Análisis

Análisis de Mario & Sonic en los JJ.OO.

Por Gustavo Acero
-

Mario y Sonic se apuntan a un nuevo desafío: los Juegos Olímpicos de Londres 2012. La primera olimpiada 3D bate todos los records en cantidad y variedad, y os lo demostramos en este análisis de Mario & Sonic en los JJOO de London 2012.

Con puntualidad británica y las agujetas que nos ha dejado la versión de Mario&Sonic para Wii, lanzada durante la pasada Navidad, Mario y Sonic, los héroes de la deportividad, debutan en 3DS con su último desafío olímpico. Pero con el barullo de la ceremonia inaugural, han pasado olímpicamente de invitar a Bowser y Eggman, quienes deciden boicotear los Juegos Olímpicos llenando la ciudad de niebla... aunque lo suyo habría sido despejarla. Despejar todas vuestras dudas es justo lo que vamos a hacer en el análisis de Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos de London 2012.

Tras las olimpiadas de invierno, 3DS recibe los juegos de verano

Así, en pleno boicot olímpico, empieza el renovado modo historia, que abandona ese desarrollo de aventura RPG que tanto nos gustó en los JJOO de Invierno, y lo sustituye por una sucesión de actos teatrales en forma de vídeos con diálogos que dan paso a los minijuegos, en los que el deporte es sólo una excusa para pulsar botones, deslizar el puntero o gritar al micro, entre otras lindezas.

Aunque el argumento no destaca por su originalidad, se nota que Sega se ha esforzado en recrear localizaciones reales, desde el Olympic Stadium hasta la emblemática Torre de Londres o Hyde Park, por chocante que resulte ver a Mario y Sonic en estos entornos. Sin embargo, el protagonismo sigue recayendo en los minijuegos, mucho más cortos y variados que de costumbre, aunque no se profundiza en ninguno.

Los hay tan superficiales como el tenis de mesa o el bádminton, cuyo arbitrario control se reduce a pulsar un botón a tiempo, y otros tan divertidos como el tiro con arco en equipo, que usa el giroscopio para mover la cámara en plan Ocarina of Time; natación a braza, donde soplamos al micrófono para coger aire; o triple salto, que nos pone a tocar la pantalla alternativamente con dos dedos.

También nos hemos reído a gusto con remo, que se controla sacudiendo la consola hacia la cara (cuidado con estampárosla), o natación sincronizada, que sigue el estilo Guitar Hero. Además, cada prueba nos exige una forma diferente de enfrentarnos a ella: algunas son de concentración, otras de delicadeza, repetición, reflejos y equilibrio, mediante controles por dedos, botones, inclinación, stick, stylus, movimiento o micrófono. Por ejemplo, en el lanzamiento de martillo se trata de girar la consola como si fuera el propio martillo, como se puede apreciar en esta imagen del juego.

¿Dónde están los eventos fantasía?

Pero aquí viene la gran pega de Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos de London 2012, y es la incomprensible ausencia de los eventos fantasía, una de las mayores bazas de la saga. Lo más parecido son las carreras de bicis BMX, por los turbos, curvas y saltos en los que inclinamos la consola para aterrizar, al igual que en salto ecuestre. Para compensar este desliz, se ha incluido el modo Fiesta Mix, que añade una dosis de azar al multijugador, cuyas opciones online se reducen a las retadoras clasificaciones mundiales.


Por último, queremos romper una jabalina a favor de los pulidos modelados de los personajes, que nada tienen que envidiar a los de Wii. Y aunque las 3D se hacen incompatibles con los juegos más moviditos, su efecto en salto de trampolín con vista cenital se sale. Lástima que le hayan faltado los eventos nintenderos, el online y una historia más interesante para llevarse el oro. Pero lo que sí tenemos claro es que pocos juegos aprovechan los controles de 3DS de un modo tan versátil.

Valoración

Mario y Sonic abandonan sus respectivos universos para acercarse al mundo real, y aunque se echa de menos la locura arcade de los eventos fantasía, los múltiples minijuegos que encontramos exprimen las funciones de 3DS como pocos.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

La amplia variedad de formas de jugar. El multijugador local. Los guiños londinenses.

Lo peor

Que no tenga eventos Fantasía. Sin online. Algunos minijuegos son muy “chorras”.

Lecturas recomendadas