Análisis

Análisis de F1 2011 saliendo de boxes

Por Alberto Lloret
-

Analizamos el laureado simulador F1 2011, que llega a PS Vita para seguir ofreciendo la mejor recreación de esta competición nunca vista en una portátil, manteniendo todas las escuderías, pilotos, circuitos y novedades en el reglaje.

Tras su más que considerable éxito en PS3, Xbox 360, PC y 3DS, F1 2011 debuta ahora en la nueva y flamante PS Vita, conservando sus principales señas de identidad: un completo simulador que recrea la temporada 2011 con todos los datos oficiales, desde las escuderías (Ferrari, RedBull…), los pilotos (Vettel, Alonso…), los circuitos (como Buddh (el nuevo de Dehli), Shangai…). Pero, al mismo tiempo, conserva también su esfuerzo por adaptarse a todo tipo de jugadores y ofrecer modos que exploten su nueva vena portátil, como pequeños desafíos de unos 5 minutos o menos de duración y que nos invitan a superar checkpoints, adelantar a adversarios, mantener la posición en una carrera con condiciones adversas… Y por supuesto, añadiendo multijugador para 4 tanto ad hoc como por Internet. Con todas estas cartas sobre la mesa, ¿conseguirá con igualar los logros de las versiones de sobremesa? Pues vamos a verlo…

Todo cabe en PS VITA

Los encargados de adaptar F1 2011 a PS Vita han sido los chicos del reputado estudio británico Sumo Digital, quienes ya han demostrado su valía trasladando, por ejemplo, la magia de los Virtua Tennis de sobremesa a PSP. Y tranquilos, que experiencia en el mundo de la velocidad también tienen: Split Second Velocity (PSP), OutRun Online Arcade (Xbox Live y PSN), Sonic & Sega All Stars Racing… En esta ocasión cuentan con la licencia oficial de un evento deportivo, de modo que F1 2011 para “PSP2” como algunos se empeñan aún en llamar a PS Vita, cuenta con todos los datos de la temporada pasada, por lo que podréis manejar a Alonso en su Ferrari F-150 o a Vettel en su “Kinky Kylie” de Red Bull, en los 20 trazados oficiales, entre los que están el circuito de Valencia, Montecarlo o el regreso de Nurburgring al campeonato. Tampoco faltan los cambios mecánicos para cumplir el nuevo reglamento de las carreras, es decir, los sistemas KERS y DRS, que respectivamente nos dan un pequeño empujón extra de velocidad o beneficiarnos de una mejora aerodinámica en ciertas situaciones con un alerón móvil.

Y todo ello está disponible en un nutrido abanico de modos de juego y unas enormes opciones de configuración, que nos permitrán disfrutar de un exigente simulador, un asequibe arcade o algo intermedio, ya que podemos ajustar práciticamente todo: activar ayudas para evitar el derrape, para que el juego “autofrene” y nos ayude en las curvas, variar la inteligencia de los conductores rivales, desactivar los daños mecánicos e incluso trastear con la altura del morro, los alerones, los neumáticos y otras muchas opciones de nuestro monoplaza. F1 2011 tendrá la exigencia de control que tu quieras.

Juega cómo y dónde quieras

El abanico de modos de juego conserva los principales modos vistos en las versiones de sobremesa, y así no faltan las Carreras Rápidas, las Contrarreloj, los Grandes Premios (disputamos una carrera con las sesiones de entrenamiento, la clasificación y la carrera), el modo Campeonato (disputamos todos los grandes premios) o el modo Trayectoria, en el que seguimos a un piloto novel que debe aceptar propuestas de las escuderías, mejorar sus resultados e ir ascendiendo en el ránking mundial (está simplificado respecto a la versión de PS3/360, con un interfaz más sobrio y menos visual).

