Análisis

Aegis of Earth: Protonovus Assault para PS4 - Análisis

Por Juan Lara
-

Versión comentada: PS4

En el análisis de Aegis of Earth: Protonovus Assault para PS4 encontraremos una nueva presa para los fans de ese "sub-género" de la estratégia en tiempo real que es el llamado "tower defense".  

El género al que te pertenece el título de Aksys Games, Aegis of Earth: Protonovus Assault, ha gustado habitualmente a los amantes de los RST más clásicos por la simplificación de muchos de sus conceptos, pero manteniendo los básicos como la gestión de recursos y la estrategia en batalla. Un mercado este bastante competitivo en tiempos recientes y en el que destacar resulta complicado.

Para conseguir este último objetivo, Aegis of Earth: Protonovus Assault, nos ofrece todo lo visto en otros títulos, pero adornado con ciertas características propias que sin duda llamarán la atención de los fans.

Mineros del futuro

La historia nos sitúa en un mundo apocalíptico futuro en el que la raza humana ha sido reducida a la mínima expresión por culpa de los constantes ataques de unas gigantescas criaturas llamadas Protonovus. Una suerte de “Gozillas” que buscan como alimento los depósitos de un extraño mineral llamado Altenita, un  prodigioso compuesto que, casualmente, ha permitido sobrevivir a los humanos gracias a su altísima capacidad energética. De hecho las pocas ciudades que quedan en pie se asientan sobre minas de este compuesto, lo que lleva, inevitablemente, al conflicto con los Protonovus.



Nuestro rol como componente del Alto Mando es defender dichas ciudades de estas criaturas, procurando unos sistemas de defensa y ataque que permitan la supervivencia  frente a las oleadas que continuamente asaltarán las urbes. Activos estos que necesitarán, como no, del uso de escasos recursos obtenibles sólo, directa o indirectamente, ganando batallas. Además de la mencionada altenita, deberemos recopilar también dinero e iluminita. Esta última se obtiene del refino del energético mineral protagonista y el último de la población residente en nuestra cuidad. Gente que acudirá a nuestra megalópolis sólo  si son felices y les proporcionamos  un lugar seguro donde vivir y que pagarán, como ciudadanos ejemplares, los pertinentes impuestos.

Con todos estos recursos en las cuantías exigidas seremos capaces de construir y desarrollar nuevos tipos de armas y defensas que se adapten a la cambiante y variada amenaza que suponen las diferentes especies de Protonovus, así como evolucionar el generador central que dé energía a todas las instalaciones de forma efectiva.

¡Es la guerra!

Y aquí entra la segunda de las partes diferenciadas en las que se puede dividir la jugabilidad y que cíclicamente se desarrollan en el trascurso de nuestra partida: la batalla. Cuando estemos listos, se nos dará a elegir entre varias refriegas que difieren entre sí por el nivel de los enemigos, algo que dicta las recompensas que obtendremos al final de la misma (a más nivel, más recompensa). Una de las principales características de este Aegis of Earth: Protonovus Assault, es la configuración circular de nuestra base/ciudad, donde destaca una enorme grúa/torre de mando central que deberemos proteger a toda costa.

Los edificios e instalaciones militares están dispuestos alrededor de ella en círculos concéntricos que pueden ser rotados a petición para hacer frente a los ataques de las criaturas que nos acosarán desde diferentes ángulos. No sólo deberemos girar dichos anillos, sino que también deberemos rotar nuestra cámara para abarcar todos los frentes, pues el ángulo de la misma sólo permite la vigilancia con garantías de 4.

Un componente este que imprime al título de Aksys Games su principal virtud, pues el ritmo de la batallas crece hasta límites insospechados al tener que estar continuamente girando y modificando la posición de nuestras armas. El frenesí de rotaciones permite, si lo hacemos bien, frenar el avance de las distintas criaturas allá donde ataquen, creando ataques especiales incuso si alineamos armas del mismo tipo. Un sistema que, además de requerir de una cuidadosa planificación en la fase de construcción anterior, exige una agilidad dactilar que no está lejos de la que nos pediría cualquier “plataformas”.


Unas batallas que alcanza su máximo exponente cuando un Protonovus especial decide atacar la ciudadela, al más puro estilo “jefe final”. Estas bestias son capaces de destruir varios sectores de la ciudad de manera casi instantánea y exigirá que nos preparemos bien antes de cada batalla, además de usar los ataques especiales o “Definitivos”, como se llaman aquí. Unos enfrentamientos  que representa el culmen jugable del título y que son realmente difíciles.


Tras este ciclo de dos etapas, seremos asaltados por larguísimos diálogos (en perfecto inglés) entre los numerosos operadores que componen nuestro equipo. Personajes estos estereotipados al máximo y que podrían pertenecer a casi cualquier serie de animación japonesa que se precie, tanto por lo visual como por las expresiones y situaciones que se desarrollan entre ellos. Y lo malo es que no tardaréis en recurrir al botón X para saltar todas estas intrascendentes, aburridas y larguísimas escenas que no aportan nada salvo hacernos perder el tiempo. La única razón de ser e estos personajes es la de proporcionarnos algunas bonificaciones durante la batalla que, aunque nunca están muy claras, al menos se activan solas.

Repitiendo, que es gerundio

Las batallas, que al principio resultan llamativas, pronto se tornan repetitivas y monótonas. Lo único que cambia de una a otra contienda es el nivel de los enemigos y la virulencia con la que  atacan nuestra ciudad. Ni siquiera la variedad de armas y edificaciones consiguen que  la jugabilidad cambie significativamente de una batalla a otra, y sólo los enfrentamientos contra los “jefes” consiguen atenuar la monotonía.



Tampoco se libra de la repetición la fase de construcción o planificación, ya que no se puede siquiera saltar la pesada escena en la que somos testigos de como llegan a la ciudad nuevos habitantes. Muchos de los conceptos básicos no se explican con claridad, pues se pierden entre las infinitas líneas de diálogo y la intrascendente  trama.



El apartado técnico es simplemente correcto para un juego de este presupuesto. Gráficos coloristas  y diseños “japo” total que gustarán a los fans de la animación japonesa, pero que no asombran en ningún momento. Si se juega en PS Vita, la cosa tiene más merito y mejor encaje en general. El mejor aparado sin embargo es el sonoro, con melodías orquestadas y variadas que le dan un tono muy televisivo a las partidas. Las escasas voces en inglés mantienen, como no podría ser de otra forma, ese marcado tono nipón.



 

Aegis of Earth: Protonovus Assault presenta algunas características muy acertadas, como la disposición circular de nuestra base y todo lo que ello conlleva, y unas batallas contra “bosses” tensas y entretenidas. Sin embargo, lo tedioso y repetitivo de las batallas “estándar” así como lo inexplicable de sus largos diálogos puede hacer que se pierda el interés muy rápidamente. Título enfocado sólo a los otakus y muy fans de los Tower Defense.

Valoración

Un ejemplo bastante completo del sub-género "tower defense" que requiere de habilidades tácticas y digitales por igual, pero que resulta bastante cansino por repetitivo y por unos diálogos eternos y una trama insulsa.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

Opciones completas y la agilidad que requiere de tus dedos

Lo peor

Personajes manidos, diálogos larguísimos y repetitivo

Lecturas recomendadas