundamental

En esta consolidación del fenómeno gamer, YouTube se ha convertido en la piedra de toque imprescindible. Por supuesto, los medios de comunicación especializados han sido fundamentales a la hora de acercar los juegos a la gente, contribuyendo a que pasen de ser visto como algo friki a abrir telediarios como el de Matías Prats. Sin embargo, la plataforma de vídeo de Google ha contribuido a que millones de personas de todos los rincones del mundo cuenten con un altavoz para generar su propia audiencia.

Según datos del propio Google, en 2012 se duplicó la cantidad de tiempo que los usuarios pasaban viendo contenidos relacionados con videojuegos en relación al año anterior. De hecho, el tiempo que la gente estuvo viendo gameplays creció más que todo lo que creció el uso de YouTube en todo Estados Unidos. Si colocamos estas cifras en una franja horaria, el 32% de estas reproducciones tuvo lugar entre las 18:00 y las 22:00, horas en las que, tradicionalmente, la gente suele pasar más tiempo delante del televisor. Y es que este fenómeno no hace sino confirmar que el interés de los más jóvenes en la programación televisiva tiende a ser menor o que este consumo es cada vez más multipantalla (combinando TV con ordenador, móvil o tableta).

Entre los contenidos más consumidos en YouTube relacionados con videojuegos destacan 7 tipos: Anuncios, sobre todo de las desarrolladoras y distribuidoras, y que suelen tener una media de 1 a 3 minutos de duración; Demos con vídeos de “primer vistazo” colgados por las distribuidoras, muchos de ellos del E3, y que duran entre 5-15 minutos; Lanzamiento, que suelen ser contenidos de las marcas, casi siempre para recordar que un juego se pondrá a la venta en determinado momento. Su duración también va de 1 a 3 minutos; Gameplay creado por los propios usuarios, que suele acabar antes de los 5 minutos; Tutoriales, desarrollados también por la comunidad de youtubers explicando trucos o desvelando cómo conseguir determinados secretos... Cada uno de estos vídeos suele estar entre 1 y 5 minutos; Paso a paso con cómo ir superando las distintas misiones de un juego. Son vídeos jugados en tiempo real con una duración que supera los 15 minutos; y Análisis, creados por medios de comunicación en la mayor parte de las ocasiones. En este caso, suelen superar los 5 minutos.

Todos estos datos, extraídos del estudio “Gamers en YouTube. Evolución del consumo de vídeos”, se pueden consultar y ampliar aquí, y ponen de relieve la importancia de los vídeos en el mundo de los videojuegos, demostrando que las ventas de un título se corresponden con la cantidad de reproducciones que los vídeos de ese juego tienen en YouTube.

Vivir de tus vídeos

Algo que tampoco se le escapa a nadie que siga de manera más o menos frecuente a estos gamers en YouTube es que, muchos de sus vídeos y canales, tienen publicidad. YouTube no deja de ser una empresa que busca la rentabilidad y, al igual que su matriz Google, ofrece publicidad relacionada en los contenidos que más éxito tienen.

La proporción en que se reparten los beneficios que genera esta publicidad se desconoce, pero como asegura María Ferreras, responsable de YouTube en España “el porcentaje siempre beneficia al dueño del contenido, que es quien se queda con la mayor parte de los ingresos generados por los anuncios”.

Algunos de los yotubers que crean contenidos relacionados con videojuegos ganan al mes muchos miles de euros gracias a sus vídeos, pero las cantidades exactas se desconocen y cualquier cifra que se de es mera especulación, ya que por contrato tienen prohibido desvelar cuánto dinero consiguen gracias a las reproducciones de sus contenidos. Lo que está claro es que se puede llegar a vivir exclusivamente de YouTube.

Este es un aspecto del que suelen rehuir los youtubers con más éxito. De hecho, algunos de los más conocidos han preferido no participar en este reportaje porque, según nos dijeron, este tipo de contenidos “acaban por perjudicar. Al final el medio publica lo que le da la gana y la gente interpreta las cosas como quiere. Las entrevistas se centran en cuánto cobramos”. Otros, como Alex El Capo, reconocen que YouTube es “su trabajo desde hace dos años”, mientras que ElRubius admite que gana con sus vídeos “mucho más de lo que necesita”.

Muchas veces, el dinero no viene sólo de las reproducciones o los suscriptores, también llega de las propias empresas desarrolladoras, que contratan a estos usuarios para sus eventos o para que hablen de sus juegos en los vídeos. Álvaro Menéndez, Online Marketing Manager de Electronics Arts en España, explica que “para nosotros es vital tener un contacto directo y constante con los youtubers dedicados a hablar de videojuegos. Entre ellos y una compañía de videojuegos hay una especie de simbiosis: Ellos generan contenidos relacionados con nuestros videojuegos y nosotros les damos todas las facilidades para ello tratándoles como VIPS. La clave del éxito de los youtubers de videojuegos es la libertad y la cercanía con que hablan a sus seguidores. Si impostáramos un contenido claramente promocional en sus canales, ni ellos ni nosotros saldríamos beneficiados porque el público busca que el youtuber no tenga pelos en la lengua y una aproximación comercial puede romper esa magia. No obstante, se trata de un fenómeno que se está profesionalizando y como decía anteriormente, existen otras maneras de colaborar con ellos sin necesidad de acudir a una relación puramente comercial que no conseguiría el objetivo deseado para nadie”.

Esa relación comercial a la que se refiere Álvaro se traduce muchas veces en el envío gratuito de los juegos, en regalar ediciones especiales o merchandising de los títulos más punteros de la compañía, en la cesión de las consolas o en invitarles a viajes a eventos como el E3, por ejemplo.

