Reportaje

Warhammer 40000 Dawn of War 3 - Avance

Por Álvaro Alonso
-

Warhammer 40000 Dawn of War 3 es la nueva entrega de la aclamada saga de estrategia en tiempo real basada en el universo de Games Workshop. Os contamos todas las novedades que incluye.

Siete años despúes de Retribution, la última expansión para el fantástico Warhammer 40000 Dawn of War 2, los chicos de Relic Entertainment vuelven a la carga con una nueva entrega que viene dispuesta a arrasar y convertirse en la mejor de la saga: Warhammer 40000 Dawn of War 3.

La organización, gestión y obtención de tropas y recursos se combina con el universo Warhammer 40k (el que mezcla fantasía con elementos futuristas y de ciencia ficción) creado por Games Workshop para dar lugar a uno de los títulos de estrategia en tiempo real más emocionantes e intensos que se han visto en PC (lo sentimos, jugadores de consola).

 

Nosotros hemos podido contemplar con nuestros propios ojos una versión pre-alpha en movimiento, jugada por uno de sus desarrolladores, y os contamos todos los secretos y entresijos que esconde Dawn of War 3.

¡Por el Emperador!

Y lo primero que vimos, nada más empezar la demostración, fue una cara conocida: ¡Gabriel Angelos! El viejo comandante de los Cuervos Sangrientos vuelve en Warhammer: Dawn of War 3, más fuerte, más sabio y con aún más importancia dentro de la trama. Angelos se encontraba malherido tras sobrevivir a un ataque Eldar, y nuestra misión era ayudarle a resisitir las oleadas de enemigos hasta que llegase un contigente con refuerzos de los Marines Espaciales. Por ahora, las razas confirmadas son los propios Marines, los Eldar y los Orkos.

 

Gabriel Angelos es un 'Héroe de Élite', las poderosas unidades especiales de Dawn of War III que actúan como fuerza principal de nuestras tropas. Y debido a su enorme poder, sólo podemos tener tres activos al mismo tiempo; se seleccionan antes de dar comienzo a la misión y se activan utilizando puntos Élite que vamos consiguiendo a medida que derrotamos unidades enemigas. Pero en esta misión, que se desarrollaba en un punto avanzado de la campaña, Angelos tenía que hacer frente a los Eldar en solitario, y para ello se servía de sus habilidades especiales, que como viene siendo costumbre, tienen un tiempo de enfriamiento.

Entre ellas, una de las más interesantes (y útiles, dada la situación) era una que atiende al nombre de Retribution (venganza): con un poderoso golpe de su martillo, Angelos empuja hacia atrás a todos los enemigos que están a su alrededor y crea un escudo protector. Y, mientras el escudo está activo, todos los ataques realizados contra el comandante Angelos son devueltos al enemigo. Ahora entendéis por qué se llama "venganza", ¿verdad?

 

Pero esto es Warhammer 40k Dawn of War 3, lo que significa que vamos a estar comandando tropas la mayor parte del tiempo; y tras conseguir resisitir a duras penas el ataque enemigo, llegó la caballería. Y entre todas las unidades, había una que sobresalía frente al resto... Concretamente, unos 40 metros de alto. Lady Solaria, un gigantesco mecha de los Marines Espaciales que se cuenta entre las unidades mas grandes que se han visto en la franquicia.

Se trata de una de las grandes (y nunca mejor dicho) novedades de Dawn of War 3: las Súper Unidades. Son auténticas máquinas de guerra que pueden darle la vuelta a la batalla en un abrir y cerrar de ojos (¡y su llegada al combate es espectacular!). Al igual que las unidades de Élite, es necesario seleccionarlas antes de comenzar la misión y gastar puntos de Élite para su despliegue. La principal diferencia es que las Súper Unidades son bastante más "caras", pero lo compensan con mayor potencia de fuego y salud. Y ahí entra en juego la estrategia: podemos gastar puntos para controlar a varias unidades de Élite... O desembolsar nuestros ingresos en una única y ultra-poderosa Súper Unidad. 

 

Edificando, que es gerundio

Durante todos estos años, los chicos de Relic Games han recopilado todo el feedback posible para hacer de Dawn of War III el mejor juego de estrategia de todos los tiempos. Por eso, uno de los elementos que desapareció en DoW2 y vuelve en esta entrega es la posibilidad de construir todo tipo de bases, como en cualquier juego de eststrategia en tiempo real. Además, es posible capturar puntos de recursos enemigos y reconvertirlos a nuestro bando, así que, a veces, merece la pena pararse a pensar antes de ordenar a nuestras unidades que ataquen sin compasión. 

Otra unidad que está de vuelta es el poderoso Dreadnought, y en la demostración sirvió para apreciar la diferencia de tamaño entre unidades. Se ha cuidado al máximo la relación de aspecto, de forma que cada vehículo, soldado o base tenga un tamaño acorde a sus características. Además, cuando tomamos el control de una unidad que sobresale muy por encima de las cabezas del resto de Marines Espaciales, la sensación de poderío es magnífica.

 

Tampoco faltan a la fiesta las coberturas, uno de los elementos representativos de Dawn of War. Sin embargo, ahora su función es mucho más estratégica y resultan increíblemente valiosas en combate. Y las encontraremos de varios tipos, como, por ejemplo, coberturas pesadas. Estás son mucho más resistentes a los ataques enemigos, pero las unidades con ataques antiaéreos pueden destruirlas de un plumazo. Una vez más, la estrategia es esencial.

Para terminar, pudimos ver en funcionamiento una de las nuevas armas especiales de Dawn of War 3: el espectacular bombardeo orbital. Se trata de un haz de fuego disparado desde el espacio que controlamos con el ratón... Y arrasa todo aquello que toca. Lo mejor de todo es que cuantos más enemigos aniquila, mayor es su poder. Pero, como os estaréis imaginando, sólo se puede utilizar durante un tiempo limitado, así que es mejor reservarlo como as en la manga si las cosas se tuercen.

 

Y aunque todo lo que pudimos ver se encontraba en pre-alpha y aún hay tiempo suficiente para mejora, no pudimos evitar advertir pequeños detalles gráficos muy llamativos, como los restos enemigos cubriendo el campo de batalla a medida que los derrotábamos, o la gran cantidad de elementos (explosiones, disparos, unidades de todos lso tipos y tamaños...) que se mostraban en pantalla al mismo tiempo.

Además, nos aseguraron que están refinando el sistema de juego de las anteriores entregas para conseguir la definitiva. Y visto lo visto, no nos extrañaría que, efectivamente, Warhammer 40000 Dawn of War 3 se convierte en la mejor de la saga y uno de los mejores juegos de estrategia. Lo descubriremos en una fecha aún por determinar de 2017.

 

Lecturas recomendadas