Análisis

Análisis de 2K Drive

Por David Alonso Hernández
-

Lucid Dreams, la desarrolladora que formaron algunos de los antiguos miembros de Criterion y Bizarre Creations, creadores de Project Gotham Racing, estrenan 2K Drive, su primer título de velocidad exclusivo para dispositivos iOS.

Los juegos de velocidad están viviendo un inmejorable año en los dispositivos móviles con Sistema Operativo iOS y, a día de hoy, es posible encontrar un amplio número de representantes del género repletos de calidad y enfocados a todo tipo de conductores.

El primer gran título “de carreras” en llegar a App Store en 2013 fue Real Racing 3, la última entrega del simulador de Electronic Arts y Firemonkeys, que buscaba atraer a los jugadores más puristas del género con unas carreras muy realistas.

Meses después, las carreras más salvajes regresaban a iPhone, iPad e iPod Touch a bordo de Asphalt 8 Airbone, la última edición del título de Gameloft exclusivo para Android e iOS, que pone en pantalla unas espectaculares competiciones con un intenso sabor ‘arcade’.

Tras disfrutar de estos dos atractivos (y muy distintos entre sí) títulos, el tridente de la velocidad se completa ahora en iOS con la llegada de 2K Drive, el esperado título con el que Lucid Games pretende liderar el podio de los mejores juegos de coches en los dispositivos táctiles de Apple, algo que –desde luego- no parece nada fácil.

Dominando el punta-tacón táctil 

Si al principio de este análisis hablábamos de dos estilos muy diferenciados en los juegos de velocidad: simulador, con una búsqueda del realismo, y “arcade”, donde el espectáculo prima por encima de todo, podríamos decir que 2K Drive está mucho más cerca del primero que del segundo, si bien es cierto que su propuesta no es tan exigente como la de Real Racing y que su diversión es mucho más “directa”, sobre todo si elegimos su nivel de dificultad más sencillo.

Y es que uno de los grandes aciertos de 2K Drive es la inclusión de 3 niveles de pilotaje, gracias a los cuales el juego es capaz de adaptarse a cualquier tipo de jugador mediante una serie de ayudas a tiempo real, más o menos intrusivas, y que incluyen asistencia en la trazada y freno, control de tracción o ABS, y que –según se activen o no- cambian totalmente el comportamiento de nuestro vehículo y el nivel de exigencia requerido al piloto, haciendo que el título de Lucid Games pueda ser disfrutado por aficionados y “expertos” por igual.

Tras elegir el nivel que mejor se adapta a nuestra experiencia al volante, el segundo paso es probar el control con el que sintamos más cómodos. Aquí encontramos 2 posibilidades con 2 variantes cada una, pero que –básicamente- nos permiten elegir entre el uso del acelerómetro para, inclinando nuestro dispositivo, girar el volante, o el clásico sistema de botones táctiles. Cualquiera de los dos sistemas funciona perfectamente tras un periodo de adaptación, aunque después de muchas horas a bordo de 2K Drive hemos encontrado mucho más cómodo el control por acelerómetro cuando jugamos con iPhone o iPod, mientras que en iPad nos decantamos por el sistema táctil.

Aunque no suele ser lo habitual, hemos querido empezar este análisis hablándoos del tipo de conducción y de la eficacia del control porque sabemos que, sobre todo el segundo elemento, suele ser uno de los principales focos de atención en este tipo de desarrollos en dispositivo móvil. Y os podemos asegurar que 2K Drive se maneja muy bien, siendo patente desde el primer momento el excelente trabajo que ha realizado Lucid Games implantando un control totalmente adaptando a las pantallas táctiles, trazando una curva de aprendizaje muy bien equilibrada gracias al sistema de ayudas y, por último, mostrando una cuidada representación de las físicas de los vehículos… pero lo mejor será que reduzcamos una marcha y empecemos hablando del "chasis" de este superdeportivo.

Un piloto de clase mundial

El sistema de progresión y acceso a las competiciones 2K Drive es la habitual de muchos juegos del género. Como casi siempre, empezamos siendo un pilo de nivel 1 con unos fondos, en este caso monedas y estrellas, muy reducidos.

El primer paso es, con nuestro escaso presupuesto en mano, acudir al concesionario para adquirir nuestro primer vehículo. En un principio nuestras opciones son muy limitadas, y sólo podemos acceder a unos pocos modelos de Clase I o (las menos potentes), pero que contienen unidades con suficiente empaque para empezar a labrarnos un nombre en el mundo del motor.

En nuestro caso hemos elegido un pequeño (pero matón) Fiat 500 Turbo, con el que ya es posible acceder a la primera tanda de los más de 100 eventos, divididos en distintos torneos, que incluye el juego en su modalidad offline.

Cada uno de estos torneos tiene unas restricciones de entrada, como tener un nivel de pilotaje o un vehículo de una clase concreta, y está divido en diferentes pruebas de velocidad, que van desde carreras clásicas de hasta 6 vehículos, a pruebas mucho más originales como competiciones “drag” (que funcionan como un minijuego en el que tenemos que optimizar el momento de cambio de marcha), retos de adelantamientos en un tiempo determinado, “gincanas” en un circuito cerrado repleto de obstáculos en el que tenemos que evitar que nos fije un misil, pruebas en las que hay que derribar cajas para obtener puntos…

Esta enorme diversificación de pruebas, a las que hay que sumar un buen número de retos online en los que competimos de forma asíncrona y pudiendo poner nuestra foto en pantalla, hace que el desarrollo de 2K Drive sea enormemente variado, extenso y, por tanto, muy divertido, por lo que resulta complicado cansarse de competir para conseguir millas, que aumentan nuestro nivel de piloto, y los premios más deseados: estrellas y monedas.

