Agentes de SHIELD Temporada 1
Análisis

Agentes de SHIELD - Crítica de la temporadas 1 y 2 de la serie

Por Jesús Delgado
-

Agentes de SHIELD es la serie de Marvel Studios y ABC que sigue a un grupo de superespías en el Universo de Marvel. En esta crítica analizamos las temporadas 1 y 2 de este show creado por Joss Whedon, Jed Whedon y Maurissa Tancharoen.

Agentes de SHIELD (Agents of SHIELD) fue una de las primeras grandes apuestas de Marvel para la televisión en materia de acción real en muchos años. Y no pudo llegar en mejor momento, lo hizo tras el estreno de Los Vengadores en 2012, película que marcó el comienzo de la hegemonía de Marvel en cine. De hecho, el lanzamiento del piloto de esta serie allá por 2013 fue una bomba y una revolución, acaeciendo en el albor del boom de los superhéroes en televisión y coincidiendo en tiempo con el estreno que a su vez marcaría el inicio del producto estrella de DC en televisión: Arrow.  

La trama de Agentes de SHIELD se desarrollaba los eventos de la película de Los Vengadores de Joss Whedon y servía de puente con la película de Capitán América: El Soldado de Invierno, Su historia arrancaba con la resurrección del agente Phil Coulson, que había sido asesinado por Loki durante su enfrentamiento con Los Vengadores. De alguna manera, Nick Furia (Samuel L. Jackson) lo había traído de entre los muertos y le había encomendado reunir a un nuevo equipo para operaciones especiales, con la misión de recuperar artefactos extraños y de investigar sucesos extraños. 

Con esta premisa arrancó una serie que levantó tanta expectación como animadversión y malas críticas cosecho con su estreno, aunque esto último quizá debido a las expectativas que había levantado en un público que esperaba tener el mismo nivel de espectacularidad en esta serie que en el cine. 

No obstante, estamos ante una serie que ha aguantado hasta el momento 4 temporadas, ha tenido un spin-off precuela llamado Agente Carter, e, incluso, ha introducido en ella a una versión moderna del Ghost Rider (Motorista Fantasma). Asi que algo bueno tienen que estar haciendo. 

Aprovechando que las dos primeras temporadas ya están disponibles al completo en Netflix, vamos a proceder a analizarlas, realizando una crítica conjunta de la temporada 1 y de la temporada 2 de Agentes de SHIELD. Y es que, como todo, esta serie, tiene muchas cosas buenas y otras bastante cuestionables.

Las limitaciones de televisión...

Una de las cosas que se le suele achacar a Agentes de SHIELD en frío, y de manera bastante injusta y pueril, es que es "mala". Esto, como os decimos, no se sostiene si hablamos de una serie que ha emitido ya cuatro temporadas y que está sirviendo a Marvel para sacar personajes secundarios o de culto del baúl de los recuerdos, permitiéndose explorar partes del Universo Marvel que, nos guste o no, carecen de público suficiente o de atractivo como para contar con serie propia y ya ni hablemos de película.

En este sentido, Agentes de SHIELD sirvió en sus dos primeras temporadas como el show comodín que tantea aspectos de Marvel de manera experimental: Hydra, los Inhumanos, o villanos como el Hombre Absorbente o Hyde, etc... Y que a la vez nos revelaba que se cocía en este mundo entre película y película. Por mucho que Joss Whedon desee que las líneas de las películas y la la serie fueran independientes.

Pero claro, no olvidemos que estamos ante una serie de televisión que, además, se emite en una canal tradicional como ABC y cuya duración se ciñe al estándar de series "en abierto": Una veintena de episodios. Esto implica que con un presupuesto relativamente modesto, la serie debe de estirar el chicle para ser rentable a la cadena, habiendo de cubrir un dilatao periodo que dura cerca de nueve meses de emisión. Debido a este formato, tenemos una serie que debe caer en una serie de vicios que son la que la acaba haciendo poco accesible o atractiva en ciertas ocasiones.

El primero de ellos es, como os decimos, su larguísima duración. Los 22 episodios de cada temporada se pueden hacer eterno, sobre todo, cuando tanto temporada 1 como temporada 2 se toman su tiempo para arrancar. De hecho, el mayor problema de la temporada 1 es precisamente ese. Prácticamente toda la temporada, hasta el cruce con Capitán América: Soldado de Invierno, la serie parece aletargada, desarrollando eventos que parecen no guardar nada en común. Al menos no hasta que vemos que lo que se ha estado haciendo es preparando el escenario para el gran final. 

Pero esto de preparar el escenario a su vez implica un montón de episodios de "relleno" con el fin de colmar días de calendario, mantener la tensión y el interés del espectador, con carnaza. Algo que por otro lado es una práctica habitual de series del género de SHIELD. Y es que el error de muchos espectadores es tomarse esta serie como "otra de superhéroes" cuando es "otra de espías", al estilo 24 o Person of Interest, pero ambientado en el mundo de Marvel.

