Análisis

Análisis de Final Fantasy XIII-2

Por Ricard Verges
-

2010 fue el año en que Square-Enix dio el salto que todos los fans de la saga Final Fantasy deseaban. Algo necesario tras el sabor agridulce de Final Fantasy XII. Un título que aspiraba a ser uno de los más completos y memorables de la franquicia y que se quedó a medio camino, tras la fuga de uno de sus guionistas más célebres, Yasumi Matsuno. Un profesional que había sido nombrado productor y co-director. El resultado final no decepcionó, pero careció de algo muy importante, un guion de peso.

Con Final Fantasy 13 llegó uno de los debates más extensos e implacables que jamás ha presenciado un servidor y fan de la saga. Los cambios que ofrecía a la franquicia bebían directamente de las dos entregas anteriores, publicadas en PlayStation 2. Si nadie se molesta por tu juego, es que no has innovado en absolutamente nada, pensarían Yoshinori Kitase y Motomu Toriyama, productor y director respectivamente.

En cuanto al título que nos concierne, Final Fantasy 13-2, tenía críticas que superar. Lineal y ‘pasillero’, fácil o poco carismático fueron algunos de los adjetivos que los aficionados propinaron al anterior en la famosa franquicia. Los dos creativos tomaron nota de estas críticas y se pusieron manos a la obra.


Partamos de que el punto de inflexión en la saga llegó con Final Fantasy 10. Este dio muestras de grandeza, con un argumento casi propagandístico, en contra de las doctrinas y la manipulación de la fe, para alimentar a las fuerzas del mal. Se innovó en prácticamente todo. Se suprimieron señas de identidad tan características como el mapamundi, los vehículos o las invocaciones como tales, pues estas se convertían en compañeros de combate. ¿Alguna queja? Sí, pero el juego fue un rotundo éxito.

Más tarde llegó Final Fantasy 10-2. Un Spin-Off que, para algunos, tiró por tierra la reputación de Square tras unirse con Enix. Aun con uno de los mejores sistemas de combate activo, Occidente no estaba preparado para un juego donde la cultura japonesa estaba canalizada por el jPop. En cierta manera, Final Fantasy 13-2 despertaba los viejos fantasmas y lo cubría con cierto velo de misterio y duda al mismo tiempo. Más al ver que su protagonista era la frágil e inocente Serah, hermana menor de la dura y rígida Lightning.

¿El tiempo pone a cada uno en su lugar?

En este nuevo capítulo de la saga, el tiempo es eje central de todo lo que acontece, desde sus inicios en Valhalla, hasta los finales que el título nos ofrece. ¿Quién le iba a decir a Lightning que, sin comerlo ni beberlo, llegaría a convertirse en una valkiria protectora de la diosa Entro y que defendería cual jinete mitológico, escudo y espada en mano, las caóticas acometidas de Caius, el antagonista de Final Fantasy 13-2?

En medio de toda esta escena épica se encuentra Noel Kreiss. Coprotagonista del juego y encargado de llevar de vuelta a Serah junto a su hermana, Lightning. Tres años Después del Hundimiento, la joven recuerda perfectamente cómo Lightning estaba junto a ella y todos los supervivientes de Final Fantasy 13. Pero nadie comparte esos recuerdos, que solo atormentan a Serah. Noel se encargará de que todos los misterios acerca de la desaparición de Lightning se aclaren. Pero esta no será la única historia que Final Fantasy 13-2 narrará. Pues nuestros protagonistas y otros viejos conocidos también tendrán sus propios conflictos que resolver.

¡Exacto!, vuelven las historias personales que tanto caracterizan a la saga Final Fantasy. Si hacemos un breve recordatorio, en Final Fantasy 13 todos los integrantes de nuestro equipo tenían una única misión, rescatar a Serah. Tan sólo Sazh tuvo la osadía de restar protagonismo a Lightning. Pues el introvertido compañero de viaje, también buscaba a su hijo Dajh.


En Final Fantasy 13-2 no sólo viajaremos en el tiempo, para avanzar en la historia y manipular los acontecimientos a nuestro favor. También ayudaremos a otras personas a cumplir con diferentes misiones secundarias. Esto nos ofrece un espectro más amplio de maniobra y exploración. Eso sí, con pinzas, pues no aporta todo el margen que nos hubiese gustado ver, topándonos continuamente con barreras de seguridad que nos bloquean el paso.

Portales, artefactos y paradojas

Final Fantasy 13-2 sigue un ciclo redundante en cuanto al desarrollo de su historia. Nuestros protagonistas se encontrarán con todo tipo de anomalías temporales. Estas convergerán en una única dimensión, transformándola y distorsionando la realidad. Noel y Serah deberán resolver esta paradoja espacio-tiempo. Si lo hacemos correctamente, obtendremos un componente que servirá para abrir el siguiente portal y, por lo tanto, nuestro próximo paso hacia los objetivos que se nos plantean. A estos objetos especiales se les llama artefactos y el juego cuenta con un total de 160. Pero no sólo se conseguirán resolviendo las paradojas. También podremos obtenerlos en las distintas localizaciones que visitemos o completando algunas de las misiones secundarias que nos ofrecen los habitantes.

