Reportaje

Ya hemos leído: Veneno, Círculo de Cuatro

Por Jesús Delgado
-

La crítica de este fin de semana nos llevará al salvaje viaje de Flash Thompson y el simbionte por los pozos del Averno. Ya que cuando el mísmísmo Infierno estalla en Las Vegas, el Protector Letal deberá detener su ascenso. Por suerte para él, no estará solo en esta "dantesca" tarea.

Desde que Flash Thompson fue rescatado de las simas de la ignominia, siendo enviado a Afganistán y reconvertido en un héroe de guerra al que habían unido al simbionte, el traje negro de Spider-man, nunca antes un personaje había dado tanto de sí. Tanto que si en los tomos anteriores de la colección guionizada por Rick Remender profundizábamos en el pasado de abusos paternos que había sufrido Flash y en la necesidad de éste de encontrar redención mediante sus actos de heroísmo, ahora vemos hasta dónde puede llegar el antiguo matoncete del instituto cuando se le pone contra las cuerdas.

Y es que Veneno: Círculo de Cuatro, el tercer tomo que recopila el momento álgido del guionista al frente de la colección, es un punto de inflexión en la carrera del antihéroe. En él, Flash (AKA Agente Veneno), debe aliarse con Hulk Rojo (el General Ross), X23 y la nueva Motorista Fantasma para detener a Corazón Negro, quien pretende traer el Infierno a la Tierra a través de un portal abierto en las mismísimas entrañas de Las Vegas. Una premisa muy predecible y habitual, en la que sorprendentemente veremos a cuatro personajes de "segunda fila" brillar con luz propia, y teniendo que cooperar para salir del paso de una situación que les queda demasiado grande.

Veneno: Círculo de Cuatro es un tomo de 144 páginas a todo color, con un precio de 12 euros. En su interior pueden encontrarse los números americanos del arco argumental completo de seis números en total (número 13 y 14 de colección regular, más los 4 especiales que hay entre ambos). 

'¿Pero por qué nos habéis traído esto hoy?', diréis, 'si vosotros normalmente o haceis  números uno o un one-shot'.  Bueno, pues la respuesta a eso, en la sección de la crítica, en el siguiente epígrafe. Os veo allí.

Un nuevo comienzo para Flash y Veneno

Veneno: Círculo de Cuatro es uno de esos arcos argumentales, con aire de cross-over que, nos guste o no, hiede a formula noventera por todos los lados. Ya que es fácil compararlo con las miniseries protagonizadas por el primer Veneno, o a aquellas de Los Hijos de Medianoche y títulos similares, en las que daba la impresión de que en Marvel no sabían qué hacer con sus segundones y decidían ponerlos juntos para 'engañar a los fans'. Sin embargo, donde las citadas series tenían un tamiz rancio a fracaso y dislate, Círculo de Cuatro funciona y muy bien, siendo una historia muy entretenida y bastante atractiva.

Y no es que se trate de los protagonistas, que tampoco son gran cosa. A saber, tenemos al nuevo Veneno. al Hulk Rojo, a X- 23 y a LA nuevA Motorista Fantasma. Todos ellos anti-héroes de segunda división de más o menos reciente creación marvelita. Con esta premisa uno casi creería que se encuentra ante un calzador para meternos a la fuerza a éstos con la intención de captarnos para sus propias series. Y aunque esta "mini-serie" parezca (y sea) precisamente eso, Rick Remender, con ayuda del co-guionista Rob Williams, logra que nos comamos este plato de acelgas como si se tratara de un petit suisse de fresa. Que es, por cierto, lo que suele pasar cuando unos guionistas se dedican a contar historias con cariño y no a mirarse el ombligo y darselas de revolucionadores del cómic.

Curiosamente, Circulo de Cuatro tiene un valor añadido y es el que los diferentes capítulos que lo componen están ilustrados por distintos dibujantes y coloristas, y sin embargo, no logra matar la atmosfera ni descolocar al lector. En su lugar, el equipo trabaja en muy buena armonía respetando el ambiente, la estética y el diseño de personajes. Esto dota a la obra de un acabado visual muy por encima de los anteriores números de la colección regular.

Y ahora hablemos de la historia en sí. ¿Por qué decimos que funciona y que está tan bien hecha? Pues simple y llanamente porque es honesta: Básicamente son cuatro tipos oscuros y poco recomendables, algo tarados de la azotea y con sus propios demonios que se encuentran enfrentados a un peso pesado del mal. ¿Y qué es lo que hacen? En lugar de zurrarse, se dejan de zarandajas y colaboran de una forma natural y nada forzada, lo cual sin embargo sigue una curva natural hacia la necesaria alianza que llevará al enfrentamiento final con este villano que los supera en todo. Dicho de otra forma, la historia se lee sola, lo cual además es reconforante cuando llegamos a un final tan apoteósico como memorable, digno de película, y del cual no os reventamos la sorpresa que supone.

Por otro lado, Círculo de Cuatro merecerá ser recordado en un futuro ya que es el embrión en el que se gesta el rumbo actual de la serie regular de Veneno en EEUU, en la que los eventos que suceden en Las Vegas pondrán a Flash en el objetivo de Daimon Hellstrom. Todo ello dará a luz al nuevo argumento contado por Cullen Bunn, quien tan buenas críticas está cosechando, por cierto.

Además, como curiosidad en cierta manera, esta "mini-serie" cimenta las bases de otro gran título de bad-asses que pronto veremos en España: Los nuevos Thunderbolts, los cuales, recordemos, están liderados por Hulk Rojo, quien recluta para la causa a Veneno además de otros sujetos poco recomendables como Punisher, Masacre o Elektra... Esta alianza se explica, a su vez, debido a que en el presente arco argumental, el General Ross y Flash toman contacto por primera vez y el oficial ve el potencial que hay en el joven cabo Thompson. Éste, a su vez, encuentra un superior al que respetar. Una relación que se fragua para desarrollar un mutuo respeto entre ambos soldados.

Y así concluimos. Veneno: Círculo de Cuatro es un cómic comercial, introducido con calzador en la línea argumental de Veneno de una forma honesta pero contudente y sin embargo, de forma mucho más excepcional de lo que se podría esperar de un producto de este tipo. Dicho ésto, también ha de hacerse notar que si sois seguidores de la serie regular de Veneno, NO os lo podéis permitir perder, pues hay un antes y un después tras él, y si os lo perdéis, lo lamentaréis.

Lecturas recomendadas