Wonder Woman Tierra Uno
Reportaje

Wonder Woman: Tierra Uno, de Grant Morrison - Review del vol. 1

Por Jesús Delgado
-

Wonder Woman Tierra Uno es el último cómic de la línea Tierra Uno, que propone génesis alternativos y actuales de los principales superhéroes de DC Comics. En esta ocasión, Grant Morrison narra el nuevo origen de Wonder Woman en la Tierra Uno, en donde los héroes aún tienen mucho que aprender.

Con Wonder Woman: Tierra Uno, el prestigioso guionista Grant Morrison (Batman - Asilo Arkham, Batman Inc, All Star Superman) nos presenta una nueva novela gráfica dedicada a uno de los tres principales superhéroes de DC Comics. Así, las tres historias de orígenes de la Trinidad de la Justicia (Superman, Batman y Wonder Woman) quedan cerrados para la línea Tierra Uno, un sello dedicado a recontar los orígenes de los superhéroes de DC pero con un tratamiento y contexto moderno, permitiéndose a la vez alguna que otra licencia narrativa. 

Wonder Woman Tierra Uno

De este modo, Wonder Woman: Tierra Uno se postula como una historia que retrata un génesis para el Siglo XXI de la Mujer Maravilla, exponiendo cómo habría sido su primer contacto con el "Mundo del Hombre" si ocurriera en la actualidad, en lugar de en los años 40 (como sucedía originalmente) o a lo largo del siglo XX. Para ello, Morrison actualiza contexto y el discurso, presentando la misma historia de siempre, pero diferente. Se parte de la misma premisa y de un punto de partida muy parecido, pero su desarrollo... ya os avisamos que resulta bastante innovador y algo poco ortodoxo. 

Ahora bien, ¿es Wonder Woman: Tierra Uno un cómic a la altura del resto de las novelas gráficas del sello Tierra Uno, dedicadas a Superman, Batman y Jóvenes Titanes? La respuesta la tenéis a continuación.

Nuevamente, un cómic que debería ser película

Sin denostar la película Wonder de Patty Jenkins que protagonizará Gal Gadot,y que esperemos que sea un éxito, con Wonder Woman: Tierra Uno volvemos una vez más al mismo problema que presentan todos y cada uno de los volúmenes del sello Tierra Uno: son un material idóneo para series y películas. 

Debido a que son historias de génesis, independientes de la continuidad de los cómics, las historias de Tierra Uno permiten a los guionistas giros inesperados, frescos y bien llevados. Recordemos cómo Geoff Johns se lo jugó el todo por el todo con Batman: Tierra Uno presentando nuevos trasfondos para Dos Caras, Killer Croc y El Pinguino, y encima le salió bien la jugada. De la misma manera, Straczynski elaboró una rabiosa y genial nueva versión de Lex Luthor en su Superman: Tierra Uno (no os haremos SPOILERS  para no fastidiaros la sorpresa), siendo la guinda de su trilogía de El Hombre de Acero moderno. Siguiendo sus pasos, Morrison propone una premisa de orígenes con algunos cambios y que, sin embargo, funcionaría magistralmente tanto en película como en mini-serie televisiva.

Utilizando una narración desarrollada en un juicio y salpicada de flashbacks, el autor construye una historia que (ojo) no tiene supervillano, aunque sí antagonista. No se trata de una historia típica de heroína contra enemigo superpoderoso, devastando ciudades o destruyendo un imperio del crimen. La trama resulta tremendamente elaborada, divergiendo de las premisas habituales y de los presupuestos clásicos de un cómic de superhéroes. Propone una narración de ciencia-ficción con el que se presenta al personaje, su mundo, sus aliados y familiares, asentando un terreno de cara al futuro para más entregas de esta serie de novelas gráficas. Posiblemente los que disfruten bastante de esta base serán los familiarizados con el cómic europeo, quienes encontrarán una historia fresca y adecuadamente cohesionada, que sirve de cimiento para una trama más larga.

Wonder Woman Tierra Uno

Por otro lado, la elección de Yanick Paquette como dibujante no nos debería extrañar. Paquette es un ilustrador que durante más de veinte años ha demostrado gran capacidad para dibujar superhéroes, y que en el campo de las supermujeres se mueve muy a gusto. Cabe destacar, por cierto, que uno de sus trabajos iniciales fue un cómic especial de Xena, lo que no nos extraña, habida cuenta de su trabajo en esta Wonder Woman en donde la expresión corporal está cargada de fuerza y energía. 