El Historia Crux es el pilar que sostiene a Final Fantasy 13-2 y no es un simple añadido que ofrece todo tipo de alternativas, como en un inicio intuíamos. Como si de episodios se tratase, a medida que abrimos nuevos portales, avanzamos en la historia y siempre se repetirá el mismo patrón: resolver la paradoja, recoger el artefacto y abrir el portal que nos hará avanzar. Entre medias deberemos vencer a algún que otro enemigo y librar muchas batallas para potenciar a nuestros personajes y las mascotas que nos acompañarán. Una premisa que se repetirá durante toda nuestra aventura.

En algunos de estos viajes temporales, lucharemos junto a viejos conocidos de Final fantasy 13, que nos ayudarán ocasionalmente a conseguir nuestros objetivos. Bueno, el susodicho artefacto, por supuesto. Entre medias, también usaremos a nuestro inseparable compañero, Mogu, que se transforma en arma y nos ayuda a descubrir objetos en zonas de sombra.

¿Qué novedades trae Final Fantasy 13-2?

Aunque pueda no parecer una novedad, las formaciones de Final Fantasy 13-2 han mejorado, ofreciendo novedades respeto a su anterior versión. Una de estas es la posibilidad de cambiar la organización en la cual nuestros compañeros atacarán a los enemigos. Hay una opción que dejará a la computadora elegir el mejor ataque, pero también podremos obligarles a realizar acciones de zona cuando nos encontramos con una manada de enemigos o, por el contrario, indicarles que se centren en un objetivo. Esto último es muy útil cuando nos enfrentamos a jefes finales.

Pero Noel y Serah no estarán solos en esta aventura. Las mascotas serán uno de los puntos más novedosos y curiosos de Final Fantasy 13-2. Al liquidar a ciertos enemigos en batalla, es posible que estos se cristalicen y pasen a formar parte de nuestra colección de mascotas. Gracias a la Mesnada, ganamos un nivel más de personalización en nuestras formaciones, ya que cada monstruo tiene un rol propio asignado por defecto. Este lo podremos combinar con nuestras formaciones ya establecidas. Hay un sinfín de enemigos que buscar y coleccionar, algunos verdaderamente divertidos y otros tan carismáticos como el feroz Bégimo. Veremos viejos conocidos y nuevos retos para veteranos de Final Fantasy.

Tanto los personajes como nuestras mascotas se desarrollaran en un Cristarium, que también ha sufrido cambios importantes. Cuando en un principio creíamos que el sistema era confuso e incitaba al error, nos damos cuenta de que echamos el grito en el cielo demasiado pronto. Como ya ocurría en Final Fantasy 13, el Cristarium se alimenta de puntos de cristal que obtendremos al vencer en los combates. Estos los gastaremos en desarrollar a nuestros personajes, según el rol que consideremos. Inicialmente, tendremos tres, que podremos desarrollar desde su nivel inicial. A medida que juguemos, el Cristarium subirá de nivel y nos ofrecerá una recompensa. Aquí es donde realmente hemos de pensar muy bien qué es lo que queremos obtener a cambio. Una mala decisión nos puede obligar a ‘farmear’ puntos de cristal para volver a subir el Cristarium y elegir la recompensa adecuada. Como ejemplo, desbloquear roles tan importantes como sanador, inspirador u obstructor pueden suponer un paso atrás y el desperdicio de puntos.

Las mascotas también subirán de nivel de Cristarium. Pero no lo harán mediante puntos de cristal, sino por objetos especiales que dejarán caer algunos enemigos o que podremos comprar a la sexy Chocolina. Según el tipo de bestia que queramos desarrollar, utilizará un objeto u otro, ya sea biológico o mecánico. También, conforme al rol que tenga asignado por defecto. Tendremos que tener en cuenta que las mascotas tienen niveles que se traducen en el Cristarium y que, como no podía ser de otra manera, recibirán una recompensa al completar un tablero completo. No todas las mascotas suben igual el nivel, así que mucho cuidado con gastar nuestros componentes.

Cuando creíamos haberlo visto todo en el sistema de combate, llegan los QTE de las batallas activas. Este nuevo añadido ofrece a los jugadores una nueva forma de adentrarse y ser participes de las cinemáticas de Final Fantasy 13-2. Las batallas activas aparecerán, generalmente, tras liquidar a un jefe final o a un poderoso enemigo, como Atlas. Al lograr nuestra victoria deberemos asestar el golpe final y esto obligará al jugador a pulsar el botón o dirección adecuados en el momento exacto. Pero no sólo aparecerán estos QTE en secuencias de vídeo, los ataques especiales tendrán una combinación de botones y lograremos infligir más daño si conseguimos realizar la combinación correctamente.

Otro punto que me ha sorprendido gratamente es el papel que desempeña el moguri que nos acompaña en todo el juego. Gracias a su presencia, podremos descubrir tesoros ocultos y alcanzar otros que estén en zonas inaccesibles, lanzando por los aires al pequeño para que pueda abrirlos por nosotros. Además, también tendrá su protagonismo en la toma de decisiones. Otro añadido más de Final Fantasy 13-2 que nos ofrecerá una serie de preguntas o respuestas donde una de ellas es la más acertada. Si seleccionamos la correcta, tan sólo conseguiremos un premio en forma de accesorio para nuestra mascota, algo insulso para tan importante añadido.

