Reportaje

Xbox One S - Claves de la nueva consola Slim de Microsoft

Por Luis López Zamorano
-

¿Cómo será Xbox One S? Os damos las claves de la nueva versión Slim de la consola de Microsoft para que tengáis muy claro todo sobre esta nueva máquina presentada durante el E3 2016.

Durante la conferencia de Microsoft en el E3 2016 que se celebró ayer, la compañía dio a conocer la nueva Xbox One S. Esta nueva versión de la consola de Microfot introducirá muchas mejoras y novedades con respecto a la original y para que no tengáis ninguna duda sobre cómo será, nosotros hemos decidido recopilar sus claves en este detallado reportaje. A continuación os explicaremos paso a paso cómo será Xbox One S, la versión Slim de la consola de nueva generación de Microsoft. Así seréis los primeros en saber absolutamente todo sobre esta nueva máquina.

Menor tamaño

La principal característica de Xbox One S es que será una consola mucho más pequeña y ligera que la Xbox One original. Microsoft ha conseguido reducir el tamaño de la máquina notablemente, haciendo que Xbox One S sea un 40% más pequeña que su predecesora, algo que convierte a la consola en la Xbox más pequeña de toda la historia. Además, en este modelo la fuente de alimentación es interna, con lo que nos olvidamos del "ladrillo" que traían sus antecesoras.

Mayor Capacidad

Uno de los mayores problemas de las consolas de nueva generación es que rápidamente se quedan sin espacio en el disco duro al ser cada vez más frecuente el formato digital y las grandes actualizaciones de los juegos. Con Xbox One S, Microsoft ha intentado solucionar dicho problema ya que ha introducido un disco duro de 2 TB. Eso sí, como explicamos en el siguiente apartado, este disco duro sólo estará en una de las ediciones de esta Xbox One Slim.

Modelos, precio y fecha

Xbox One S se pondrá a la venta en agosto de 2016, pero ya se puede reservar. La nueva versión más pequeña de Xbox One contará con tres modelos diferentes. El primero de ellos ya lo hemos introducido y contará con un disco duro de 2TB y un precio de 399 €. El segundo modelo de la consola de Microsoft tendrá el disco duro de 1TB y un precio de 349 €. Por último, la compañía también lanzará una versión más barata de Xbox One S, con 500GB de disco duro y un precio de 299 €.

Diseño

En cuanto al diseño, los tres modelos de Xbox One S serán exactamente iguales. La consola tendrá la misma forma que la Xbox One original pero en esta ocasión lucirá un aspecto mucho más refinado gracias a su acabado en color “blanco robótico”, tal y como lo ha nombrado Microsoft. Además, la entrada USB pasa a estar en la parte frontal de la consola (dentro de un pequeño saliente en la parte inferior de la carcasa frontal). Y por si fuera poco, Xbox One S podrá ponerse en vertical, con una base extreible, permitiendo que ahorremos aún más espacio al colocarla en nuestro espacio de juego.

Vídeo 4K

Otra de las grandes claves de Xbox One S es que permitirá reproducir vídeo con una definición aún mayor que la máquina original. La nueva versión de la consola contará con soporte para 4K y Ultra HD para películas Blu-ray y contenidos en streaming por parte de partners como Netflix. Además, Xbox One S también incluye soporte High Dynamic Range (HDR) tanto para vídeo como para juego, por lo que veremos unos colores más vivos y ricos, siempre que nuestro televisor nos lo permita.

Juegos

Xbox One S contará con exactamente el mismo catálogo de juegos de la Xbox One. Así que podremos disfrutar de títulos como Gears of War 4, Forza Horizon 3, Scalebound, ReCore, Tekken 7 y demás, pero con una calidad mejor de imagen gracias al ya citado soporte HDR, además de todos los juegos retrocompatibles de Xbox 360. Y es que, para Microsoft es fundamental que tanto los usuarios de Xbox One como los de su nueva versión estén en igual de condiciones en cuanto a catálogo.

El mando

El mando de Xbox One S ha sido rediseñado ligeramente. Contará con el mismo color blanco de la consola y con nuevas texturas en los gatillos traseros para mejorar su agarre y sensibilidad. Además, se han recolocado los sensores de infrarrojos de la consola, aportando mejoras de conectividad al mando. Y por si fuera poco, el mando de Xbox One S incluirá bluetooth, permitiendo así su uso más sencillo con ordenadores. Por otro lado, Microsoft ha anunciado que ahora podremos personalizar nuestro mando para Xbox One y Xbox One S a nuestro gusto a través de su página web, eligiendo el color de cada uno de los componentes del mismo (aunque, por ahora, sólo se podrá en Estados Unidos).

Lecturas recomendadas