Análisis

Air Conflicts: Pacific Carriers - Análisis en PS4

Por AndréMontoya
-

Versión comentada: PS4

Os ofrecemos el análisis para PS4 de Air Conflicts: Pacific Carriers, que nos introduce de lleno en la Segunda Guerra Mundial y nos pone tras los mandos de cazas norteamericanos y japoneses, en una lucha por la supremacía del pacífico en batallas y combates históricos.

Han pasado 2 años desde que Bitcomposer Games lanzara este Air Conflicts: Pacific Carriers en PS3. Esta entrega es una adaptación para PS4, que resulta algo más bonita, brillante y fluida que en la pasada generación. El juego como resultado de una mezcla de simulación y arcade aéreo nos lleva a la Segunda Guerra Mundial, pero se centra en el frente del Pacífico. A diferencia de sus atencesores Air Conficts: Vietnam o Air Conficts: Secret Wars, en esta ocasión podemos pilotar varios aviones de un escuadrón controlados por la IA en un primer momento. Siendo la principal característica del juego junto con los portaaviones como punto de partida y final en cada misión.

Las dos caras de una misma guerra

La campaña se narra desde dos puntos de vista y a través de dos personajes ficticios. El soldado norteamericano Lucas Stark, y el japones Hideaki Hashimoto. Ambos nos cuentan como vivieron desde su respectivo bando los enfrentamientos en las batallas del pacífico. La narración, acompañada de imágenes y videos en blanco y negro busca introducirnos en los combates de manera fiel a la época.

 

A lo largo de ambos argumentos seremos testigos de algunas de las batallas más famosas y dramáticas de la historia naval y aérea, tales como el ataque de Pearl Harbor, el combate de Wake Island o la batalla de Iwo Jima. Además, a diferencia de anteriores entregas, en Air Conflicts: Pacific Carriers podemos controlar a todo un escuadrón de cazas, cambiando de avión a voluntad tras habernos quedado sin munición o haber recibido mucho daño.

 

 

Asimismo contamos con dos subcamapañas por cada Armada, dividida cada una de ellas en 5 capítulos. Y dentro de cada capítulo encontramos los combates que debemos superar para poder avanzar en la historia, y misiones secundarias como patrullar en búsqueda de enemigos que reportar.  Todo con la finalidad de reclutar pilotos que irán aumentando de rango y obteniendo habilidades especiales.

 

 

La Segunda Guerra Mundial da para mucho... juego 

La variedad de los modos de juego en Air Conflicts: Pacific Carriers se agradecen bastante, pues otorgan horas adicionales de juego tras finalizar el modo campaña. 

En el entrenamiento, debemos cumplir una serie de objetivos que se indicaran junto a su forma de realización, debiendo aprender las distintas habilidades y técnicas que posteriormente se exigirán en las misiones. Es obligatorio completarlo una vez para poder empezar la campaña, tras lo cual podemos volver a el cuantas veces lo creamos necesario. En batalla instantánea podemos crear combates personalizando distintas variables como la ubicación, el clima, tipo de batalla y tipo de aeronaves que participarán en la partida.

En el modo ¡sobrevive!, no debemos de pilotar un avión, sino que nos ponemos a los mandos de las torretas de defensa de un portaaviones, debiendo sobrevivir a los bombardeos aéreos del enemigo todo el tiempo que podamos. Y no menos importante, el multijugador con 4 modos de juego: Combate todos contra todos, combate a muerte por equipos, captura la bandera y ataque a portaaviones. Este último resulta bastante entretenido con grupos de amigos. Una pena que los servidores estén bastante desiertos.


 

Una jugabilidad al alcance de todos

Nos encontramos ante un juego de simulación de grandes rasgos arcade, en el que derribar a los escurridizos enemigos requiere precisión. Debemos tener mucha paciencia e intentar infringir el mayor daño posible por cada encuentro 'cara a cara' con el enemigo. Perseguir los puntos marcados en zonas estratégicas de la aeronave contraria es clave a la hora de combatir. Asimismo, cuando nos toque soltar un torpedo o una bomba sobre algún barco o portaaviones debemos intentar seguir fielmente las indicaciones de altura y velocidad recomendadas por el juego. 