Maquillando errores, desvelando otros

Final Fantasy 13-2 engancha al primer instante. La introducción en Valhalla es espectacular y el trabajo realizado por el equipo de Square-Enix es sublime en cuanto a inmersión. Y aunque el título ofrece nuevas posibilidades, enfocadas a corregir errores pasados, salen a la luz nuevos y, algunos, realmente críticos.

En primer lugar, la exploración se ha visto amplificada gracias a la incorporación de nuevas rutas alternativas, para dar una sensación de movimiento más libre. Pero en pocos casos podemos hablar de una libertad total por los escenarios. Lo habitual será toparnos con una valla de seguridad o un obstáculo aleatorio, que nos bloqueará esa ruta prohibida. Ese camino inescrutable que queremos explorar y que no podemos, porque la historia aún no nos lo permite.

En segundo lugar, se han añadido misiones secundarias que nos ofrecen los habitantes de las poblaciones que visitaremos en Final Fantasy 13-2. Algunas nos obligarán a viajar en el tiempo para cumplirlas y, otras, son simples objetos que nos encontramos por el camino. ¿Era necesario? Analizando la poca transcendencia de las misiones y de su recompensa, se podría haber ahorrado este aspecto. Por suerte, las misiones Cie’th siguen presentes en esta entrega y, con ellas, se mantienen las verdaderas batallas contra épicos enemigos.

Pero hay algo que verdaderamente puede doler. Ya no como fans de Final Fantasy y adoradores de su entrega número 13, sino como ‘roleros’ japoneses de antaño. Es la limitación brutal e inconcebible de elementos de rol que se mantienen por los siglos de los siglos. Durante toda nuestra aventura, el armamento del cual dispondremos en las tiendas (¿He dicho tiendas? ¡Si sólo nos encontramos con Chocolina!) es muy limitado y para colmo, no se pueden mejorar. Si hacemos memoria de Final Fantasy 13, este era uno de los aspectos que más juego daba al título. Algo que se ha sustituido con los monstruos que se unen a nuestra colección y que sí mejoran, a base de puntos que distribuimos, según su origen mecánico o biológico.

Conclusión

Es difícil sacar un resultado negativo de Final Fantasy 13-2 cuando este, ofrece diversión de principio a fin a quien quiere buscarla. He vuelto a disfrutar con su sistema de batalla y reído a carcajadas al escuchar algún que otro tema musical que enrarece al juego. Dicho lo cual, me encanta la banda sonora de este título que, además, incorpora temas originales de Final Fantasy 13. Sus gráficos, a pesar de notar un bajón considerable respecto a su predecesor en las partes de vídeo, siguen siendo espectaculares y las cinemáticas mantienen el sello ‘marca de la casa’. El salto visual más notable lo vemos en Xbox 360, que por fin luce a una resolución comparable con la de PS3.

Pero hay que ser justos y evaluar uno de los aspectos más desastrosos del juego, su historia. Nos encanta viajar a través del tiempo, ¿verdad? Disfrutamos de ser héroes temporales y cambiar el transcurso de los acontecimientos. Hasta este punto, Square-Enix, ¡chapó! Pero, ¿qué ocurre cuando no hay explicaciones de absolutamente nada, todo se da por hecho, cuando resolver algunas de las paradojas atenta contra nuestro intelecto? Final Fantasy 13-2 ofrece su peor versión en ese sentido. ¿Tenemos que pagar un DLC para entender lo que rondaba en la cabeza de los directores de desarrollo y superar así el mensaje final de "Continuará…"?

Finalmente, Final Fantasy 13-2 tiene que recurrir a elementos que dieron éxito puntual a su predecesor. Con mapas más abiertos y misiones contra enemigos mucho más poderosos que exprimen verdadero jugo al título. Al llegar a estas alturas, sentiremos un profundo alivio cuando dejamos de lado tanto portal y artefacto. Y aún así, se engullen elementos tan importantes como la mejora de armas o los eliodones, que son substituidos por nuestras queridas e inseparables mascotas que, todo sea dicho, ofrece un plus para los más completistas.

‘Una de cal y una de arena’ sería el dicho más adecuado para describir a Final Fantasy 13-2. Un título que ofrece un nuevo giro de tuerca a la saga pero que, desgraciadamente, deja en el tintero muchas cosas, algunas tan básicas como su estructura dramática. ¿A la tercera será la vencida?

(Análisis realizado en su versión PS3)

Valoración

Square-Enix nos ofrece una aventura espacio-temporal con nuevos elementos que no tuvimos la oportunidad de disfrutar en Final Fantasy XIII, pero saca a relucir errores a tener en cuenta para el futuro

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

El apartado artístico es envidiable y el juego ofrece una gran diversidad de opciones

Lo peor

Su historia no se sostiene y se olvidan de elementos esenciales de un juego de rol

Lecturas recomendadas