Análisis

Alicia a través del espejo - Crítica de la secuela de Alicia en el País de las Maravillas

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Alicia a través del espejo (Alice Through the Looking Glass) - DIRIGIDA POR: James Bobin - PROTAGONIZADA POR: Mia Wasikowska, Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Anne Hathaway, Sacha Baron Cohen y la voz de Alan Rickman. En cines a partir del 27 de mayo.ARGUMENTO: Alicia regresa al País de las Maravillas para salvar al Sombrerero Loco enfrentándose a Tiempo y a la Reina de Corazones, de la que descubriremos su pasado.

Alicia a través del espejo (Alice Through the Looking Glass) es la secuela directa de Alicia en el País de las Maravillas aunque el timón, siguiendo la metáfora marinera que hila la película, ha sido tomado en esta ocasión por un nuevo capitán en sustitución de Tim Burton que ejerce de productor: James Bobin (Los muppets).

En una entrevista Bobin afirmaba lo siguiente: "Es más que una secuela de la primera película y que del libro en sí. El libro es bastante extraño, ¡es un gran libro! Pero sólo será el contexto. La película será más bien como la primera, que tenía ya una historia nueva, y ahora será también novedosa. Se presentarán los personajes de la película anterior, pero en un mundo nuevo, que es increíble".

 

Así que sí, la que repite es la Linda Woolverton, que vuelve a firmar el guión, siempre inspirándose de forma libre en la obra de Lewis Carrol. Cualquier coincidencia parece casi casualidad: hay un ajedrez viviente y Tweedledum y Tweedledee, los gemelos, aparecen en un par de ocasiones pero hay muchísimo más creado de nuevas que adaptado del libro que como afirmaba Bobin queda más bien como marco que como contenido.

 

Si superaste el impacto visual de la primera película con ingentes dosis de CGI, un 3D a mi juicio bastante espantoso y un diseño de personajes tan peculiar como desagradable, esta secuela te va a parecer una propuesta continuista a todos los niveles pero por fortuna "mejorada": el mensaje de rebelión femenina sigue en su sitio al igual que el maquillaje del Sombrerero Loco o el cabezón de Irascebeth, alias la Reina de Corazones con la particularidad de que vamos a viajar con Alicia (Mia Wasikowska) al pasado para descubrir qué pasó en su infancia para que se convirtiera en una refunfuñona y egoísta jovencita.

Sí que es verdad que encontramos algunos elementos comunes en la esencia de la película como el hecho de que sueño y realidad sean indistingibles (¿recordáis el episodio XII "¿Quién lo ha soñado?"), que Alicia acceda a un mundo fantástico a través de un espejo o el surrealismo de no pocos pasajes que se plasma incluso en el lenguaje.


En esta ocasión la narración es aún más megalómana y ambiciosa que la de la película precedente: Alicia a través del espejo cuenta con secuencias tan fabulosas como la inicial del barco o los viajes de la protagonista en la Cronosfera, por no hablar de los abundantes y luminosos sets de rodaje como la mesa del té, la casa del Sombrerero Loco, el palacio de la Reina de Corazones o el reloj inmenso en el que vive Tiempo, un personaje creado ex profeso para la película del que se encarga Sacha Baron Cohen.

No solo es digno de aplauso el trabajo de diseño digital de todos esos lugares sino que además los personajes nuevos resultan bien curioso: como los segundos que a modo Transformers se convierten en minutos y horas.


Con su planteamiento estético, este ejercicio de Bobin es mucho menos mortificante que el de Tim Burton: es una película más luminosa, más disfrutable y más ligera también en gran parte gracias a que la historia no es demasiado densa aunque esté resuelta con prisas e in extremis (muy al gusto Disney).

El vestuario es una verdadera maravilla y las caracterizaciones, aunque similares, más agraciadas incluyendo las de Anne Hathaway que se recrea en la cursilería de su personaje. ¿Lo más emocionante? El rótulo final de "In memoriam: Alan Rickman". Recordemos que el actor le prestaba su voz a la Oruga Azul y podremos verlo de forma póstuma este viernes en Espías desde el cielo (muy recomendable).

Por último, hay que decir que el 3D es en esta ocasión de lo más disfrutable, con una gran profundidad que da un efecto inmersivo fabuloso. Dice Tiempo que no se puede cambiar el pasado pero sí aprender de él. Pues Bobin ha hecho los deberes: secuela de Alicia en el País de las Maravillas, sí; lejos del sobresaliente, también, pero habiendo extraído conclusiones del que es, de lejos, uno de los peores trabajos de Tim Burton. Él ha sabido aprender del pasado.

Si te embarcas y te dejas llevar por la marea puedes llegar a disfrutar de Alicia a través del espejo (en lugar de padecerla, como su antecesora). Con personajes menos estereotipados como el aborrecible Hamish y algo más de reflexión surrealista las aguas serían menos procelosas incluso. ¿Por qué siempre tanta tendencia al drama familiar?

Valoración

Más ambiciosa y amable en su visionado Alicia a través del espejo mejora el trabajo de Tim Burton con una mayor luminosidad y un imaginario más inspirado y atractivo visualmente. Se deja ver.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

La calidad del 3D, la luminosidad, el vestuario y los nuevos personajes.

Lo peor

Personajes tan tópicos como Hamish y dramas familiares varios.

Lecturas recomendadas