Reportaje

X-Men: La Era de Apocalipsis - Review del crossover

Por Jesús Delgado
-

X-Men: La Era de Apocalipsis fue uno de los cómics más impactantes de la década de los 90. En este crossover de  Scott Lobdell, Mark Waid, Fabian Nicieza y otros autores, se planteaba una realidad alternativa en la que Xavier había muerto en su juventud y Apocalipsis se había alzado para asestar su golpe contra el planeta Tierra. En un este desolador mundo, solo los X-men de Magneto se alzarán como único y verdadero foco de resistencia. Ahora, analizamos esta clásica historia, considerado de lo mejor de los 90 de X-men. 

Existe cierta mitomanía en torno Era de Apocalipsis (Age of Apocalypse). Y no es para menos. Estamos ante el crossover más influyente de los X-men durante los años 90 y también ante uno de los que asentaron las bases para estas macrosagas que afectan a todo el universo Marvel, tendiendo tie-ins a cascoporro entre colecciones. Pero, para que no os equivoquéis, este crossover de comic nada tiene que ver con la película de X-men: Apocalipsis. De hecho las coincidencias no van más allá del nombre y algunos personajes implicados, muy a pesar de que estemos ante uno de los mejores cómics de X-men.

¿Pero de qué iba esto de la Era de Apocalipsis? A tiempo pasado nos parece que fue una auténtica ida de pinza en Marvel, que sin embargo funcionó. La historia se iniciaba con el hijo de Xavier, David, un mutante con problemas de personalidad múltiple y que respondía al nombre código de Legión. David, obsesionado con que el sueño de su padre no se había cumplido por culpa de Magneto y de su Hermandad de Mutantes, viajaba al pasado para liquidar al Amo del Magnetismo, justo en el momento en el que él y Xavier trabajaban juntos en un hospital psiquiátrico en Israel. Sin embargo, Legión fallaba y a quien liquida es a su propio padre, creando una paradoja que negaba su existencia y la de los últimos años de Marvel.

Como resultado, la realidad que conocemos desapareció. Para empeorar las cosas, el villano Apocalipsis, que había estado monitorizando la situación, considera que este episodio, que revela prematuramente la existencia de los mutantes al mundo, es el momento ideal para lanzar su campaña contra el mundo. Así, sin la llegada de los Vengadores, los 4 Fantásticos u otros héroes que puedan defender la Tierra de su ascenso, En Sabah Nur (nombre real del villano) se convierte en Señor de Norteamérica iniciando el genocidio de millones de seres humanos y mutantes que no siguen sus órdenes. En tanto, Magneto, haciendo honor al último deseo de Xavier antes de morir, funda los X-men como último bastión de resistencia contra el tirano en un futuro donde los mutantes siguen siendo temidos y odiados, pero están ahora la cúspide en la pirámide alimentaria. 

Ahora bien, ¿es realmente esta premisa tan buena como la pintan o fue una patochada noventera para que la industria de los súpers, que hacía aguas por momentos, remontara el vuelo? A eso mismo vamos, amigos lectores. Os seguimos contando en el siguiente epígrafe. 

Un plan ambicioso, no. Lo siguiente

A día de hoy, X-men: La Era de Apocalipsis, o simplemente La Era de Apocalipsis, se recuerda con muy buen sabor de boca. Motivos no faltan, ojo. Recordad que los noventa fueron devastadores para Marvel y DC. Entre muchas cosas, por sus decisiones editoriales de superhéroes "oscuros y maduros", armados con armas e implantes cyborg a cascoporro, injertados sobre músculos anatómicamente imposibles. El ascenso de Image, la marcha de talentos a esta editorial, y el auge de Dark Horse no ayudaron, si bien no fueron determinantes tampoco. Fuera como fuera, una cosa es segura. Los noventa no se recuerdan precisamente por ser una etapa brillante de cómic, a pesar de alguna rara avis como la que tenemos entre nuestras manos.

Age of Apocalypse se publicó entre 1995 y 1996 y fue un crossover tan innovador como revolucionario. Aunque la idea de realidades alternativas no era nueva, DC llevaba practicándola desde hacía años, lo que no era tan común era integrar una de estas realidades dentro de la continuidad a gran escala, más allá de dos números. De nuevo, solo DC lo había hecho con anterioridad en su Crisis en Tierras Infinitas. Pero ésto otro era distinto: era un cambio de realidad a algo más oscuro, una distopía. Para que la cosa pareciera que iba en serio las historia abarcó distintos títulos mutantes que se dividen de la siguiente manera, cambiando de numeración y título durante su publicación. Estas series son:

La Extraordinaria Patrulla-X (Astonishing X-Men en el original)
X Factor
La próXima generación
Arma X
X-Calibre
Gambito y los eXternos
Los Asombrosos X-Men (Amazing X-Men)
X-man
Crónicas de X-Men

Además, hemos de contar con Era de Apocalipsis: Alpha y Omega (dos números especiales que sirven de arranque y final a la serie), Universo-X (no confundir con la secuela Tierra-X) en la que se explicaba el destino de muchos personajes de Marvel Comics. Además de ésto había un companion, o libro de consulta, titulado La Era de Apocalipsis: los elegidos, que dibujó Salvador Larroca, y en el que se amplicaba el trasfondo histórico del crossover. 