“Ten en cuenta que canales como los de elRubius o Willyrex llegan a más usuarios que muchos de los sites especializados en videojuegos. Evidentemente, el fenómeno ha abierto un nuevo canal donde los fans se informan, se divierten y muchas veces conocen de primera mano las impresiones de juegos que están por salir. Para nosotros es como si se hubiera creado un nuevo medio de comunicación, con sus necesidades y sus características, y que está adaptado más que nunca a los nativos digitales. Cuando sale un FIFA 14 o un Battlefield 4 se generan cientos de vídeos con contenido creado por los youtubers, con el que los fans pueden aclarar sus dudas o hacerse una idea más definida a la hora de comprar el juego”, admite Álvaro Menéndez.

Pero más allá del beneficio económico, hay otras maneras de sacar rendimiento a este trabajo. Una de ellas es el reconocimiento social y el sentirse satisfecho y reconocido por lo que haces. Chincheto77 lo explica muy bien. “Al principio te sientes raro. ¡No soy hijo de artistas! Y estos sí que están acostumbrados a este tipo de situaciones. Pero rápidamente te das cuenta de lo que eres, de lo que haces y de lo que le gusta a los chavales verte en Internet, sobre todo cuando me reconocen por la calle o en algún evento gaming. Poco a poco te acostumbras a esta "fama" y el cariño de los suscriptores paga con creces cualquier tipo de contratiempo que esto pueda generar. En este sentido ,tengo una anécdota: hace poco, en un evento gaming, se me acercó un chaval de 14 años diciéndome lo mucho que me quería y que por favor jamás dejara de subir vídeos a Internet porque era su ídolo. ¡Y eso mola! Yo siempre les digo que estudien y que no voy a contestar mensajes que vengan con faltas de ortografía. Tengo 36 años y creo que es importante entretener a los chicos pero también que aprendan, aunque sea un poquito, con nosotros. Hay quien me ha dicho que somos los nuevos payasos de la tele, ¡ójala! Aún estamos a años luz de ser la mitad de lo que fueron pero el simple hecho de que te lo digan, ya es una satisfacción personal tremenda”.

¿Fenómeno a largo plazo o pasajero?
Internet es la cuna de los fenómenos efímeros. Todos conocemos casos de cantantes o personajes que se han hecho famosos, incluso internacionalmente, por un vídeo viral, porque han estado en el momento indicado en el sitio perfecto o porque una comunidad de usuarios se ha puesto de acuerdo para auparlo a lo más alto.

Por eso, cabe preguntarse si el de los gamers en YouTube será un fenómeno pasajero o, en cambio, ha llegado para quedarse. A juzgar por al interés (sólo hace falta echar un vistazo a las cifras mencionadas más arriba), no parece que la fiebre por estos youtubers vaya a pasar en el corto plazo, menos aún si tenemos en cuenta que los videojuegos cada vez están más instaurados en la sociedad y que rara es la casa en la que no hay ya una consola, aunque sea sólo para jugar a Wii Sports o a Singstar.

Ni siquiera los propios interesados se ponen de acuerdo. Chincheto77 dice: “Creo que los chavales no tienen mucha oferta en la televisión y han encontrado en YouTube su válvula de escape, a lo que hay que añadir que esta plataforma les ofrece contenidos a la carta cuándo y como quieran, así que no tienen que estar a las 17:30 delante de la tele para ver su programa favorito, si no que pueden verlo a la hora que quieran. ¡Ay que tiempos aquellos cuando me merendaba mi bocata de Nocilla viendo Barrio Sésamo a las 17:30! O estabas o te lo perdías. Eso ha cambiado radicalmente y creo que si seguimos ofreciendo, como en mi caso, entretenimiento, podemos estar aquí tanto tiempo como nuestros fans quieran (¡Qué espero que sea mucho!)”.

Por su parte, Alex El Capo opina que: “No tengo ni la mas remota idea. Dada la velocidad a la que se mueve Internet y que otros servicios muy populares ya han demostrado que caer es posible (Myspace entre otros), es imposible de predecir. Quizás se acabe el año que viene, quizás dentro de 5, quizás nunca”.

Lo cierto es que la respuesta depende exclusivamente de los usuarios, que hoy más que nunca tienen en su mano elegir quién y cuándo se hace popular una persona (no hay más que ver los recientes YouTube Music Awards, que dependen únicamente de las votaciones de los usuarios). Y es que, como dice Álvaro Menéndez, de Electronic Arts, el de los gamers en YouTube “se trata de un fenómeno ya consolidado gracias a un par de factores clave. Por un lado, la naturaleza del vídeo se adapta como un guante al tipo de contenido. El vídeo (y YouTube en particular) es el vehículo ideal para compartir información y experiencias sobre videojuegos. No me imagino volviendo a buscar una guía de un juego en formato texto (que nunca lo he hecho, me lo ha contado un amigo…), teniendo la posibilidad de ver en un vídeo cómo seguir avanzando en la fase en la que te has quedado atascado. Por otro lado, la audiencia de este tipo de contenidos, cada vez más joven, ve en YouTube un lugar natural donde informarse y donde, por qué no, seguir a los nuevos ídolos de Internet: los Youtubers de moda, que acumulan más suscriptores en nuestro país que los grandes clubes de fútbol. Por primera vez hay algo más importante que el fútbol en España.”

Sólo el tiempo dirá si este tipo de “profesión” sigue generando interés y beneficios. De momento parece que su futuro está asegurado, y si no que se lo digan a La 2, que acaba de crear un programa, “Fiesta Suprema”, protagonizado por youtubers.

Lecturas recomendadas