Aunado estas larguísimas producciones, además, hemos de entender que estamos ante una serie cara de narices. Mucha gente no cae en la cuenta, pero estamos ante un show con montones de grabaciones en exterior. Esto, por si no lo sabíais, supone un dineral en producción. Lo cual implica que se debe recortar de otros lados, como por ejemplo, de efectos especiales. De ahí que ciertas apariciones no sean tan espectaculares como quisiéramos o que las escenas asociadas al avión de transporte que sirve de base a los protagonistas, no dé para más.

Además, quieras que no, el hecho de que el interés de la serie aumente varios grados en los dos o tres cruces anuales con las películas y con su serie hermana, Agente Carter, en cierta forma evidencia una carencia y una necesidad de echar mano del hype de otros títulos para remontar en audiencia. 

... exprimidas hasta la última gota

Ahora bien, dicho todo lo anterior, Agentes de SHIELD se sostiene y se defiende muy bien. De hecho, no escatima recursos y es precisamente esta lucha por hacer interesante el show a los espectadores lo que la hace tan atractiva a los ojos de sus fans. Por un lado, porque como os hemos dicho, se permite introducir muchos elementos del Universo Marvel y, de paso, anticipar el futuro de las películas. Recordemos, por ejemplo, cómo en la temporada 1 de Agentes de SHIELD vimos al primer kree, incluso meses antes del estreno de Guardianes de la Galaxia, debut de esta raza cósmica en la Gran Pantalla. 

Agentes de SHIELD - Crítica de la temporadas 1 y 2 de la serie
Un momento que os dejará a cuadros

Además, Phil Coulson (Clark Gregg) es uno de los personajes que ha estado en el Universo Cinematográfico de Marvel y al que conocimos durante Iron Man, la primera película de estos superhéroes. Es natural que al final se haya convertido en uno de los favoritos de los fans y que también sea uno de los reclamos naturales. De hecho, en la primera temporada fue el principal gancho, antes de que May "La Caballería" (Ming-Na Wen), el tándem Fitz-Simmons (Iain De Caestecker y Elizabeth Henstridge) y Ward (Brett Danton) lograran consolidarse como personajes queridos por el público. 

Por otro lado, debido a la necesidad de atractivo, Agentes de SHIELD ha contado con una galería nada desdeñable de villanos. Esto implica que hemos tenido a lo peorcito de HYDRA pululando por sus episodios (ojito a Whitehall en la segunda temporada); o antagonistas con matices como la inhumana Jiaying o el pobre Calvin Zabo.

Hemos también decir que si bien la presencia de Nick Furia (Samuel L. Jackson), María Hill (Cobie Smulder) o Lady Sif (Jaimie Alexander) parece ser señalada como una especie de tara y una necesidad de tirar de "estrellitas del cine", realmente hemos de entendarla como una marca de Marvel. Recordemos que el paradigma está cambiando y ahora todo está conectado en materia de superhéroes. Agentes de SHIELD fue quien impuso esta tendencia, basándose en esta regla de las películas.

Agentes de SHIELD - Lola, coche de Coulson

Lo que ahora vemos en la series de Arrow y Flash o en las series de Marvel de Netflix no es sino una tendencia iniciada aquí. De ahí que estas estrellas invitadas no debieran de ser tomadas más que como un ingrediente más del cóctel, en lugar de ser entendidas como cebo para incautos, como los detractores señalan. 

Ah, y no nos olvidemos tampoco del hecho de que hay algunos giros argumentales que tienden a dejarnos sin sentido. Esto es, que nos pillaron con la guardia baja y flipamos con ellos. No os los revelamos para no haceros SPOILERS, pero ya os decimos que las vueltas de tuerca de la serie de Agentes de SHIELD son legendarias y posiblemente de lo más grato del show. 

En conjunto, si disculpamos esas pequeñas flaquezas, descubrimos que estamos ante una serie bastante solvente de espías, aunque no a prueba de cínicos. Es un complemento bastante interesante a las películas y, de alguna manera, sirvió de escaparate en sus dos primeras temporadas, para reflejar el futuro del Universo Marvel. Por ello, no está de mal revisarla algún(os) día(s) de estos y verla sin más pretensión que la de pasar el rato. 

Valoración

Serie con muy buenas ideas, pero cuyo bajo presupuesto y excesiva ambición acaba por lastrar. Un buen complemento para películas y otras series, que si se disculpan sus carencias hace algo más que entretener.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Las referencias a los cómics Marvel; el desarrollo del trasfondo del Universo Cinematográfico de Marvel, sus villanos; Coulson y La Caballería...

Lo peor

Su bajo presupuesto, lo lenta que se llega a hacer en ocasione y esa necesidad de cruzarse con las películas para "molar"

Lecturas recomendadas