Para que un proyecto tan mastodóntico se desarrollo se recurrió nombres como Mark Waid, Scott Lobdell, Jeph Loeb, Warren Ellis, Brian K. Vaughan en calidad de guionistas y dibujantes como, Carlos Pacheco (Iberia Inc, 4 Fantásticos), Terry Dodson (Spider-man Marvel Knights, Heredero del Imperio - El Resurgir de la Fuerza Oscura), Tony Daniel (X-Force), Joe Madureira (Darksiders, Battle Chasers), los hermanos Kubert.... bueno, como os podéis imaginar, la cosa fue complicada de narices. Y sin embargo, funcionó. A día de hoy se cuentan con la mano las grandes obras de Marvel en esa década. Por siempre Vengadores, Tierra-X y alguna obra selecta más entre la que se encuentra la Era de Apocalispsis. 

Ahora bien, no os engañéis, montar semejante historia, tan sumamente compleja fue un dolor de muelas. Años después, los guionistas de la serie recordarían el dolor de muelas que supuso montar todo el evento. Fabian Nicieza, uno de sus principales autores incluso se resarciría recientemente con una de las obras spin-off salidas a raíz de esta historia que se convirtió en materia de culto. ¿Cómo? Introduciendo historias o conceptos que no pudo al tener que trabajar codo a codo con sus colegas para la fabricación de una tan compleja y bien hilada que no podía dejar nada al azar.

Curiosamente esta complejidad de tie-ins y enlaces entres colecciones es el punto fuerte y a su vez la debilidad de esta obra. La necesidad de leer todos los tie-in, pues no hay una colección principal per-sé, obliga al lector a empaprse de las ocho colecciones y descubrir entre sus páginas todo lo que ocurriría a la vez en los distintos frentes. Esto funcionó de miedo con La Era de Apocalipsis, pero cuando esta fórmula se automatizó en posteriores crossovers como Miedo Encarnado o Civil War los resultados fueron muchos menos brillantes. A fin de no obligar al lector a "merendarse" todas las colecciones, se sacrificaba el control de la trama en arras de una mayor libertad creativa, que como sabemos no siempre ha funcionado.

¿El gran crossover de X-men?

Era de Apocalispsis es una trama que tiene muchísimos valores como historia que sostienen esta idea. Uno de ellos es precisamente el cambio de roles tan radical que opera en personajes clásicos de la mitología y la resurección de algunos de ellos. Así, por ejemplo, Era de Apocalipsis dio lugar un Dientes de Sable heroico, que es el origen de la versión del villano reconvertido a héroe tras Axis. A la vez teníamos a un Magneto lider de la Patrulla-X, casado con Pícara, con quien tenía un hijo en común llamado Charles. Ese Lobezno manco o el Cíclope villano y tuerto.... ¡Ah, personajes muertos como Morfo o Destello, quienes volvieron a la vida más adelante en forma de versiones alternativas!

Como veis, Era de Apocalipsis tenía muchos ingredientes para los fans mutantes, quienes disfrutaron de ella como unos enanos. De hecho, hay que señalar que está muy bien escrita, para ser un cómic de "chehes" y superhéroes. El detalle argumental es abrumador para la época, como os decíamos antes. Pero es que la historia es tan buena, y tantos autores dejaron su marca en ella, que posteriormente muchas de las tramas surgidas en torno a esta historia fueron recuperadas para dar  a luz a nuevas historias en forma de homenaje o nuevos arcos argumentales. Villanos como Holocausto, Bestia Oscura o Sugarman (no preguntéis) aterrorizarían el Universo Marvel tras la conclusión del crossover, poniendo al servicio del mal sus diabólicas mentes. 

Por otro lado, existe un detalle a nivel de consumo que hace la Era de Apocalipsis una historia idónea para ser leída. Es precisamente el hecho de que no necesita ser uno un experto en X-men para entenderla. En conjunto es muy asequible, aunque unos mínimos sobre la mitología de la Patrulla-X vendrán de miedo antes de echarle un ojo. No obstante, un lector primerizo lo disfrutará casi de la misma manera. ¡Y lo mejor de todo! Es autoconclusivo. No es necesario seguir leyendo más después de él. De hecho, sino fuera una obra tan densa y con un halo tan sumamente comercial en torno a ella, podría ser material de novela gráfica una vez limadas algunas aristas de su guion. 

Desgraciadamente, su adquisición es complicada. Panini, editorial de Marvel en España, no edita material relacionado con esta serie desde hace años. Si acaso, podéis encontrar varios spin-off y secuelas posteriores editadas desde 2011 hasta hoy en día y también el tie-in dedicado a La Era de Apocalipsis dentro de Secret Wars 2015. El material original pronto será reeditado en dos tomos de la colección Marvel Heroes (números 72  y 73) de Panini. A un precio de 45 y 42 euros respectivamente. 

Lecturas recomendadas