Otro de los valores de Paquette radica además en su buen gusto y su variedad para dibujar mujeres. Si bien las amazonas parece cortadas por el mismo patrón (por un buen motivo narrativo, por cierto), Paquette nos proporciona otro tipo de mujeres, de complexiones diversas y cuyas medidas son más naturales y reales. Valga como ejemplo, el personaje de Patty, una universitaria con sobrepeso con la que la heroína traba amistad y que sirve de alivio narrativo, ejerciendo de voz de la mujer actual del siglo XXI frente a los postulados supremacistas femeninos de Isla Paraíso.  En el retrato de personajes masculinos el ilustrador también cuenta con una variedad notable, aunque en este cómic esta diferenciación no sea tan palpable, debido al rol secundario de la mayor parte de los personajes masculinos. 

Wonder Woman Tierra Uno

Junto a esto, destacamos también la ingente variedad de planos en los que la perspectiva está bien llevada, con profundidad que se ejecuta con un tino bastante variable pero que no ensombrece el resultado final. Ahora bien, las viñetas llenas de elementos en cada página pueden, en ocasiones, saturar  aunque nada fuera de lo normal en el género.

Dicho esto, el mayor valor de este cómic de Wonder Woman no reside en estos puntos, sino en la propuesta que subyace en la historia de Morrison y en cómo expone los temas de la historia... que ya os avisamos que no son precisamente fáciles. 

Morrison, el narrador más solvente

Desde que hemos dicho que la historia está firmada por Grant Morrison ya deberíamos saber que estamos ante un cómic complejo, pero a la vez de enorme calidad. Con mucha diferencia, y salvo honrosas excepciones como la de Neil Gaiman (The Sandman, American Gods, Buenos Presagios), Morrison ha demostrado que es actualmente el mejor guionista vivo de cómic estadounidense, pudiendo realizar una historia con cualquier personaje, jugar y adaptarse a las reglas de este sin despeinarse y, encima, bordarlo.

En este aspecto, Wonder Woman: Tierra Uno vuelve a ser un exponente de su forma de trabajar. En este cómic, Morrison trata temas aún controvertidos como la lucha de sexos, feminismo, la violencia de género, la abierta homosexualidad y las prácticas bondage a la vez que adapta la visión original del cómic de Wonder Woman de los años 40, con un montón de guiños y referencias a las prácticas sexuales que sus creadores (un trío formado por un matrimonio de profesores universitarios y la amantes de ambos) insertaron de manera sutil en estos cómics. 

Wonder Woman Tierra Uno bondage

Pero vamos por partes. Wonder Woman, en ciertos aspectos, es personaje que representa la liberación femenina, presentando una superheroina criada en una sociedad utópica de mujeres guerreras. Esta base a su vez fundamentaba una lucha contra hombres que trataban de abusar de la mujer o de dominarla, mientras apoyaba a los Aliados contra el Eje. Si bien este discurso se suavizó y maquilló durante los 50, posteriormente muchos de estos elementos se retomarían, adaptados con mejor o peor tino según qué autores a lo largo de las décadas. 

En la obra que nos ocupa el guionista vuelve a esta idea original y la reforma. Parte del mismo génesis del personaje y expone incluso cómo fue su gestación y nacimiento para explicar su psicología y educación. Para ello retrocede a la mismísima madre de la heroína, Hipólita, y su desafortunado encuentro con Hércules. Mezclando elementos de ciencia-ficción y de cultura griega clásica, el autor escocés expone un argumento denunciando la violencia entre sexos y las consecuencias que derivan del odio al sexo opuesto. Todo ello con muy buen gusto y sin entrar en posicionamientos maniqueos. 

Wonder Woman Tierra Uno

Grant Morrison, un autor considerado bastante progresista en la industria, ejecuta este discurso con un pulso firme, nada pusilánime, diciendo todo cuanto ha de decir sin caer en los recursos fáciles ni decantarse por un lado u otro. En su lugar, realiza una exposición de hechos que pueden entenderse como una denuncia a las posiciones misóginas y misandristas por igual, llamando al al entendimiento y a la conciliación, en lugar de a la cerrazón. 

La solución fácil, claro está, hubiera pasado por tomar partido. En su lugar, Morrison hace de abogado del diablo en ambas partes, construyendo una historia que en principio parece sencilla y simplista, pero que a medida que avanzas la lectura y aceptas las convenciones propias del género de superhéroes, descubres giros inesperados y bastante fina ironía, no exenta de crítica. Con esta historia, pues, Morrison demuestra una vez más su sobrada solvencia y su probada lucidez como narrador, consciente de los problemas sociales de la actualidad. Usando estos como excusa para la trama, nos brinda una nueva y brillante muestra de su trabajo, que hará las delicias de comicófilos y a su vez de los profanos. 

Si os interesa esta lectura, os señalamos que Wonder Woman: Tierra Uno ya se encuentra disponible en español, editada por ECC Ediciones a un precio de 15,95 euros. 

Lecturas recomendadas