A todos estos modos hay que añadir un nuevo modo Desafíos, que incluye 60 pruebas organizadas en 10 grupos de 6 de dificultad creciente y que, en esencia, explotan la esencia portátil del juego. Se trata de pequeñas pruebas que pueden durar unos pocos minutos (lo normal es que no pasen de 2-3 minutos) y que nos invitan a realizar el mayor número de adelantamientos en un tiempo, esquivar obstáculos que hay en el circuito (chocar con ellos nos penaliza) o superar situaciones adversas, como aguantar en primer puesto dos vueltas en un día de lluvia con neumáticos para suelo seco. Al finalizar cada prueba, el juego nos puntúa con las letras A-E, siendo la A la mejor y la E la peor. Para desbloquear el desafío final de cada grupo debemos obtener una “C” o superior en 3 desafíos. Sin duda, es un modo que pica y entretiene a partes iguales, aparte de salirse un poco de la tónica general de los juegos de F1.

Aprovechado las posibilidades de Vita

F1 2011 también incluye modos para hasta 4 jugadores, ya sea en red local o ad hoc o bien a través de Internet. Ofrece solo 3 modos de juego: Contrarreloj, Carrera y  Duelo de Contructores. Este último enfrentará a dos parejas de pilotos, que juegan de forma cooperativa contra la otra pareja, pudiendo establecer estrategias de equipo como en la competición real. Sobra decir que también podemos configurar estas carreras como queramos y podemos rellenar la parrilla de salida con monoplazas manejados por PS Vita (y con la dificultad que nosotros queramos) para que la experiencia sea más real y divertida. Sin duda es un buen añadido que prolonga la vida del juego.

Y la conectividad no es el único aspecto de Vita que se ha aprovechado en esta adaptación. La pantalla táctil sirve para navegar por los menús y cambiar de vista en carrera (entre las 5 que hay disponibles), mientras que el panel táctil trasero, de forma muy inteligente, puede ser activado en una de las configuraciones de control para emule las manetas de un volante de F1 a la hora de cambiar de marcha. Podían haber incluido también el uso del giroscopio para mover la consola como si fuera el volante, pero visto el resultado en otros juegos de velocidad, tampoco le hace falta…

Apartado técnico… a boxes

No podemos negar que, en cuanto a modos y opciones, el juego va sobradìsimo… pero tiene un ligero problema: el apartado técnico. Vale que la sensación de velocidad es muy buena (sobre todo en las vistas interiores) y que el control responde muy bien, pero no entendemos porque Sumo no ha exprimido aún más la portátil, porque es capaz de esto y mucho más. El acabado general dista mucho de lo visto en las consolas de sobremesa y, por poner algunos ejemplos, los entornos pecan de “cuadriculados” (los edificos son muy simples, repetitivos y carentes de detalle) mientras que los monoplazas, aunque muestran reflejos del entorno, tienen las texturas a baja resolución e incluso cuesta distinguir detalles como los logos de la publicidad hasta que estamos encima de ellos, y eso por no hablar de ralentizaciones puntuales, falta de espectacularidad en las colisiones y otros detalles como unos respetables tiempos de carga (pero que no llegan a los de WipEout 2048).

Por todo esto, nos gusta lo que ofrece F1 2011, y como juego de velocidad es entretenido y completo, aunque el envoltorio no está a la altura de lo que puede ofrecer PS Vita. Esperemos que de cara a la próxima edición se pongan las pilas y consigan poner en pantalla una versión más espectacular gráficamente. Aunque está claro que los fans de la Fórmula Uno lo van a disfrutar.

Valoración

Un simulador que recrea con acierto (y muchas opciones) la temporada 2011, que transmite gran sensación de velocidad y divierte, aunque la parcela técnica no está a la altura de lo visto en otras versiones. Vita puede hacer mucho más en este sentido.

Hobby

81

Muy bueno

Lo mejor

La sensación de velocidad, los nuevos desafíos creados para la portátil, la variedad de modos...

Lo peor

Gráficamente es flojete (texturas en baja resolución, entornos muy simples...). A veces petardea.

Lecturas recomendadas