 

Básicamente, tenemos 3 tipos de ataques: ametralladoras de distinto calibre, bombas de distinto peso y torpedos. Elegir el equipo correcto antes de entrar en combate es importante. Hacer más pesada nuestra aeronave con una sola bomba de 907Kg significa ser más lentos, pero más mortíferos. Mientras que, si escogemos 2 bombas de 220 Kg o 4 de 45 Kg, seremos más rápidos aunque con menor poder destructivo.

 

No debemos olvidar que hay por lo menos 15 cazas distintos con sus respectivas características (7 inéditos para está versión PS4). Algunos cuentan con miras especiales para bombardear o dos pares de ametralladoras. Por otra parte, En Air Conflicts: Pacific Carriers, las localizaciones son variadas y llegan a superar la docena de escenarios de combate, cuya ambientación bélica cumple de manera aceptable.

La mecánica de juego es simple, y tanto en la campaña, como en los diferentes modos de juegos offline y online debemos de cumplir objetivos similares, tales como ataques entre aviones, bombardeos en picado y bombardeos de torpedos. Por eso, en el modo campaña las misiones puede tornarse algo repetitivas. Los aviones más ligeros serán los que usemos para derribar a los cazas enemigos, mientras que para el bombardeo de barcos y localizaciones terrestres, necesitaremos a los escuadrones de aviones pesados. Si queréis probar todos los aviones disponibles, os aconsejamos utilzar los demás modos. 

 

Un adaptación dudosa

Hablando del apartado gráfico, nos quedamos con las ganas de poder alabar más el trabajo del Bitcomposer Games. Si ya de por sí en la generación anterior el juego lucia de forma simple y sin grandes detalles, después de esta leve adaptación a nivel gráfico, el juego queda visualmente desfasado. Una pequeña mejora en texturas e iluminación saben a poco y no son suficientes para darle un buen lugar en la nueva generación. 

La cámara interior es sin duda uno de los mayores desaciertos del juego. La recreación es pobre y cuenta con texturas planas, indicadores inmutables y falta de "manos" en los controles de vuelo. Todo esto resta credibilidad y obliga, a los usuarios más afines con esta cámara, a usar únicamente la visión exterior.



Por otra parte, el modelado de los aviones y portaaviones si que está bastante logrado llegando a alcanzar cierta fidelidad. Pero fuera de ahí, los hangares, bahías, selvas, montañas, edificios o vehículos quedan en un segundo plano luciendo texturas poco definidas y con presencia de popping. Las explosiones, destrucción de los aviones o bombardeos también pecan de ser sosos y poco llamativos, más cuando lo observamos de cerca.

La banda sonora cumple en algunos combates otorgando una gran ambientación al juego, aunque termina haciéndose repetitiva y algo genérica. En cuanto a los efectos,  las explosiones de bombardeos y disparos son algo simples a algunas aeronaves y terminan pasando desapercibidas. Una pena pues ciertas batallas históricas pierden protagonismo en cuanto se empieza a repetir la pista musical. Un añadido interesante es el de poder elegir la narración de la campaña japonesa en el idioma del país del sol naciente o en inglés.

En resumidas cuentas, Air Conflicts: Pacific Carriers es un título que cumple en determinados aspectos como la ambientación bélica que transmite la campaña, combates por escuadrones y variedad de aeronaves y localizaciones. Aunque carece de grandes novedades y el apartado técnico no termina de convencernos. Aún así, es bastante entretenido y gustará a los seguidores del género, pues gracias a sus modos de juego variados ofrece muchas horas frente a la consola.

 

 

Valoración

El juego divierte bastante, sobre todo por la variedad de aviones y armamento. Los combates ofrecen muchas horas de juego. Sin embargo los gráficos son algo flojos para la nueva generación y el sonido podría ser menos repetitivo.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

Combates de escuadrones de distintos aviones de la segunda guerra mundial

Lo peor

El apartado gráfico podía haber estado mejor. No le hace mucha justicia a PS4.

Lecturas recomendadas