Agentes de SHIELD temporada 3
Análisis

Agentes de SHIELD temporada 3, ya en Netflix - Crítica

Por Jesús Delgado
-

Aquí está nuestra crítica de la temporada 3 de Agentes de SHIELD, repasamos la última temporada de la serie en Netflix, en la que se narra el origen de HYDRA y el de los Inhumanos

Agentes de SHIELD no solo ha aterrizado sus temporadas 1 y 2 en Netflix. Además, la serie sobre los espías de Marvel ya cuenta con su temporada 3 dentro del catálogo de la plataforma digital. Aprovechando que ya se puede ver la veintena de episodios que componen la tercera temporada de Marvel's Agents of SHIELD en Netflix, os realizamos una crítica sobre esta. Y es que, la verdad, la serie cambia bastante llegados a esta temporada.

Pero no adelantemos, ¿cuál es la premisa de esta temporada? La primera se centró sobre todo en las peripecias de los agentes y el descubrimiento del complot de HYDRA, que enlazó con lo que vimos en Capitán América: El Soldado de Invierno. En tanto, la segunda sirvió para introducir a los Inhumanos, un grupo de personajes cuya película está planeada dentro de la Fase 3 del Universo Cinematográfico de Marvel, aunque su fecha de estreno baile y oscile según caprichos y designios del estudio. 

¿Entonces de qué va esta tercera temporada? Prácticamente, y sin haceros SPOILERS, la temporada 3 de Agentes de SHIELD ata todos los cabos sueltos que había hasta el momento. Por un lado, no solo descubrimos el origen y la verdadera finalidad de HYDRA, sino que también la trama de los Inhumanos se conduce hacia un argumento más secundario y manejable, aunque sea el detonante de la temporada.

Y es que, con los Inhumanos expuestos, un nuevo peligro amenaza al colectivo de seres superpoderosos. Se trata de otro inhumano conocido como Lash que se dedica a cazarlos uno a uno y asesinarlos. El por qué es una de la clave de la serie, así como lo son el destino Jemma Simmons (Elizabeth Henstridge) tras la temporada 2 y el de Ward (Brett Danton), cuyos planes quedaron en suspenso tal el último enfrentamiento con los protagonistas. Pero, además, en esta ocasión también se presentará un nuevo y aterrador antagonista, que liga los destinos de HYDRA y los Inhumanos, conformando un cierre de ciclo para la serie. 

Pero no adelantemos acontecimientos. Vayamos parte por partes. 

Se cierra el círculo

Si algo nos deja esta tercera temporada de Marvel's Agents of SHIELD es un cierto sentimiento de conclusión. La temporada 3, de alguna manera, cierra el círculo iniciado en la primera. Se trata de una temporada en la que todo cuanto ha ido ocurriendo hasta el momento suma para la historia, tomando sentido y conformando un universo que enriquece el trasfondo de las películas de Marvel Studios. Ofrece chicha que en largometrajes sería demasiado farragoso de contar. Vamos, lo que se dice, hace una labor sutil pero muy inteligente de worldbuilding

La construcción de la trama se sustenta en la idea de ir cerrando caminos y revelando secretos, como si los productores la hubieran construyendo ante la incertidumbre de una cuarta temporada, que ya estamos disfrutando desde hace semanas. Esto, de alguna manera, es un punto a su favor ya que termina de cerrar un bloque de historias, al tiempo que construye más elementos que propician que se puedan dar spin-offs de la serie si llegado el momento, las aventuras de los agentes concluyen de manera definitiva.

Pero, volviendo de nuevo al meollo de la temporada 3, lo que nos encontramos con esta es una sublimación de la fórmula. Mucho de lo que ya se había utilizado en temporadas anteriores se perfecciona en esta tercera. A nivel argumental y en cuanto a dirección de episodios, encontramos una mayor calidad y trabajo, etc...  De hecho, no os perdáis el episodio  "4,722 Hours", que es una pasada, postulándose no solo como el mejor capítulo de la temporada 3 de Agentes de SHIELD, sino también de la serie.

También visualmente, tenemos una serie mucho más elaborada. Esto último, claro, también se debe en buena parte a que hay mayor presupuesto, lo cual se percibe no solo en los escenarios, sino también el nivel de los efectos especiales y digitales. Todo ello dota su visionado de un aspecto bastante más atractivo que convencerá hasta a los más críticos con las primeras temporadas de la serie.

Por otro lado, como ya os apuntábamos antes, la idea de un gran villano se perfila desde bien pronto en esta tercera temporada. Esto hace que la propia trama parezca ir en una dirección clara, en lugar de dar vueltas a tontas y a locas hasta su conclusión. La idea de un gran "malo" en el horizonte enriquece la perspectiva de la serie a medida que avanza, y a su vez sirve de ancla al espectador para no perder de vista lo que está ocurriendo realmente. Tanto es así, que en los últimos episodios llegamos a pasarlo un poquito mal por los héroes. Sobre todo porque este villano funciona muy bien, tiene tirón y es de lo mejorcito que Marvel nos ha presentado en sus series. 

Esta adición de un "claro" enemigo, así como la de algunos otros personajes, por otro lado está demostrando ser una fórmula muy apta para introducir personajes e ideas de los cómics. Todos estos conceptos, que no funcionaría bien por separados, en series independientes, en cambio se convierten en ingredientes muy jugosos para hacer que Agentes de SHIELD pueda volar por su cuenta como cajón de sastre de elementos minoritarios de Marvel, como pueden ser los Guerreros Secretos.

Un ejemplo de esta fortaleza es el hecho de su independencia de las películas, las cuales mencionan de pasada y cuyos efectos solo son ecos en el argumento de la serie. En este caso, en concreto, el Acta de Registro que se elabora en Capitán América: Civil War. Una fortaleza que aguanta la, aparentemente, innecesaria extensión en capítulos de esta temporada sin desgastarse mucho, por cierto. 

Ahora bien, la serie vuelve a repetir supuestos similares en cuanto al giro argumental que se produce más allá del ecuador de temporada y es la enorme importancia concedida al personaje de Chloe Bennet, Skye (ahora Daisy Johnson). La heroína no solo gana peso desde la primera temporada, sino que además que ve aumentadas sus habilidades y su protagonismo. Pero como ocurriera anteriormente, todo cuanto le ocurre a ella arrastra al resto del grupo. De ahí que sea un recurso narrativo predecible, que lastra la acción, evitando sorpresas y enrancie un poco la temporada. Sobre todo si el espectador no es fan de la agente. 

Aún así, y en conjunto, podemos decir sin pillarnos los dedos que esta temporada 3 muestra un producto mucho más sano, estable y desarrollado que lo que vimos en las primeras temporadas. Lejos de los ensayos de prueba y error que estas dos primeras etapas supusieron, la tercera temporada de Marvel's Agents of SHIELD  se consolida como un cierre muy digno de etapa y la culminación de una proyección en el tiempo. Ahora, si su calidad aguantará en una cuarta temporada es algo que aún tendremos que ver de aquí a varios meses. 

Valoración

La tercera temporada ata los cabos sueltos de anteriores temporadas y reimagina el origen de Hydra. A mayor presupuesto, mayor calidad técnica y visual.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La mejora de efectos especiales, los momentos en los que el corazón se te sube a la garganta, la integración de HIVE. El capítulo "4,722 Hours"

Lo peor

La previsibilidad y el recurrente giro argumental que hace de Skye el eje de los acontecimientos. La longitud de la serie.

Lecturas recomendadas