Evidentemente, cada buen resultado en la pista se traduce, además de en una copa de bronce, plataoro, en un aumento de nuestras arcas, que podemos llenar con monedas, necesarias para adquirir ciertas mejoras mecánicas o acceder a los 27 vehículos reales que incluye el juego, y entre los que encontramos desde utilitarios sencillos como el Nissan Cube a vehículos tan impresionantes como el McLaren MP4-12C VIP, pasando por  prototipos que no podemos ver en las carreteras convencionales, como el Fórmula Ford 1.0 Ecoboost.

Las estrellas, por su parte, sirven para realizar el mantenimiento de nuestros vehículos y pagar sus reparaciones, adquirir mejoras de un solo uso para una prueba determinada o personalizar diferentes aspectos estéticos de nuestros bólidos, como las llantas, el color de la pintura, la elección de vinilos… vamos, unas opciones de ‘tuning’ no muy extensas pero bastante efectivas.

Además de garantizar nuestro acceso a nuevos torneos, el aumento de nivel en el juego también nos abre otras opciones tan interesantes como pruebas especiales off-road en las que, por ejemplo, tenemos que conseguir tirar la carga de una ‘pick-up’ el menor tiempo posible, o nuevos escenarios de un “modo foto” en el que contemplar y fotografiar nuestro vehículo en distintos parajes o ciudades, y que sirve para comprobar más de cerca el buen nivel gráfico que muestra 2K Drive.

La técnica al servicio de la velocidad

Uno de los principales elementos de 2K Drive en los que se deja notar la reminiscencia de Project Gotham Racing, título que crearon algunos de los actuales miembros de Lucid Games, es la importancia por el detalle en los escenarios urbanos presentes en el título para iOS.

Ambientados en ciudades como Londres o Tokio, muchos de los trazados del juego transcurren por algunas de las zonas más famosas de estas ciudades, y el trabajo a la hora de recrearlas es muy bueno, aunque -lógicamente- no llegan al nivel mostrado en los juegos de Bizarre Creations.

Además de estos tramos urbanos también encontramos circuitos o circuitos 'off-road', en los que los desniveles del terreno nos permiten comprobar la física de los vehículos, que se comportan de una forma muy creíble y muestran un sistema de daños en tiempo real.

Por su parte, todos los coches del juego presentan un buen modelado y el nivel de parecido con sus homónimos reales es bastante elevado, salpicadero incluido (apreciable desde una de las vista interiores), si bien es cierto que su aspecto no es tan espectacular como el visto en otros títulos para iOS, en especial Real Racing 3.

Y es que aunque técnicamente el título de Lucid Games queda un peldaño por debajo de lo conseguido en el simulador de Electronic Arts, sobre todo en lo referente a efectos de iluminación, partículas y calidad de las texturas, 2K Drive luce de una forma más que digna y muestra una gran fluidez en los dispositivos más modernos de Apple, viendo reducido su rendimiento, eso sí, en los smartphones y tablets más "modestos" de la compañía, como iPhone 4 o iPad 2, en los que sufrimos de algunas ralentizaciones.

Un oásis para los amantes del motor

Por todo lo dicho anteriormente, los grandes aficionados al mundo del motor, entre los que me incluyo, van a disfrutar de lo lindo con 2K Drive. Y se nota que Lucid Games ha pensado en ellos a la hora de montar su particular fiesta de la velocidad.

Y es que a la amplia variedad de pruebas, que toca muchos 'palos' del mundillo, a sus vehículos reales y a su alto nivel de exigencia con las ayudas en la conducción desactivadas, a las posibilidades de puesta a punto y modificación de la mecánica y estética, o a los retos online diarios, también hay que sumar una completísima sección de noticias, incluida dentro del propio menún del juego, que se actualiza constantemente con imágenes y artículos de actualidad (en inglés) relacionados con el apasionante mundo del motor.

Por su puesto, y como casi todos los vehículos por muy 'premium' que sean, 2K Drive no está exento de algunos fallos que comprometen su rendimiento, y la verdad es que echamos en falta un número más elevado de vehículos, un poco más de refinamiento en su apartado técnico en los dispositivos más modestos, un modo multijugador a tiempo real y, por qué no, que se eliminen del todo sus micropagos, que aunque no son totalmente necesarios, sí que están presentes a pesar de que el juego cuesta 5,99€, un precio ya de por sí elevado para tratarse de un título móvil.

Valoración

Los miembros de Lucid Dreams hacen valer su experiencia en el género y consiguen que 2K Drive sea uno de los títulos de velocidad más completos, variados y divertidos de toda la App Store.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

El enorme número y variedad de pruebas, que consiguen que el ritmo del juego no decaiga nunca.

Lo peor

27 vehículos no son demasiados, gráficamente no deslumbra y los micropagos están presentes.

Lecturas recomendadas